Propósito y tipos de bloqueadores adrenérgicos alfa y beta en el tratamiento de la hipertensión.

Medicamentos tipo bloque alfa adrenérgico utilizados para la hipertensión:

Lista de fármacos bloqueadores beta-adrenérgicos utilizados en el tratamiento de la hipertensión arterial:

  • Azoprol Retard;
  • Bisoprolol;
  • "Sectral";
  • “Talinolol”;
  • Lokren
  • Nebivolol;
  • "Breviblok";
  • "Celiprolol";
  • Sandonorm;
  • "Nadolol";
  • "Trimepranol";
  • Propranolol;
  • "Trasicor".

ksalakom e1526488818246 - Finalidad y tipos de bloqueadores alfa y beta adrenérgicos en el tratamiento de la hipertensiónXalac es un fármaco combinado popular que ayuda a eliminar el problema del paciente.

Los medicamentos de bloqueo alfa-beta son:

Estas sustancias crean un bloqueo persistente no competitivo que protege las estructuras correspondientes. Con el tiempo, funciona de manera óptima hasta medio día. Tales bloqueadores contrarrestan la adrenalina más de treinta veces más efectiva que la noradrenalina. Esto determina la elección de estos medicamentos cuando se usan en regímenes terapéuticos en el contexto de una mayor concentración de adrenalina.

Entre los bloqueadores α, se distinguen dos subgrupos principales.

El primero de ellos incluye los llamados bloqueadores adrenérgicos selectivos, es decir, aquellos que actúan selectivamente sobre los receptores adrenérgicos α1.

La segunda clase incluye sustancias no selectivas, es decir, sustancias que actúan sobre los receptores adrenérgicos a-1 y a-2.

Son los bloqueadores no selectivos los que se usan para aliviar los ataques agudos (crisis) de hipertensión. Para uso a largo plazo, estos medicamentos no están destinados principalmente. Tiene sentido pensar en la designación de medicamentos en este grupo cuando las lecturas del tonómetro indican los números 90/145 mm RT. Art.

El tratamiento con estos bloqueadores adrenérgicos se justifica si la GB se acompaña de:

  • Adenoma;
  • Enfermedades corneales del ojo;
  • Dolor de cabeza;
  • Disfunciones del aparato vestibular;
  • Alteración de la circulación periférica normal;
  • Condiciones neuróticas
  • Isquemia del nervio óptico;
  • Patología del corazón en forma de insuficiencia cardíaca;
  • Prostatitis;
  • Heridas causadas por congelación y úlceras por presión;
  • Mellitus diabético en forma hiperadrenal;
  • Síndrome de Meniere;
  • Úlceras tróficas.

¿A qué medicamentos, que representan los alfabloqueantes más populares y recetados por los médicos para la hipertensión, los especialistas prestan más atención?

  • Alfuzosina El fármaco ha demostrado su eficacia en esquemas relacionados con la prostatitis en la historia del paciente o la presencia de una enfermedad como la hipertrofia del tejido miocárdico.
  • Clonidina Un poderoso medicamento antihipertensivo que alivia el OPSS. Contrarresta la intoxicación por alcaloides somatovegetativos y la abstinencia de opio. Tiene un efecto analgésico en el sistema nervioso central.
  • Dopegit A pesar de que este medicamento causa somnolencia, su uso en la fase aguda de los saltos. La presión arterial es bastante efectiva y justificada.
  • Nicergolina Es óptimo en el tratamiento no solo de GB, sino también con problemas con el flujo sanguíneo periférico. De los efectos secundarios característicos de este medicamento, se observa el trastorno del sueño.
  • PROROXANO Tratan las diferencias en la presión arterial alta con aterosclerosis concomitante de los vasos sanguíneos.
  • Fentolamina Se ha demostrado en el tratamiento de la hipertensión arterial, acompañada de procesos patológicos que ocurren en los tejidos blandos de las extremidades. Es probablemente el bloqueador alfa no selectivo más popular. En relación con el corazón, es una droga nootrópica. Excelente para detener las crisis hipertensivas.
  • Urapidil Requiere un control minucioso durante el uso, ya que es capaz de reducir la presión arterial de forma extremadamente aguda hasta los niveles umbral. Una enfermedad concomitante, que a menudo determina la elección de este medicamento, es la impotencia: Urapidil ayuda a restaurar la capacidad eréctil.
  • Yohimbina Similar a la droga anterior. Tiene reacciones adversas en forma de trastornos de micción en pacientes masculinos.
  • Prazosin Se refiere a bloqueadores selectivos. Se distingue por la posibilidad de uso en insuficiencia cardíaca en su forma estancada. Una ventaja indudable es que el medicamento tiene una capacidad pronunciada para reducir el colesterol malo.
  • Doxazosina. Tiene la capacidad de acción prolongada. Es importante que el medicamento reduzca la presión arterial del paciente no solo en reposo, sino también durante la actividad física. La concentración de noradrenalina que este medicamento deja sin cambios. La adrenalina, la serotonina y la dopamina prácticamente no se modifican. En relación con los elementos formados de la sangre, tiene una capacidad pronunciada para realizar una función antiagregación.

Aquí, en resumen, qué medicamentos para la presión arterial alta, que son bloqueadores alfa-adrenérgicos, se usan con mayor frecuencia en la práctica clínica.

El mecanismo de acción de los betabloqueantes.

El mecanismo de acción de los medicamentos de este grupo se debe a su capacidad para bloquear los receptores beta-adrenérgicos del músculo cardíaco y otros tejidos, causando una serie de efectos que son componentes del mecanismo del efecto hipotensor de estos medicamentos.

  • Disminución del gasto cardíaco, frecuencia cardíaca y frecuencia cardíaca, lo que resulta en una menor demanda de oxígeno para el miocardio, un mayor número de colaterales y un flujo sanguíneo miocárdico redistribuido.
  • Reducción de la frecuencia cardíaca. En este sentido, las diástoles optimizan el flujo sanguíneo coronario total y apoyan el metabolismo del miocardio dañado. Los betabloqueantes, que “protegen” el miocardio, pueden reducir el área de infarto de miocardio y la frecuencia de complicaciones del infarto de miocardio.
  • Disminución de la resistencia periférica total al reducir la producción de renina por las células del aparato yuxtaglomerular.
  • Disminución de la liberación de noradrenalina de las fibras nerviosas simpáticas posganglionares.
  • Aumento de la producción de factores vasodilatadores (prostaciclina, prostaglandina e2, óxido nítrico (II)).
  • Disminución de la absorción inversa de iones de sodio en los riñones y la sensibilidad de los barorreceptores del arco aórtico y el seno carotídeo (carótida).
  • Efecto estabilizador de membranas: una disminución en la permeabilidad de las membranas para los iones de sodio y potasio.

Junto con los betabloqueantes antihipertensivos tienen las siguientes acciones.

  • Actividad antiarrítmica, que se debe a su inhibición de la acción de las catecolaminas, una desaceleración en el ritmo sinusal y una disminución en la velocidad de los impulsos en el tabique auriculoventricular.
  • Actividad antianginosa: bloqueo competitivo de los receptores adrenérgicos beta-1 del miocardio y los vasos sanguíneos, lo que conduce a una disminución de la frecuencia cardíaca, la contractilidad del miocardio, la presión arterial, así como a aumentar la duración de la diástole y mejorar el flujo sanguíneo coronario. En general, para reducir la demanda de oxígeno del músculo cardíaco, como resultado, aumenta la tolerancia a la actividad física, se reducen los períodos de isquemia, se reduce la frecuencia de los ataques de angina en pacientes con angina de esfuerzo y angina postinfarto.
  • Capacidad antiplaquetaria: ralentiza la agregación plaquetaria y estimula la síntesis de prostaciclina en el endotelio de la pared vascular, reduce la viscosidad de la sangre.
  • Antiox>

Efectos de estimulación de los receptores beta adrenérgicos

De la tabla queda claro que los receptores adrenérgicos beta-1 se encuentran principalmente en el corazón, el hígado y el músculo esquelético. Las catecolaminas, que afectan a los receptores adrenérgicos beta-1, tienen un efecto estimulante, lo que resulta en un aumento de la frecuencia cardíaca y la fuerza.

Bloqueadores alfa-adrenérgicos: características del trabajo.

Considere las características del trabajo de este tipo de bloqueadores que se manifiestan en relación con algunos sistemas del cuerpo humano. Empecemos por el sistema cardiovascular.

Entonces, los bloqueadores alfa-adrenérgicos tienen un efecto relajante pronunciado en relación con los esfínteres precapilares, arteriolas y venas. Las arterias se ven menos afectadas por estas sustancias. La caída de OPSS conduce a una disminución de la presión arterial. Esto conduce a una disminución de la carga en el músculo cardíaco y evita su posible ataque cardíaco.

De las consecuencias negativas, vale la pena señalar la posibilidad de desarrollar hipotensión ortostática y, posiblemente, taquicardia.

Los órganos de la visión para suprimir los receptores con el uso de bloqueadores adrenérgicos α-1 pueden responder bien con miosis pupilar.

El sistema digestivo responde con un aumento de la función secretora y peristaltismo.

Está contraindicado usar medicamentos antihipertensivos de este tipo, si hay:

  1. Hipotensión severa;
  2. Isquemia;
  3. Estrechamiento de la luz de la aorta;
  4. Taquicardia;
  5. Arritmia;
  6. Úlcera estomacal. probodnaya yazva 1 - Finalidad y tipos de bloqueadores alfa y beta adrenérgicos en el tratamiento de la hipertensión

Por supuesto, los efectos negativos esperados causados ​​por estas drogas. Aquí están los más característicos de ellos:

  1. Vértigo;
  2. Dolor de cabeza;
  3. Edema;
  4. Colapso ortostático;
  5. Trastornos de las heces
  6. El estrechamiento de la pupila. captura de pantalla 2015 01 26 a las 16.04.30 e1422288395119 - Finalidad y tipos de bloqueadores alfa y beta adrenérgicos en el tratamiento de la hipertensión

Clasificación de los betabloqueantes.

Dependiendo del efecto predominante sobre beta-1 y beta-2, los receptores adrenérgicos se dividen en:

  • cardioselectivo (Metaprolol, Atenolol, Betaxolol, Nebivolol);
  • cardioselectivo (propranolol, nadolol, timolol, metoprolol).

Los betabloqueantes se dividen farmacocinéticamente en tres grupos, dependiendo de su capacidad para disolverse en lípidos o agua.

  1. Betabloqueantes lipofílicos (Oxprenolol, Propranolol, Alprenolol, Carvedilol, Metaprolol, Timolol). Cuando se aplica por vía oral, se absorbe rápida y casi por completo (70-90%) en el estómago y los intestinos. Las preparaciones de este grupo penetran bien en diversos tejidos y órganos, así como a través de la placenta y la barrera hematoencefálica. Como regla general, los betabloqueantes lipofílicos se prescriben en dosis bajas para la insuficiencia cardíaca congestiva y hepática grave.
  2. Betabloqueantes hidrofílicos (Atenolol, Nadolol, Talinolol, Sotalol). A diferencia de los betabloqueantes lipofílicos, cuando se usan internamente, se absorben solo en un 30-50%, se metabolizan en menor medida en el hígado y tienen una vida media larga. Se excretan principalmente a través de los riñones y, por lo tanto, se usan betabloqueantes hidrófilos en dosis bajas con insuficiencia renal.
  3. Los betabloqueantes lipófilos e hidrófilos, o los bloqueadores anfifílicos (acebutolol, bisoprolol, betaxolol, pindolol, celiprolol), son solubles en lípidos y agua, después de la aplicación, el 40-60% del fármaco se absorbe en el interior. Ocupan una posición intermedia entre los betabloqueantes lipófilos e hidrófilos y se excretan igualmente por los riñones y el hígado. Se prescriben medicamentos para pacientes con insuficiencia renal y hepática moderada.
  1. Cardiaco selectivo (Propranolol, Nadolol, Timolol, Oxprenolol, Pindolol, Alprenolol, Penbutolol, Carteolol, Bopindolol).
  2. Cardioselectivo (Atenolol, Metoprolol, Bisoprolol, Betaxolol, Nebivolol, Bevantolol, Esmolol, Acebutolol, Talinol).
  3. Los betabloqueantes con las propiedades de los bloqueadores de los receptores alfaadrenérgicos (Carvedilol, Labetalol, Celiprolol) son medicamentos que tienen mecanismos inherentes al efecto hipotensor de ambos grupos de bloqueadores.

Los betabloqueantes cardioselectivos y no cardioselectivos, a su vez, se dividen en fármacos con y sin actividad simpaticomimética interna.

  1. Los betabloqueantes cardioselectivos sin actividad simpaticomimética interna (atenolol, metoprolol, betaxolol, bisoprolol, nebivolol) junto con el efecto antihipertensivo reducen la frecuencia cardíaca, dan efecto antiarrítmico, no causan broncoespasmo.
  2. Los betabloqueantes cardioselectivos con actividad simpaticomimética interna (acebutolol, talinolol, celiprolol) reducen la frecuencia cardíaca en menor medida, inhiben el automatismo del nodo sinusal y la conducción auriculoventricular, dan un efecto antianginoso y antiarrítmico significativo en caso de taquicardia sinusal, pequeña y supraventricular , supraventricular y supraventricular -2 receptores adrenérgicos de los bronquios de los vasos pulmonares.
  3. Los betabloqueantes no cardioselectivos sin actividad simpaticomimética interna (Propranolol, Nadolol, Timolol) tienen el mayor efecto antianginoso, por lo que a menudo se prescriben para pacientes con angina de pecho concomitante.
  4. Los betabloqueantes no cardioselectivos con actividad simpaticomimética interna (Oxprenolol, Trazicor, Pindolol, Wisken) no solo bloquean, sino que también estimulan parcialmente los receptores beta-adrenérgicos. Los medicamentos de este grupo en menor medida reducen la frecuencia cardíaca, disminuyen la conducción auricular-ventricular y reducen la contractilidad miocárdica. Se pueden recetar a pacientes con hipertensión arterial con un leve grado de alteración de la conducción, insuficiencia cardíaca y un pulso más raro.

Cardioselectividad de betabloqueantes

Los betabloqueantes cardioselectivos bloquean los receptores adrenérgicos beta-1 ubicados en las células del músculo cardíaco, el aparato yuxtaglomerular de los riñones, el tejido adiposo, el sistema de conducción cardíaca y los intestinos. Sin embargo, la selectividad de los betabloqueantes depende de la dosis y desaparece con grandes dosis de betabloqueantes beta-1 selectivos.

Los betabloqueantes no selectivos actúan sobre ambos tipos de receptores, receptores adrenérgicos beta-1 y beta-2. Los receptores adrenérgicos beta-2 se encuentran en los músculos lisos de los vasos sanguíneos, bronquios, útero, páncreas, hígado y tejido adiposo. Estos medicamentos aumentan la actividad contráctil del útero embarazado, lo que puede provocar un parto prematuro.

Los betabloqueantes cardioselectivos tienen una ventaja sobre los no cardioselectivos en el tratamiento de pacientes con hipertensión arterial, asma bronquial y otras enfermedades del sistema broncopulmonar, acompañados de broncoespasmo, diabetes mellitus, claudicación intermitente.

Hemodinamica

Hagamos una comparación de la hemodinámica de los fármacos que son bloqueadores α y β.

  1. Frecuencia cardíaca Los bloqueadores α aumentan suavemente este indicador, en contraste con la reducción bastante rápida del pulso de los bloqueadores β.
  2. Ambos tipos de presión arterial definitivamente disminuyen la presión arterial.
  3. La conducción auriculoventricular del impulso desde el nódulo sinnotrial hasta el ventrículo del corazón deja los bloqueadores α sin cambios y los bloqueadores β significativamente más bajos.
  4. La contractilidad miocárdica bajo la acción de fármacos representados por los bloqueadores α se mantiene sin cambios o aumenta ligeramente. Los bloqueadores β-adrenérgicos disminuyen ligeramente este indicador.
  5. Ambos tipos de bloqueadores reducen la resistencia vascular periférica total, y los bloqueadores α lo hacen de manera más explícita.
  6. El efecto sobre el flujo sanguíneo renal es exactamente el opuesto: los bloqueadores α mejoran este indicador y los bloqueadores β actúan como sus antagonistas.

En las manifestaciones clínicas de estos tipos de bloqueadores adrenérgicos, también hay una similitud y alguna diferencia.

Actuando sobre la presión arterial, ambos tipos redujeron el límite de la presión sistólica en 6 puntos. En relación con la fase diástole, la presión disminuyó en 4 puntos. La frecuencia cardíaca se redujo en 5 latidos por minuto. Todos estos datos se refieren a pacientes expuestos a hipertensión en forma leve a moderada.

Con un aumento en la dosis de las drogas, en ambos casos la frecuencia cardíaca disminuyó significativamente, pero la dinámica de la reducción de la presión se mantuvo prácticamente sin cambios.

Betabloqueantes: contraindicaciones

  • hipertensión arterial esencial;
  • hipertensión arterial secundaria;
  • signos de hipersimpaticotonia (taquicardia, presión de pulso alta, tipo de hemodinámica hipercinética);
  • enfermedad coronaria concomitante - angina de pecho (fumadores betabloqueantes selectivos, no fumadores - no selectivos);
  • ataque al corazón, independientemente de la presencia de angina de pecho;
  • alteración del ritmo cardíaco (extrasístole auricular y ventricular, taquicardia);
  • insuficiencia cardíaca subcompensada;
  • miocardiopatía hipertrófica, estenosis subaórtica;
  • prolapso de la válvula mitral;
  • riesgo de fibrilación ventricular y muerte súbita;
  • hipertensión arterial en el preoperatorio y postoperatorio;
  • Los betabloqueantes también se prescriben para la migraña, el hipertiroidismo, la abstinencia de alcohol y drogas.

Del sistema cardiovascular:

  • bradicardia
  • bloqueo auriculoventricular de 2-3 grados;
  • hipotensión
  • insuficiencia cardiaca aguda;
  • shock cardiogénico;
  • angina vasoespástica.

De otros órganos y sistemas:

  • asma bronquial;
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica;
  • enfermedad estenosante de vasos periféricos con isquemia de extremidades en reposo.

El uso de cada tipo de bloqueador se basa en los detalles de su efecto:

  • Los alfabloqueantes se usan como vasodilatadores, lo que conduce a una disminución de la presión, una reducción de los procesos espasmódicos.
  • Los betabloqueantes para la hipertensión se usan para desacelerar el ritmo cardíaco, lo que conduce a una disminución de la presión arterial a través de la exposición al nodo sinusal. El efecto también afecta la parte periférica del sistema vascular, lo que lleva a su estrechamiento.
  • Los alfa-β-bloqueadores se usan en terapias que requieren un efecto combinado: vasodilatación con una disminución simultánea de los latidos del corazón.

Incompatibilidad con otras drogas.

Al prescribir un tratamiento integral de cualquier enfermedad, son posibles tres líneas probabilísticas de desarrollo de interacciones farmacológicas. Por lo tanto, esto puede ser una mejora mutua del efecto terapéutico positivo de uno de los medicamentos involucrados en el esquema médico y su efecto general en el cuerpo.

  1. Quizás una actitud neutral e indiferente de las drogas entre sí durante el tratamiento.
  2. Posible inhibición de la acción de cualquier droga bajo la influencia de otras drogas usadas.
  3. Sus combinaciones peligrosas son posibles.

Considere casos tan peligrosos.

  • La combinación de bloqueadores beta con fármacos antihipertensivos del grupo de bloqueadores de los canales de calcio no hidropiridona. Recuerde que estos son verapamilo, nifedipina, isoptina y similares. El uso de un medicamento de cualquiera de estas dos clases en sí mismo conduce a una disminución de la frecuencia cardíaca. El propósito erróneo es peligroso porque el efecto combinado de los bloqueadores combinados de los canales de calcio y los bloqueadores adrenérgicos conduce a una desaceleración crítica en la frecuencia cardíaca. El único caso justificado de la necesidad de tal combinación es el control del ritmo de los ventrículos en el contexto de una inconsistencia estable en el trabajo de los departamentos del corazón.
  • La combinación de betabloqueantes con fármacos de acción central. El grupo de medicamentos para la CD incluye medicamentos que afectan la actividad simpática del cerebro. Esto es Guangfacina, Clonidina, Metildopa. El peligro es un aumento mutuo de los efectos secundarios con una combinación de bloqueadores adrenérgicos con estos medicamentos.

Comentarios y recomendaciones

Empleados BOU VPO MGMSU (Moscú) Evdokimov V., Markova LI escriben: “La hipertensión es un factor de riesgo crítico. Sin embargo, un tratamiento integral adecuado con betabloqueantes no solo puede reducir los problemas neurológicos, sino que también mejora significativamente el pronóstico de recuperación y mejora la calidad de vida del paciente. Esto se confirma por el uso clínico de fármacos del grupo bisoprolol (Concor, Takeda y similares). "

Según el análisis de ensayos clínicos aleatorizados, las llamadas "revisiones Cochrane" (Wong GWK, Laugerotte A, Wright JM) señalan: "Cualquier subclase de betabloqueantes reduce igualmente los límites de la presión sistólica y diastólica. A diferencia de otros tipos de medicamentos antihipertensivos, no tienen ningún efecto (o mínimo) sobre la presión del pulso. "

En el trabajo en este artículo, se utilizaron materiales científicos proporcionados por científicos de la Universidad Estatal Médico-Dental de Moscú. Intentemos, basándonos en el trabajo de estos científicos, resumir los datos que presentamos anteriormente.

En resumen, tanto los alfabloqueantes como los betabloqueantes pueden bloquear simultáneamente dos tipos de receptores adrenérgicos. Las drogas de esta clase son bastante competitivas con otros antihipertensivos.

Teniendo en cuenta los resultados de los estudios realizados por MOSES, PROGRESS y empresas similares, podemos decir con seguridad que el uso terapéutico de los betabloqueantes para el tratamiento de la hipertensión reduce el riesgo de accidente cerebrovascular en un 40%.

En relación con el sistema nervioso central, el uso prolongado de tales drogas es potencialmente capaz de restaurar la autorregulación de los vasos cerebrales. Esto se aplica a las primeras etapas de la hipertensión y las patologías vasculares de esta sección del sistema nervioso central.

La medicina práctica en el uso clínico de este tipo de fármaco antihipertensivo se basa principalmente en fármacos selectivos beta-1. Están casi desprovistos de efectos secundarios indeseables como broncoespasmo, vasoconstricción, aumento de OPSS. Y estos procesos a menudo conducen a una violación de las funciones metabólicas que involucran carbohidratos y lípidos.

El betabloqueante selectivo más popular, que actualmente se usa ampliamente para tratar la hipertensión, es el bisoprolol.

Betabloqueantes: efectos secundarios

  • disminución de la frecuencia cardíaca;
  • ralentización de la conducción auriculoventricular;
  • una disminución significativa en la presión arterial;
  • reducción de la fracción de eyección.
  • trastornos del sistema respiratorio (broncoespasmo, violación de la obstrucción bronquial, exacerbación de enfermedades pulmonares crónicas);
  • vasoconstricción periférica (síndrome de Raynaud, extremidades frías, claudicación intermitente);
  • trastornos psicoemocionales (debilidad, somnolencia, deterioro de la memoria, labilidad emocional, depresión, psicosis agudas, trastornos del sueño, alucinaciones);
  • trastornos gastrointestinales (náuseas, diarrea, dolor abdominal, estreñimiento, exacerbación de la úlcera péptica, colitis);
  • síndrome de abstinencia;
  • violación del metabolismo de carbohidratos y lípidos;
  • debilidad muscular, intolerancia al esfuerzo físico;
  • impotencia y disminución de la libido;
  • disminución de la función renal debido a una disminución de la perfusión;
  • disminución de la producción de líquido lagrimal, conjuntivitis;
  • trastornos de la piel (dermatitis, exantema, exacerbación de la psoriasis);
  • desnutrición fetal

¿Qué betabloqueante es mejor?

Hablando de los betabloqueantes como una clase de fármacos antihipertensivos, se refieren a fármacos con selectividad beta-1 (tienen menos efectos secundarios), sin actividad simpaticomimética interna (más efectiva) y propiedades vasodilatadoras.

Más recientemente, ha aparecido un betabloqueante en nuestro país, que tiene la combinación más óptima de todas las cualidades necesarias para el tratamiento de enfermedades crónicas (hipertensión arterial y enfermedad coronaria): Lokren.

Lokren es un betabloqueante original y al mismo tiempo económico, que tiene una alta selectividad beta-1 y la vida media más larga (15-20 horas), lo que permite su uso una vez al día. Sin embargo, él no tiene una actividad simpaticomimética interna. El medicamento normaliza la variabilidad del ritmo diario de la presión arterial, ayuda a reducir el grado de aumento de la presión arterial por la mañana.

El segundo fármaco que se puede distinguir es Nebilet (Nebivolol). Ocupa un lugar especial en la clase de betabloqueantes debido a sus propiedades inusuales. Un no boleto consta de dos isómeros: el primero de ellos es un betabloqueante y el segundo es un vasodilatador. El medicamento tiene un efecto directo sobre la estimulación de la síntesis de óxido nítrico (NO) por el endotelio vascular.

Debido al doble mecanismo de acción, Nebilet se puede prescribir a un paciente con hipertensión arterial y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas concomitantes, aterosclerosis arterial periférica, insuficiencia cardíaca congestiva, dislipidemia severa y diabetes mellitus.

En cuanto a los dos últimos procesos patológicos, hoy existe una gran cantidad de evidencia científica de que Nebilet no solo no afecta negativamente el metabolismo de lípidos y carbohidratos, sino que también normaliza el efecto sobre el colesterol, los triglicéridos, la glucosa en sangre y la hemoglobina glucosilada. Los investigadores asocian estas propiedades, exclusivas de la clase de los betabloqueantes, con la actividad moduladora del NO del fármaco.

adrenoblokatori3: finalidad y tipos de bloqueadores alfa y beta adrenérgicos en el tratamiento de la hipertensión

Los medicamentos que contienen bloqueadores β están prohibidos en las siguientes patologías:

  • bradicardia
  • insuficiencia cardiaca aguda;
  • presión arterial baja
  • intolerancia individual a los componentes de la droga;
  • síndrome corto

Los medicamentos basados ​​en alfabloqueantes no son utilizados por pacientes con características como:

  • el período de embarazo y lactancia en mujeres;
  • disfunción hepática y renal severa;
  • presión arterial baja;
  • bradicardia
  • la presencia de enfermedad cardíaca severa;
  • intolerancia individual a los componentes.

Síndrome de abstinencia betabloqueante

La cancelación repentina de los bloqueadores de los receptores beta-adrenérgicos después de su uso prolongado, especialmente en dosis elevadas, puede provocar fenómenos característicos del cuadro clínico de angina inestable, taquicardia ventricular, infarto de miocardio y, en ocasiones, provocar la muerte súbita. El síndrome de abstinencia comienza a aparecer unos días después (con menos frecuencia, 2 semanas) después de suspender los bloqueadores beta-adrenérgicos.

Para evitar las graves consecuencias de la retirada de estos medicamentos, debe cumplir con las siguientes recomendaciones:

  • deje de usar bloqueadores de los receptores beta-adrenérgicos gradualmente, durante 2 semanas, de acuerdo con este esquema: el primer día, la dosis diaria de propranolol se reduce en no más de 1 mg, el quinto, en 80 mg, el noveno, en 5 mg y el día 40 - 9 mg;
  • los pacientes con enfermedad coronaria durante y después de la retirada de los bloqueadores beta-adrenérgicos deben limitar la actividad física y, si es necesario, aumentar la dosis de nitratos;
  • los bloqueadores beta-adrenérgicos no se cancelan antes de la cirugía para pacientes con enfermedad de la arteria coronaria que tienen programado un injerto de derivación de la arteria coronaria, 2 horas antes de la cirugía, se prescribe 1/2 dosis diaria, no se administran bloqueadores beta durante la cirugía, pero dentro de 2 días . después de que se prescribe por vía intravenosa.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic