La leucemia linfoblástica aguda causa síntomas de tratamiento

La leucemia aguda es una forma de leucemia en la que la hematopoyesis de la médula ósea normal se reemplaza por células precursoras de leucocitos ligeramente diferenciadas con su posterior acumulación en la sangre periférica y la infiltración de tejidos y órganos. Los términos "leucemia aguda" y "leucemia crónica" reflejan no solo la duración del curso de la enfermedad, sino también las características morfológicas y citoquímicas de las células tumorales.

ab3a199d19ee39cf89aa28c985f988d1 - La leucemia linfoblástica aguda causa síntomas tratamiento

La especificidad de las neoplasias malignas en su conjunto se reduce a una patología acompañada de la formación de células, cuya división se produce de manera incontrolada con la capacidad posterior de invadir (es decir, invadir) los tejidos adyacentes a ellas. Al mismo tiempo, también tienen la oportunidad de metástasis (o movimiento) a órganos ubicados a cierta distancia de ellos. Esta patología está directamente relacionada con el crecimiento de los tejidos y con la división celular que surgió debido a uno u otro tipo de trastorno genético.

En cuanto a la leucemia linfocítica, como ya hemos señalado, es una enfermedad maligna, mientras que la proliferación de tejido linfoide se produce en los ganglios linfáticos, la médula ósea, el hígado, el bazo y otros tipos. de los órganos El diagnóstico de patología se observa predominantemente en la raza caucásica, y por cada cien mil personas, se producen anualmente alrededor de tres casos de la enfermedad.

La clasificación existente, que determina el curso y la especificidad de la enfermedad, distingue dos formas de leucemia linfocítica: leucemia aguda (linfoblástica) y leucemia crónica (leucemia linfocítica).

¿Qué es la leucemia linfoblástica aguda?

La leucemia linfoblástica aguda es un grupo de neoplasias malignas heterogéneas de células - precursores linfoides (linfoblastos), que tienen ciertas características genéticas e inmunofenotípicas.

La leucemia linfoblástica aguda es la leucemia más común en la infancia y la adolescencia. La incidencia máxima ocurre a la edad de 1 año a 6 años. Ocurren con daños en la médula ósea, los ganglios linfáticos, el bazo, la glándula timo y otros órganos.

La base genética para el desarrollo de la leucemia linfoblástica aguda se basa en cambios en la estructura de los cromosomas, es decir, aberraciones cromosómicas. Con la leucemia, se distinguen los cromomonomas de aberración específicos o primarios y no específicos. Los principales incluyen translocación, deleción, inversión, amplificación de regiones cromosómicas que contienen oncogenes, genes de receptores celulares, genes de factores de crecimiento.

Tales cambios son capaces de formar nuevas secuencias de ADN y la aparición de nuevas propiedades en la célula, la formación de un clon específico. Las aberraciones cromosómicas secundarias aparecen en la etapa de progresión del tumor como resultado de cambios en el clon formado. Además, se pueden observar aberraciones similares con diferentes variantes de leucemia. Entonces, el cromosoma Filadelfia se puede detectar tanto en la leucemia aguda como en la crónica.

Las razones para el desarrollo de la leucemia linfoblástica aguda en niños todavía no se han establecido con precisión, sin embargo, hay evidencia de una gran importancia de las enfermedades infecciosas en la infancia, los efectos de varias enfermedades físicas (por ejemplo, diagnóstico por rayos X, radioterapia, radiación ionizante), el efecto de mutágenos químicos.

cuando se exponen al benceno, entre pacientes que reciben inmunosupresores citostáticos (imurano, ciclofosfamida, leukaran, sarcolisina, mustargen, etc.), mutágenos biológicos (virales) en el cuerpo de la madre durante el embarazo. También se ha demostrado la relación entre muchas anomalías cromosómicas congénitas y el desarrollo de leucemia aguda.

En la médula ósea, la sangre periférica y en otros órganos, se encuentran células tumorales como los linfoblastos con gránulos SIK positivos en el citoplasma que no dan reacciones a la peroxidasa, esterasas y no contienen lípidos.

En 2/3 casos, los trastornos citogenéticos en forma de poliploidía, el cromosoma Filadelfia y la translocación recíproca entre los cromosomas se detectan en las células tumorales.

La citogénesis de la leucemia linfoblástica aguda está asociada con los precursores de los linfocitos T y B. La leucemia de células T en Europa representa el 10-15% de los casos. Predomina la leucemia de células B.

Guiados por los fenotipos inmunológicos de las células tumorales, se distinguen varias formas de leucemia linfoblástica, que es importante para la elección de la terapia y el pronóstico. La leucemia linfoblástica B predominante está representada por variantes tempranas, intermedias y tardías, que difieren en la expresión de paraglobulina CD10, inmunoglobulina de superficie y actividad terminal de dioxinucleótido transferasa. Los marcadores de leucemia linfoblástica T son los antígenos CD7 y los receptores T.

Hay dos tipos de leucemia linfoblástica aguda: B-lineal y T-lineal, según el tipo de células: precursores linfoides.

Todos los glóbulos blancos del cuerpo humano se dividen en 2 tipos: granulocíticos y agranulocíticos (granulares y no granulares), estos dos grupos, a su vez, se dividen en eosinófilos, basófilos, neutrófilos (granulocíticos) y linfocitos (B y T tipos) y monocitos (agranulocíticos). En el proceso de maduración y desarrollo (diferenciación), todas las células pasan por varias etapas, la primera de las cuales es la etapa blástica (linfoblastos).

Hace relativamente poco tiempo, se consideraba una enfermedad "infantil" debido a su susceptibilidad principalmente a pacientes pequeños de dos a cuatro años. Actualmente observado entre adultos.

Las causas exactas de la enfermedad aún son desconocidas para los científicos.

Pero hay ciertos factores de riesgo, que incluyen:

  • años;
  • género (en hombres, la enfermedad es más común que en mujeres);
  • Perteneciente a la raza blanca, (los negros son menos susceptibles a esta enfermedad);
  • tratamiento previo contra el cáncer y radiación;
  • La presencia de trastornos genéticos (Síndrome de Down).

La leucemia linfocítica crónica, representada por linfocitos T, ocurre en aproximadamente el 5% de los casos.

Este es un tumor de linfocitos CD4 causado por el virus linfotrópico T humano tipo 1 (HTLV-I). La enfermedad se manifiesta por una inflamación generalizada (que se extiende por todo el cuerpo) de los ganglios linfáticos y lesiones cutáneas. Debido a la inmunodeficiencia, la frecuencia de infecciones secundarias es muy alta.

Los hombres se enferman con más frecuencia que las mujeres. Para el tratamiento, se usan varias combinaciones de agentes antitumorales.

Causas de leucemia aguda

La causa raíz de la leucemia aguda es una mutación de la célula hematopoyética, que da lugar a un clon tumoral. La mutación de la célula hematopoyética conduce a una violación de su diferenciación en una etapa temprana de formas inmaduras (explosión) con una mayor proliferación de esta última. Las células tumorales resultantes reemplazan los brotes hematopoyéticos normales en la médula ósea, y luego ingresan al torrente sanguíneo y se extienden a diversos tejidos y órganos, causando su infiltración leucémica. Todas las células blásticas tienen los mismos caracteres morfológicos y citoquímicos, lo que indica a favor de su origen clonal de una célula madre.

Se desconocen las razones que desencadenan el proceso de mutación. En hematología, se acostumbra hablar de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar leucemia aguda. En primer lugar, se trata de una predisposición genética: la presencia de pacientes con leucemia aguda en la familia casi triplica el riesgo de la enfermedad en familiares cercanos. El riesgo de leucemia aguda aumenta con ciertas anomalías cromosómicas y patologías genéticas: enfermedad de Down, síndrome de Klinefelter, Wiskott-Aldrich y Louis-Barr, anemia de Fanconi, etc.

Es probable que la activación de una predisposición genética se produzca bajo la influencia de varios factores exógenos. Entre estos últimos pueden estar las radiaciones ionizantes, carcinógenos químicos (benceno, arsénico, tolueno, etc.), fármacos citostáticos utilizados en oncología. A menudo, la leucemia aguda se convierte en el resultado de la terapia antitumoral de otras hemoblastosis: linfogranulomatosis, linfomas no Hodgkin, mieloma. Se observa la conexión de la leucemia aguda con infecciones virales previas que deprimen el sistema inmunológico; enfermedades hematológicas concomitantes (algunas formas de anemia, mielodisplasia, hemoglobinuria paroxística nocturna, etc.).

Clasificación de leucemia aguda

En oncohematología, la clasificación internacional FAB de leucemia aguda es generalmente aceptada, diferenciando varias formas de la enfermedad dependiendo de la morfología de las células tumorales en linfoblásticas (causadas por precursores linfocíticos de bajo grado) y no linfoblásticas (combinando otras formas).

1. Leucemia linfoblástica aguda en adultos y niños:

2. Leucemia aguda no linfoblástica (mieloide) aguda:

  • acerca de mieloblástica (causada por la proliferación incontrolada de precursores de granulocitos)
  • acerca de mono y sobre. mielomonoblástica (caracterizada por una mejor reproducción de monoblastos)
  • acerca de. megacarioblástico (asociado con el predominio de megacariocitos indiferenciados, precursores plaquetarios)
  • acerca de eritroblastos (debido a la proliferación de eritroblastos)

3. Leucemia indiferenciada aguda.

El curso de la leucemia aguda pasa por varias etapas:

  • I (inicial): prevalecen los síntomas generales no específicos.
  • II (detallado): caracterizado por síntomas clínicos y hematológicos de hemoblastosis claramente expresados. Incluye: debut o primer "ataque", remisión incompleta o completa, recaída o recuperación
  • III (terminal): caracterizado por una profunda inhibición de la hematopoyesis normal.

Tratamiento

Hoy en día, hay varias formas de tratar la leucemia aguda:

  • quimioterapia: terapia con potentes medicamentos de quimioterapia. Los medicamentos se pueden tomar por vía oral (en forma de tabletas, cápsulas) o se administran inyecciones intravenosas o intramusculares al paciente;
  • radioterapia: un método para tratar el cáncer en el que el médico usa rayos X u otros tipos de radiación;
  • trasplante de células madre, que se usa para reemplazar células anormales formadoras de sangre por células completas.

8fdeadc777cad3fc9682766d15bb4c40 - La leucemia linfoblástica aguda causa síntomas tratamiento

Todos estos métodos se han aplicado con éxito en el Centro Médico Internacional ON CLINIC, donde a lo largo de los años, médicos altamente calificados han salvado miles de vidas de pacientes con leucemia linfoblástica.

Los pacientes con leucemia aguda son tratados en hospitales oncohematológicos. En las cámaras, se está organizando un régimen mejorado de sanidad y desinfección. Los pacientes con leucemia aguda necesitan un tratamiento higiénico de la cavidad oral, la prevención de las úlceras por presión y el baño de los genitales después de la administración fisiológica; organización de nutrición alta en calorías y fortificada.

El tratamiento directo de la leucemia aguda se lleva a cabo secuencialmente; Las principales etapas de la terapia incluyen el logro (inducción) de la remisión, su consolidación (consolidación) y mantenimiento, prevención de complicaciones. Para esto, se han desarrollado y se utilizan regímenes de quimioterapia estandarizados, que son seleccionados por un hematólogo teniendo en cuenta las formas morfológicas y citoquímicas de la leucemia aguda.

En una situación favorable, la remisión generalmente se logra dentro de las 4-6 semanas de una terapia mejorada. Luego, como parte de la consolidación de la remisión, se realizan otros 2-3 cursos de quimioterapia. La terapia de apoyo contra las recaídas se lleva a cabo durante al menos 3 años. Junto con la quimioterapia para la leucemia aguda, es necesario un tratamiento complementario para prevenir la agranulocitosis, trombocitopenia, DIC, complicaciones infecciosas, neuroleucemia (terapia con antibióticos, transfusión de glóbulos rojos, masa de plaquetas y plasma fresco congelado, administración endolumbar de citostáticos). Con infiltración leucémica de la faringe, el mediastino, los testículos y otros órganos, se realiza una terapia de rayos X de las lesiones.

En caso de un tratamiento exitoso, la destrucción del clon de células leucémicas, la normalización de la hematopoyesis se logra, lo que contribuye a la inducción de un largo período libre de recaídas y recuperación. Para prevenir la recaída de la leucemia aguda, el trasplante de médula ósea se puede realizar después del preacondicionamiento mediante quimioterapia y radiación total.

Según las estadísticas disponibles, el uso de agentes citostáticos modernos conduce a la transición de la leucemia aguda a la fase de remisión en el 60-80% de los pacientes; 20-30% de ellos logran lograr la recuperación completa. En general, el pronóstico para la leucemia linfoblástica aguda es más favorable que para el mieloblástico.

Una característica del tratamiento de la leucemia linfocítica es que los expertos coinciden en lo inadecuado de su implementación en una etapa temprana. Esto se debe al hecho de que la mayoría de los pacientes durante las etapas iniciales de la enfermedad la portan en forma “latente”. En consecuencia, durante mucho tiempo puede prescindir de la necesidad de tomar medicamentos y también vivir sin restricciones, mientras se encuentra en una condición relativamente buena.

La terapia se realiza para la leucemia linfocítica crónica, y solo si hay una razón para esto en forma de manifestaciones características y vívidas de la enfermedad. Entonces, la factibilidad del tratamiento surge si hay un aumento rápido en el número de linfocitos, así como con la progresión de un aumento en los ganglios linfáticos, un aumento rápido y significativo en el bazo, anemia y trombocitopenia.

El tratamiento también es necesario si se presentan signos de intoxicación tumoral. Consisten en un aumento de la sudoración nocturna, pérdida de peso rápida, debilidad constante y fiebre.

Hoy, la quimioterapia se usa activamente para el tratamiento. Hasta hace poco, la clorobutina se usaba para los procedimientos, pero ahora la mayor efectividad del tratamiento se logra utilizando análogos de purina. Una solución tópica es la bioinmunoterapia, cuyo método implica el uso de anticuerpos monoclonales. Su introducción provoca la destrucción selectiva de las células tumorales, pero no se produce daño a los tejidos sanos.

En ausencia del efecto requerido en el uso de estos métodos, el médico prescribe quimioterapia de dosis alta, que prevé el trasplante posterior de células madre hematopoyéticas. En presencia de una masa tumoral significativa, el paciente usa radioterapia, que actúa como una terapia complementaria en el tratamiento.

Una fuerte ampliación del bazo puede requerir la eliminación completa de este órgano.

8 - La leucemia linfoblástica aguda causa el tratamiento de los síntomas

El diagnóstico de una enfermedad requiere el contacto con especialistas como un terapeuta y un hematólogo.

Diagnóstico de leucemia aguda

El diagnóstico de leucemia aguda se basa en una evaluación de la morfología de las células sanguíneas periféricas y la médula ósea. El hemograma de la leucemia se caracteriza por anemia, trombocitopenia, ESR alta, leucocitosis (con menos frecuencia leucopenia), presencia de células blásticas. El fenómeno de la "apertura leucémica" es indicativo: no hay etapas intermedias entre los blastos y las células maduras.

Para confirmar e identificar la variedad de leucemia aguda, la punción esternal se realiza con estudios morfológicos, citoquímicos e inmunofenotípicos de la médula ósea. En el estudio de los mielogramas, un aumento en el porcentaje de células blásticas (del 5% y más), linfocitosis, inhibición del brote rojo de la hematopoyesis (excepto en casos de eritromelosis o) y una disminución o ausencia absoluta de megacariocitos (excepto para casos de leucemia megacarioblástica aproximadamente) son dignos de mención. Las reacciones marcadoras citoquímicas y el inmunofenotipo de las células blásticas pueden establecer con precisión la forma de leucemia aguda. Con ambigüedades en la interpretación del análisis de médula ósea, recurren a la trepanobiopsia.

Para excluir la infiltración leucémica de los órganos internos, se realiza una punción espinal con un examen del líquido cefalorraquídeo, rayos X del cráneo y los órganos del tórax, ultrasonido de los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo. Además de un hematólogo, los pacientes con leucemia aguda deben ser examinados por un neurólogo, oftalmólogo, otorrinolaringólogo y dentista. Para evaluar la gravedad de los trastornos sistémicos, un estudio de coagulograma, un análisis de sangre bioquímico, electrocardiografía, ecocardiografía, etc.

Las medidas de diagnóstico diferenciales están destinadas a eliminar la infección por VIH, la mononucleosis infecciosa, la infección por citomegalovirus, las colagenosis, la púrpura trombocitopénica, la agranulocitosis; pancitopenia con anemia aplásica, B12 y anemia por deficiencia de ácido fólico; Reacciones leucemoides con tos ferina, tuberculosis, sepsis y otras enfermedades.

Pronóstico

Sin tratamiento, la leucemia linfocítica puede provocar la muerte del paciente en unos pocos meses o incluso semanas. Con un tratamiento oportuno, alrededor del 40-50% de los pacientes adultos logran una remisión estable, es decir, sin recurrencia del cáncer durante cinco o más años, después de lo cual la persona puede considerarse sana.

Haga una cita llamando al (495) 223-22-22 o completando el formulario en línea

El administrador se pondrá en contacto contigo para confirmar la entrada. ММЦ “ON CLINIC” garantiza la total confidencialidad de su apelación.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Svetlana Borszavich

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic
Cita