Características, causas, síntomas y tratamiento de la enfermedad de la encefalopatía hipertensiva.

La encefalopatía discirculatoria (DEP) es una enfermedad común en neurología. Según las estadísticas, alrededor del 5-6% de la población rusa sufre de encefalopatía discirculatoria. Junto con accidentes cerebrovasculares agudos, malformaciones y aneurismas de los vasos cerebrales, DEP pertenece a la patología neurológica vascular, en cuya estructura ocupa el primer lugar en la frecuencia de ocurrencia.

Tradicionalmente, la encefalopatía discirculatoria se considera una enfermedad principalmente de los ancianos. Sin embargo, la tendencia general a "rejuvenecer" las enfermedades cardiovasculares también se observa en relación con la DEP. Junto con la angina de pecho, el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular cerebral y la encefalopatía discirculatoria se observan cada vez más en personas menores de 40 años.

30b2e91ea0d38489a91e025f3a6bf3c1 - Características, causas, síntomas y tratamiento de la encefalopatía hipertensiva

Razones para DEP

La encefalopatía es una enfermedad que se desarrolla como resultado de procesos distróficos en el cerebro. Se observan fenómenos similares con una nutrición insuficiente de las células cerebrales, y esto se aplica tanto a los nutrientes como al oxígeno, que se administra debido a los procesos de circulación sanguínea y el suministro de sangre en el cuerpo.

Muchas enfermedades, incluido el curso crónico, a menudo causan algunas barreras que interfieren con el suministro normal de sangre al cerebro, lo que reduce el trofismo. Por lo tanto, los focos con lesiones distróficas se forman gradualmente, lo que conduce al desarrollo de una enfermedad cerebral grave.

¿Cómo prevenir la aparición de encefalopatía?

Esta pregunta es de interés para muchas personas, pero especialmente para aquellos que ya tienen antecedentes de enfermedades que son la causa de la distrofia cerebral. Están en riesgo, pero con todas las recomendaciones médicas y el examen regular, tienen todas las posibilidades de prevenir el daño cerebral severo.

  • Las causas de la encefalopatía cerebral incluyen las siguientes condiciones:
  • Hipoxia de cualquier génesis.
  • Enfermedades infecciosas
  • Alcoholismo crónico
  • Problemas metabólicos.
  • Insuficiencia renal y hepática.
  • Tumores del cerebro.
  • Inestabilidad de la presión intracraneal.
  • Patología vascular
  • Envenenamiento agudo e ingesta prolongada de pequeñas dosis de sustancias tóxicas.
  • Radiación ionizante.
  • Inadecuada, mala nutrición.

gipertonicheskaya entsefalopatiya 1 - Características, causas, síntomas y tratamiento de la enfermedad de encefalopatía hipertensiva

Todas estas razones son básicas, pero están lejos de ser las únicas, lo que confirma una vez más las amplias posibilidades de encefalopatía.

Muy a menudo, los síntomas de la encefalopatía en adultos se basan en trastornos neurológicos de diferente naturaleza, los trastornos motores son posibles, pero se registran con mucha menos frecuencia. Los principales indicadores de encefalopatía incluyen los siguientes indicadores:

  1. Malestar general, debilidad, discapacidad.
  2. Deterioro de la memoria, disminución de la erudición, reactividad tardía a los eventos, letargo.
  3. Al cambiar el estado de ánimo, por sobreexcitación visible, una persona puede sumergirse en la depresión más profunda. Con mayor frecuencia, los pacientes experimentan emociones negativas: peligro, ansiedad, desconfianza, síntomas maníacos, etc.
  4. Dolores de cabeza, mareos, calambres.
  5. Con el tiempo, temblor o un cambio en la marcha, pueden aparecer movimientos.

Los casos graves se caracterizan por trastornos mentales graves, parálisis e incluso coma. A menudo, los pacientes dicen que están preocupados por la fiebre con encefalopatía, otros dicen que tienen presión arterial alta o se quejan de sed, micción frecuente, etc.

Sin embargo, estos signos clínicos no ocurren como resultado de la encefalopatía, son síntomas de la enfermedad subyacente que causó el daño a las células cerebrales.

El resultado del tratamiento exitoso de la encefalopatía es la asistencia médica oportuna al paciente, y para esto es necesario realizar un examen de diagnóstico al primer signo de la enfermedad e informar todas las quejas al médico tratante.

Los pacientes con antecedentes de enfermedades crónicas, como hipertensión, diabetes mellitus, aterosclerosis, problemas hepáticos, deben controlar su estilo de vida y seguir todas las instrucciones del médico. No espere una manifestación intensa de encefalopatía cuando no se puede hacer nada. Debe visitar a un médico regularmente y no dejar que la enfermedad prevalezca sobre usted.

En nuestro centro médico multidisciplinario, se realizan todos los diagnósticos necesarios, con la ayuda de los cuales logramos hacer el diagnóstico correcto, diferenciándolo de todas las demás enfermedades neurológicas.

Recuerde que los primeros signos de encefalopatía en la mayoría de los casos son borrosos y difíciles de diagnosticar, por lo que solo un profesional puede ayudarlo. Ven, te estamos esperando!

El desarrollo de DEP se basa en la isquemia cerebral crónica que se produce como resultado de diversas patologías vasculares. En aproximadamente el 60% de los casos, la encefalopatía discirculatoria es causada por aterosclerosis, es decir, cambios ateroscleróticos en las paredes de los vasos cerebrales. El segundo lugar entre las causas de DEP lo ocupa la hipertensión arterial crónica, que se observa con hipertensión, glomerulonefritis crónica, enfermedad renal poliquística, feocromocitoma, enfermedad de Itsenko-Cushing, etc. Con la hipertensión, la encefalopatía circulatoria se desarrolla como resultado del estado espástico de vasos cerebrales que conducen al agotamiento del cerebro.

Entre las razones por las cuales aparece la encefalopatía discirculatoria, se distingue la patología de las arterias vertebrales, que proporcionan hasta el 30% de la circulación cerebral. La clínica del síndrome de la arteria vertebral incluye manifestaciones de encefalopatía discirculatoria en el grupo cerebral vertebro-basilar. Las causas del flujo sanguíneo insuficiente a través de las arterias vertebrales, que conducen a DEP, pueden ser: osteocondrosis de la columna vertebral, inestabilidad del carácter displásico cervical o después de sufrir una lesión vertebral, anomalía de Kimmerly, malformaciones de la arteria vertebral.

A menudo, la encefalopatía discirculatoria ocurre en el contexto de la diabetes mellitus, especialmente en los casos en que no es posible mantener los niveles de azúcar en la sangre al nivel del límite superior de lo normal. En tales casos, la macroangiopatía diabética conduce a la aparición de síntomas de DEP. Otros factores causales de la encefalopatía discirculatoria incluyen lesiones cerebrales traumáticas, vasculitis sistémica, angiopatías hereditarias, arritmias, hipotensión arterial persistente o frecuente.

La forma hipertensiva de encefalopatía es una consecuencia de la hipertensión avanzada. Las razones pueden ser:

  • Eclampsia;
  • Hipertensión aguda
  • Jade en la etapa aguda;
  • Crisis hipertensiva.

La última razón es la más peligrosa, ya que la consecuencia de una crisis hipertensiva puede ser una violación de las funciones de muchos órganos.

2 grupos de causas pueden llevar a un aumento de la presión: congénitas y adquiridas. Características de la estructura vascular congénita disponibles desde el nacimiento. Estos pueden incluir un aneurisma o una disminución del tono de la pared vascular.

Las posibles causas adquiridas incluyen:

  • Jade agudo
  • Carrera;
  • Crisis hipertensiva;
  • Consumo excesivo de alcohol;
  • Intoxicación narcótica;
  • Ciertos medicamentos;
  • Enfermedad cerebral

Síntomas de la etapa DEP II-III

La característica es un inicio sutil y gradual de la encefalopatía discirculatoria. En la etapa inicial de DEP, los trastornos de la esfera emocional pueden aparecer en primer plano. En aproximadamente el 65% de los pacientes con encefalopatía discirculatoria, esto es depresión. Una característica distintiva de la depresión vascular es que los pacientes no están inclinados a quejarse de bajo estado de ánimo y depresión. Más a menudo, como los pacientes con neurosis hipocondríaca, los pacientes con DEP se fijan en varias sensaciones somáticas incómodas. La encefalopatía discirculatoria en tales casos ocurre con quejas de dolor de espalda, artralgia, dolores de cabeza, zumbidos o ruidos en la cabeza, dolor en varios órganos y otras manifestaciones que no encajan en la clínica de la patología somática del paciente. A diferencia de la neurosis depresiva, la depresión con encefalopatía discirculatoria ocurre en el contexto de una situación traumática insignificante o sin ningún motivo, es difícil el tratamiento farmacológico con antidepresivos y psicoterapia.

La encefalopatía discirculatoria en etapa inicial se puede expresar en una mayor labilidad emocional: irritabilidad, cambios bruscos de humor, casos de llanto incontrolable por una razón insignificante, ataques de actitud agresiva hacia los demás. Las manifestaciones similares, junto con las quejas del paciente de fatiga, trastornos del sueño, dolores de cabeza, distracción y encefalopatía discirculatoria inicial, son similares a la neurastenia. Sin embargo, para la encefalopatía discirculatoria, es típica una combinación de estos síntomas con signos de deterioro de la función cognitiva.

En el 90% de los casos, el deterioro cognitivo se manifiesta en las etapas iniciales del desarrollo de la encefalopatía discirculatoria. Estos incluyen: disminución de la capacidad de concentración, deterioro de la memoria, dificultades para organizar o planificar cualquier actividad, disminución de la velocidad de pensamiento, fatiga después del estrés mental. Típico para DEP es una violación de la reproducción de la información recibida mientras se mantiene la memoria de los eventos de la vida.

Los trastornos del movimiento que acompañan a la etapa inicial de la encefalopatía discirculatoria incluyen principalmente quejas de mareos y cierta inestabilidad al caminar. Pueden producirse náuseas y vómitos, pero a diferencia de la verdadera ataxia vestibular, estos, como los mareos, aparecen solo al caminar.

La encefalopatía discirculatoria en estadio II-III se caracteriza por un aumento en el deterioro cognitivo y motor. Se observa un deterioro significativo de la memoria, falta de atención, deterioro intelectual, dificultades marcadas, si es necesario, para realizar un trabajo mental temprano factible. Además, los pacientes con DEP por sí mismos no pueden evaluar adecuadamente su condición, sobreestimar su rendimiento y capacidades intelectuales. Con el tiempo, los pacientes con encefalopatía discirculatoria pierden la capacidad de generalizar y desarrollar un programa de acción, comienzan a navegar mal en el tiempo y el lugar. En la tercera etapa de la encefalopatía discirculatoria, se observan alteraciones pronunciadas en el pensamiento y la praxis, trastornos de la personalidad y el comportamiento. Se desarrolla demencia. Los pacientes pierden su capacidad de trabajar, y con violaciones más profundas pierden sus habilidades de autocuidado.

De los trastornos de la esfera emocional, la encefalopatía discirculatoria de etapas posteriores suele ir acompañada de apatía. Hay una pérdida de interés en pasatiempos anteriores, falta de motivación para cualquier ocupación. Con la encefalopatía discirculatoria en estadio III, los pacientes pueden participar en alguna actividad improductiva y, con mayor frecuencia, no hacer nada. Son indiferentes a sí mismos y a los eventos que tienen lugar a su alrededor.

Movimiento imperceptible en la etapa I de encefalopatía discirculatoria, que posteriormente se vuelve evidente para otros. La marcha lenta con pasos pequeños, acompañada de arrastrar los pies debido a que el paciente no puede arrancar el pie del suelo, es típica de DEP. Un paso tan lento con encefalopatía discirculatoria se llamaba el "paso del esquiador". Es característico que al caminar, a un paciente con DEP le resulte difícil comenzar a avanzar y también difícil detenerlo. Estas manifestaciones, así como la marcha del paciente con DEP, tienen una similitud significativa con la clínica de la enfermedad de Parkinson, sin embargo, a diferencia de ésta, no se acompañan de trastornos motores en las manos. En este sentido, los médicos denominan "parkinsonismo de la parte inferior del cuerpo" o "parkinsonismo vascular" a las manifestaciones clínicas de encefalopatía discirculatoria similares a la enfermedad de Parkinson.

En el estadio III de DEP, se observan síntomas de automatismo oral, trastornos graves del habla, temblores, paresia, síndrome pseudobulbar, incontinencia urinaria. La aparición de ataques epilépticos es posible. A menudo, la encefalopatía discirculatoria en estadio II-III se acompaña de caídas al caminar, especialmente al detenerse o girar. Tales caídas pueden provocar fracturas de las extremidades, especialmente con una combinación de DEP con osteoporosis.

La encefalopatía discirculatoria se desarrolla en varias etapas, que tienen varios síntomas:

  • En la primera etapa de la enfermedad, los pacientes se caracterizan por síntomas de fatiga, memoria débil, disminución de la concentración, letargo o irritabilidad. Hay síndrome asténico y síntomas neurológicos. El tratamiento de la enfermedad en esta etapa es más favorable para el paciente;
  • En la segunda etapa de la enfermedad, hay síntomas de una violación de la primera etapa, solo en una forma más agravada. Además, hay trastornos del aparato vestibular, coordinación de movimientos. Los pacientes comienzan a mostrar anormalidades mentales, memoria, la esfera emocional sufre más;
  • La encefalopatía discirculatoria de la tercera etapa se caracteriza por disfunciones neurológicas graves, como regla general, los pacientes no pueden prescindir de la ayuda externa, se adaptan mal en la vida cotidiana y no pueden trabajar. El tratamiento ayuda a eliminar solo algunos signos de la enfermedad, pero no elimina la enfermedad en su conjunto.

El cerebro regula la actividad de todos los órganos del cuerpo humano: este es el trabajo de los músculos, los órganos sensoriales, el pensamiento, etc. En consecuencia, los signos de patología varían según el área dañada del cerebro.

La encefalopatía hipertónica aguda se caracteriza por síntomas que generalmente son reversibles. Los signos de daño desaparecerán a medida que pase la hinchazón y se restablezca la permeabilidad en el lecho vascular.

En la etapa inicial, el proceso patológico puede no manifestarse de ninguna manera; esto es típico de los casos en los que se observa una pequeña cantidad de lesiones, porque se localizan en lugares que no son estratégicamente importantes. Sin embargo, a medida que crecen los focos de necrosis, los síntomas persistirán incluso después de que se detenga el ataque.

La encefalopatía aguda se desarrolla en el momento de una crisis hipertensiva. No hay un nivel único de presión que pueda llamarse crítico. Para aquellos cuya presión arterial aumenta regularmente, un aumento en la presión sistólica de hasta 180-190 mm Hg también puede ser un nivel de este tipo. En pacientes que se caracterizan por hipotensión, una crisis hipertensiva también puede ocurrir a una presión de 140/90. Los síntomas de la encefalopatía hipertensiva aguda son los siguientes:

  • Dolores de cabeza de intensidad creciente, que primero se localizan en la región occipital, luego se extienden por toda la cabeza. El dolor generalmente estalla.
  • Náuseas y vómitos.
  • Discapacidad visual, que se asocia con edema del disco óptico.
  • Mareo.
  • Aumento de la gravedad de los síntomas al estornudar, toser.
  • Convulsiones.
  • Trastornos sensoriales.
  • Pérdida de audición

También se pueden observar reacciones vasculares vegetativas: dolor cardíaco, taquicardia, enrojecimiento o, por el contrario, palidez de la piel de la cara.

Si se presentan tales síntomas, una persona necesita intervención médica de emergencia. Si no proporciona asistencia en esta etapa, la propagación de focos de isquemia conducirá a un mayor deterioro.

La encefalopatía hipertensiva aguda puede indicar un accidente cerebrovascular.

El cuadro clínico de la forma crónica implica el paso de tres etapas. Para 1 paciente se queja de atención distraída, imposibilidad de concentración, fatiga rápida, disminución de la memoria a corto plazo, dolores de cabeza y mareos. Sin embargo, un examen físico no revela ningún cambio.

Los síntomas neurológicos pronunciados ya se observan en la segunda etapa. Las quejas del paciente están creciendo, sin embargo, no siempre es capaz de evaluar realmente su gravedad. Como resultado de esto, los pacientes a menudo se niegan a seguir las recomendaciones dadas por el médico y no comienzan el tratamiento. Como resultado, se observa un mayor deterioro y el desarrollo de la enfermedad.

Las posibles manifestaciones de encefalopatía son una violación de la esfera motivacional, la iniciativa, así como las funciones de planificación y previsión. Es imposible no notar cambios en el comportamiento humano: hay cambios emocionales, sensibilidad, llanto.

También se puede requerir la ayuda de un psiquiatra. Los síntomas existentes pueden indicar daño cerebral orgánico.

En la etapa 3, los nuevos pueden unirse a las violaciones existentes. Probablemente el desarrollo del infarto lacunar. Convulsiones epileptiformes, pueden aparecer signos de parkinsonismo. La esfera cognitiva sufre tanto que hay signos de demencia.

Patogenesia

Los factores etiológicos de la DEP de una forma u otra conducen a un deterioro de la circulación cerebral y, por lo tanto, a la hipoxia y al trofismo deteriorado de las células cerebrales. Como resultado, las células cerebrales mueren con la formación de áreas de rarefacción del tejido cerebral (leucoaraiosis) o múltiples focos pequeños de los llamados "ataques cardíacos silenciosos".

Los más vulnerables al accidente cerebrovascular crónico son la sustancia blanca de las partes profundas del cerebro y las estructuras subcorticales. Esto se debe a su ubicación en el borde de las cuencas vertebrobasilar y carotídea. La isquemia crónica de las partes profundas del cerebro provoca una alteración de las conexiones entre los ganglios subcorticales y la corteza cerebral, lo que se denomina "fenómeno de desconexión". Según los conceptos modernos, es el “fenómeno de desacoplamiento” el principal mecanismo patogénico para el desarrollo de la encefalopatía discirculatoria y provoca sus principales síntomas clínicos: trastornos cognitivos, trastornos de la esfera emocional y función motora. Es característico que la encefalopatía discirculatoria al comienzo de su curso se manifieste por trastornos funcionales que, si se tratan adecuadamente, pueden ser reversibles y luego se forma gradualmente un defecto neurológico persistente, que a menudo conduce a la discapacidad del paciente.

Se observó que en aproximadamente la mitad de los casos, la encefalopatía discirculatoria ocurre en combinación con procesos neurodegenerativos en el cerebro. Esto se debe a la comunidad de factores que conducen al desarrollo de enfermedades vasculares del cerebro y cambios degenerativos en el tejido cerebral.

Métodos de diagnostico

El diagnóstico de encefalopatía hipertensiva requiere varios pasos. En primer lugar, es necesario confirmar la presencia de hipertensión y que provoque alteraciones en el cerebro.

Luego, se examina a un neurólogo, que identifica los síntomas existentes y, si es necesario, realiza pruebas especiales.

Dado que algunas quejas pueden coincidir con signos de otras enfermedades mentales, puede ser necesaria una consulta psiquiatra.

Para excluir la diabetes mellitus, la insuficiencia renal y otras enfermedades que pueden provocar trastornos cerebrales, se realizan pruebas de laboratorio: un análisis de sangre general y bioquímica.

Para evaluar el estado del cerebro, se pueden utilizar métodos de investigación como la resonancia magnética y la tomografía computarizada. Sin embargo, estos estudios no son relevantes para la primera etapa de la enfermedad; en esta etapa no reflejarán ningún cambio. Sin embargo, a partir de la segunda etapa, se pueden observar lesiones isquémicas con cavidades - huecos.

Para determinar el nivel de presión del líquido cefalorraquídeo, se toma una punción espinal del paciente.

Clasificación

Por etiología, la encefalopatía discirculatoria se divide en hipertónica, aterosclerótica, venosa y mixta. Por la naturaleza del curso, se distingue la encefalopatía discirculatoria de progresión lenta (clásica), remitente y de progresión rápida (galopante).

Dependiendo de la gravedad de las manifestaciones clínicas, la encefalopatía discirculatoria se clasifica en etapas. La encefalopatía discirculatoria en estadio I se caracteriza por la subjetividad de la mayoría de las manifestaciones, deterioro cognitivo leve y ausencia de cambios en el estado neurológico. La encefalopatía discirculatoria en estadio II se caracteriza por alteraciones cognitivas y motoras claras, agravamiento de los trastornos de la esfera emocional. La encefalopatía discirculatoria en estadio III es esencialmente una demencia vascular de gravedad variable, acompañada de diversos trastornos motores y mentales.

Métodos de tratamiento

El tratamiento tiene como objetivo principal reducir la presión. Al mismo tiempo, se seleccionan medicamentos que reducen gradualmente el nivel de presión, llevándolo a la normalidad. Cabe señalar que la opinión de que los indicadores de presión están en el nivel de 150/90 mm Hg para pacientes mayores es normal, incorrecta. Incluso siempre que las personas se sientan bien, dicha presión se convierte en la causa del desarrollo de cambios patológicos en el cuerpo.

Los medicamentos para bajar la presión se seleccionan teniendo en cuenta las características individuales. Como regla general, los especialistas optan por medicamentos de acción prolongada que le permiten mantener la presión arterial normal durante todo el día. El tratamiento implica una combinación de drogas. Se utilizan inhibidores de la ECA, diuréticos, betabloqueantes, antagonistas del calcio. Los diuréticos eliminan el exceso de líquido del cuerpo, eliminan la hinchazón y le permiten ajustar el equilibrio de sal en el cuerpo.

Paralelamente a la necesidad de reducir la presión arterial, los especialistas también se fijaron el objetivo de mejorar la circulación sanguínea en los vasos. Para esto, se prescriben medicamentos de acción desagregante y trombolítica, complejos vitamínicos. Para los cambios que afectan la esfera cognitiva, se utilizan estimulantes neurometabólicos, fármacos que activan funciones cerebrales superiores.

De las drogas, generalmente se usan trental, mexidol, aspirina, clopidogrel. En estados depresivos severos, trastornos emocionales y de comportamiento, se prescriben sedantes.

A menudo, el nitroprusiato de sodio se usa para tratar la encefalopatía hipertensiva, un fármaco de acción rápida que se elimina rápidamente del cuerpo. El uso de este medicamento solo es posible con un control constante del estado del paciente. Los casos en los que no es posible bajar la presión son peligrosos y pueden resultar en el desarrollo de complicaciones y la muerte.

  1. coma
  2. sangrado intracraneal;
  3. ataque al corazón

Pronóstico y prevención

En la mayoría de los casos, el tratamiento oportuno, adecuado y regular puede retrasar la progresión de la encefalopatía I e incluso la etapa II. En algunos casos, se observa una progresión rápida, en la que cada etapa posterior se desarrolla después de 2 años de la anterior. Un signo de pronóstico desfavorable es una combinación de encefalopatía discirculatoria con cambios degenerativos en el cerebro, así como crisis hipertensivas, accidentes cerebrovasculares agudos (AIT, accidentes cerebrovasculares isquémicos o hemorrágicos) y una hiperglucemia mal controlada que se produce en el contexto de la DEP.

La mejor prevención del desarrollo de la encefalopatía discirculatoria es la corrección de los trastornos existentes del metabolismo de los lípidos, la lucha contra la aterosclerosis, la terapia antihipertensiva efectiva, una selección adecuada de tratamiento hipoglucémico para los diabéticos.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Svetlana Borszavich

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic