Suministro de sangre al hígado

La vena porta del hígado (BB, vena porta) es un gran tronco hacia el que fluye la sangre desde el bazo, los intestinos y el estómago. Luego se mueve al hígado. El órgano proporciona la limpieza de la sangre, y nuevamente entra al canal general.

La estructura anatómica de la vena porta es compleja. El tronco tiene muchas ramas hacia las vénulas y otros canales sanguíneos de varios diámetros. El sistema portal es otro círculo de flujo sanguíneo, cuyo propósito es purificar el plasma sanguíneo de productos de descomposición y componentes tóxicos.

Una serie de enfermedades se reflejan en los cambios en el flujo sanguíneo a través del sistema de la vena porta.

Las dimensiones cambiadas de la vena porta le permiten diagnosticar ciertas patologías. Su longitud normal es de 6 a 8 cm, y su diámetro no es superior a 1,5 cm.

Muy a menudo, se encuentran las siguientes patologías de la vena porta:

  • trombosis;
  • hipertensión portal;
  • transformación cavernosa;
  • Pileflebitis

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Trombosis BB

La trombosis de la vena porta es una patología severa, en la cual se forman coágulos de sangre en su luz, evitando su salida después de la limpieza. Si no se trata, se diagnostica un aumento de la presión vascular. Como resultado, se desarrolla hipertensión portal.

Las principales razones para la formación de patología generalmente se atribuyen a:

  • cirrosis del higado;
  • cánceres gastrointestinales;
  • inflamación de la vena umbilical durante la colocación del catéter en lactantes;
  • inflamación del sistema digestivo;
  • lesiones y cirugía del bazo, hígado, vesícula biliar;
  • alteración de la coagulación sanguínea;
  • infección.

Las causas raras de trombosis incluyen: período de gestación, uso prolongado de anticonceptivos orales. Los síntomas de la enfermedad son: dolor intenso, ataques de náuseas que terminan con vómitos, trastornos dispépticos, fiebre, hemorragia hemorroidal (a veces).

Los siguientes síntomas son típicos de una forma crónica progresiva de trombosis, con preservación parcial de la permeabilidad de la vena porta: acumulación de líquido en la cavidad abdominal, agrandamiento del bazo, dolor / pesadez en el hipocondrio izquierdo, expansión de las venas del esófago, lo que aumenta el riesgo. de sangrado.

Un ecograma es uno de los métodos de investigación utilizados.

La principal forma de diagnosticar la trombosis es una ecografía. En el monitor, un coágulo de sangre se define como una formación hiperecoica (densa) que llena tanto la luz venosa como las ramas. Se detectan pequeños coágulos de sangre durante la ecografía endoscópica. Las técnicas de CT y MRI pueden identificar las causas exactas de la patología e identificar las patologías asociadas.

La patología se desarrolla en el contexto de malformaciones congénitas de las venas: estrechamiento, ausencia total / parcial. En este caso, se encuentra un cavernoma en la región del tronco de la vena porta. Representa muchos vasos pequeños, hasta cierto punto compensando la violación de la circulación sanguínea del sistema portal.

La transformación cavernosa detectada en la infancia es un signo de alteración congénita de la estructura del sistema vascular del hígado. En adultos, la formación cavernosa indica el desarrollo de hipertensión portal provocada por hepatitis o cirrosis.

La hipertensión portal es una condición patológica caracterizada por un aumento de la presión en el sistema portal. Se convierte en la causa de los coágulos sanguíneos. La norma fisiológica de presión en la vena porta no es superior a 10 mm Hg. Art. Aumentar este indicador en 2 o más unidades se convierte en la razón del diagnóstico de hipertensión portal.

El sistema de irrigación sanguínea de los órganos abdominales es bastante complicado. Esto se debe a una serie de funciones que realizan los órganos del tracto digestivo y su alta sensibilidad a la ausencia de isquemia sanguínea. La gran abundancia de vasos sanguíneos que irrigan los intestinos y el estómago está asociada con varios factores:

  1. La motilidad intestinal requiere un flujo constante de nutrientes y oxígeno para garantizar una adecuada contracción muscular.
  2. La absorción de proteínas, grasas y carbohidratos, así como el agua, ocurre a través de la pared intestinal precisamente en el sistema de venas del intestino y los vasos linfáticos que pasan cerca.

La vena porta es un vaso grande que recolecta sangre de todos los órganos abdominales no apareados (como el duodeno 12, intestino delgado y grueso, estómago y bazo), se encuentra en el grosor del ligamento hepatoduodenal y transporta sangre directamente al hígado.

Debido a esta estructura anatómica, este vaso recolecta sangre, que es absorbida en diferentes partes del tracto gastrointestinal, y la lleva al hígado, lo que le permite limpiar la sangre humana de toxinas y otros metabolitos no deseados que ingresan al cuerpo humano con alimentos y agua. Por lo tanto, la sangre del tracto digestivo no puede ingresar al torrente sanguíneo general, sin pasar por el filtro principal del cuerpo: el hígado.

En latín, que los investigadores del cuerpo y los médicos usan para términos anatómicos, la vena porta se llama vena portae. De este término proviene el nombre de una serie de procesos patológicos característicos de este vaso: hipertensión portal, trombosis portal, cirrosis portal, etc.

En realidad, la vena porta está organizada anatómicamente de manera bastante simple: es un tronco vascular grueso que ingresa al hígado. Dicha vena tiene una pared muy gruesa con una capa adventicia (tejido conectivo) desarrollada, lo que le permite soportar una serie de patologías para soportar una presión varias veces mayor que la norma para dichos vasos.

Cuando se estudia la anatomía del vaso, el estudio de procesos patológicos, etc., la vena porta no se considera aisladamente, pero dicen que hay un sistema de vena porta.

A nivel de la cabeza pancreática, la vena porta recibe dos poderosos troncos vasculares: las venas mesentéricas superior e inferior, que transportan sangre desde los intestinos, así como la vena esplénica.

Sistema de venas porta

Además, los troncos venosos gástricos izquierdo y derecho fluyen hacia el vaso, casi al nivel de su entrada en la puerta del hígado. En el hígado, el vaso se divide en pequeñas ramas que rodean unidades estructurales como los lobulillos del hígado, forma los vasos centrales del lobulillo, que luego transportan la sangre lavada por el hígado hacia la vena cava inferior y las secciones derechas del corazón humano. .

El desarrollo de tales anastomosis parece un aumento en la vasculatura de la pared abdominal anterior ("cabeza de medusa"), ganglios hemorroidales con el cuadro clínico correspondiente.

Por lo tanto, las patologías como la trombosis de la vena porta, los tumores del tracto gastrointestinal, la insuficiencia cardíaca y todas las causas que conducen a la cirrosis hepática deben diagnosticarse de manera oportuna, tomando todas las medidas para prevenir el desarrollo de hipertensión portal y, como resultado , una serie de complicaciones que conducen a la muerte.

Revisión de nuestro lector - Alina Mezentseva Recientemente leí un artículo que habla sobre la crema natural “Bee Spas Chestnut” para el tratamiento de las varices y la limpieza de los vasos sanguíneos de los coágulos de sangre. Con esta crema, puede SIEMPRE curar la VARICOSIS, eliminar el dolor, mejorar la circulación sanguínea, aumentar el tono de las venas, restaurar rápidamente las paredes vasculares, limpiar y restaurar las varices en casa.

No estaba acostumbrado a confiar en ninguna información, pero decidí revisar y ordenar un paquete. Noté los cambios en una semana: el dolor desapareció, las piernas dejaron de "zumbar" e hincharse, y después de 2 semanas los conos venosos comenzaron a disminuir. Pruébelo y usted, y si alguien está interesado, entonces el enlace al artículo a continuación.

La vena de la puerta (portal) del hígado es la norma y las violaciones. Enfermedades comunes. Métodos para detectar patologías y métodos para su tratamiento.

El nombre de esta veta proviene de la palabra "puerta". Combina sangre del tracto digestivo y la entrega al hígado. Allí, la sangre se purifica y se devuelve al torrente sanguíneo.

Probablemente fui uno de esos "afortunados" que tuvo que sobrevivir a casi todos los síntomas de un hígado enfermo. ¡Para mí fue posible compilar una descripción de las enfermedades en todos los detalles y con todos los matices!

Para verificar la importancia del hígado, se realizaron experimentos en animales para eliminarlo. La muerte ocurrió unas pocas horas después de eso. Entonces, la función de desintoxicación del hígado finalmente se probó. Y el órgano proporciona el portal (vena) portal vena con trabajo.

La vena porta (v. Portae) comienza con la red capilar de órganos no apareados ubicados en la cavidad abdominal de los mamíferos:

  • intestinos (más precisamente, el mesenterio, del cual dos ramas de las venas mesentéricas: la inferior y la superior);
  • bazo
  • estómago;
  • La vesícula biliar.

La asignación para estos órganos de un sistema venoso separado se debe a los procesos de absorción que ocurren en ellos. Las sustancias que ingresan al tracto gastrointestinal se descomponen en componentes (por ejemplo, proteínas, en aminoácidos).

Pero hay sustancias que se transforman poco en el tracto digestivo. Estos son, por ejemplo, carbohidratos simples, compuestos químicos inorgánicos. Sí, y durante la digestión de las proteínas hay residuos: bases nitrogenadas.

Todo esto se absorbe en la red capilar de los intestinos y el estómago.

En cuanto al bazo, su segundo nombre es el cementerio de glóbulos rojos. Los glóbulos rojos gastados se destruyen en el bazo, mientras liberan bilirrubina tóxica.

5464884486 - Suministro de sangre al hígado

De hecho, la vena porta está formada por la adhesión de dos venas mesentéricas bastante grandes a la vena esplénica. Las venas mesentéricas superior e inferior que recolectan sangre de los intestinos que acompañan a las arterias del mismo nombre proporcionan a la vena porta sangre de los intestinos (con la excepción de las partes distales del recto).

El sitio de formación de las venas portae se localiza con mayor frecuencia entre la superficie posterior de la cabeza pancreática y la lámina parietal del peritoneo. Resulta un recipiente con una longitud de 2-8 cm y un diámetro de 1,5-2 cm. Luego pasa a través del grosor del ligamento hepático-duodenal hasta que fluye hacia el órgano en el mismo haz con la arteria hepática.

  • vena porta: el vaso principal, que se forma a partir de las venas esplénica y mesentérica superior;
  • venas hepáticas: un sistema de vías de descarga.
  1. Trombosis (extra e intrahepática);
  2. Síndrome de hipertensión portal (GNL) asociado con enfermedad hepática;
  3. Transformación cavernosa;
  4. Proceso inflamatorio purulento.
  • El estomago.
  • La pared frontal del abdomen y las venas ubicadas cerca del ombligo.
  • Esófago
  • Las venas del recto.
  • Vena cava inferior.
  • vena porta: el vaso principal, que se forma a partir de las venas esplénica y mesentérica superior;
  • venas hepáticas: un sistema de vías de descarga.

Anastomosis de la vena porta

Entre las láminas del ligamento pancreatoduodenal, las venas gástricas, para umbilicales y prepilóricas fluyen hacia el BB. En esta área, BB se encuentra detrás de la arteria hepática y el conducto biliar común, junto con el cual sigue a la puerta del hígado.

En las puertas del hígado, o no alcanzando un centímetro y medio, hay una división en las ramas derecha e izquierda de la vena porta, que ingresan en ambos lóbulos hepáticos y se rompen en vasos venosos más pequeños. Al llegar al lóbulo hepático, las vénulas lo trenzan desde el exterior, ingresan al interior y, después de que la sangre se neutraliza por contacto con los hepatocitos, ingresa a las venas centrales y sale del centro de cada lóbulo. Las venas centrales se acumulan en otras más grandes y forman el hígado, transportan sangre desde el hígado y fluyen hacia adentro.

Cambiar el tamaño del explosivo es de gran valor diagnóstico y puede hablar de diversas patologías: cirrosis, trombosis venosa, patología del bazo y páncreas, etc. La longitud de la vena porta del hígado es normalmente de unos 6-8 cm, y el diámetro de la luz es de hasta un centímetro y medio.

El sistema de la vena porta no existe aislado de otros grupos vasculares.
La naturaleza prevé la posibilidad de verter el "exceso" de sangre en otras venas si hay una violación de la hemodinámica en este departamento. Está claro que las posibilidades de tal descarga son limitadas y no pueden durar indefinidamente, pero permiten compensar al menos parcialmente a un paciente con enfermedades graves del parénquima hepático o trombosis de la propia vena, aunque en ocasiones ellas mismas se convierten en el causa de condiciones peligrosas (sangrado).

La conexión entre la vena porta y otros colectores venosos del cuerpo se debe a anastomosis.
, cuya localización es bien conocida por los cirujanos que a menudo se enfrentan a hemorragias agudas por zonas de anastomosis.

miogennaya regulyaciya pecheni - Suministro de sangre al hígado

Las anastomosis del portal y la vena cava no se expresan en un cuerpo sano, ya que no soportan ninguna carga. En patología, cuando el flujo de sangre al hígado es difícil, la vena porta se expande, la presión se acumula y la sangre se ve obligada a buscar otras vías de salida, en las que se convierten las anastomosis.

Estas anastomosis se denominan portocavales, es decir, la sangre que se suponía que debía ir al BB pasa a la vena cava a través de otros vasos que combinan ambos charcos de flujo sanguíneo.

Las anastomosis de la vena porta más significativas incluyen:

  • La conexión de las venas gástricas y esofágicas;
  • Anastomosis entre las venas del recto;
  • Anastomosis de las venas de la pared abdominal anterior;
  • Anastomosis entre las venas del sistema digestivo con las venas del espacio retroperitoneal.

En la clínica, la anastomosis entre los vasos gástrico y esofágico es de gran importancia. Si el flujo de sangre a lo largo del explosivo se ve afectado, se expande, se acumula hipertensión portal y luego la sangre se precipita hacia los vasos que fluyen: las venas gástricas. Estos últimos cuentan con un sistema de colaterales con esófago, donde se redirecciona la sangre venosa que no va al hígado.

Dado que las posibilidades de descargar sangre en la vena cava a través del esófago son limitadas, sobrecargarlas con un volumen excesivo conduce a una expansión varicosa con la posibilidad de sangrado, a menudo mortal. Las venas ubicadas longitudinalmente del tercio inferior y medio del esófago no tienen la capacidad de disminuir, pero corren el riesgo de sufrir lesiones al comer, el reflejo nauseoso y el reflujo del estómago. El sangrado de las venas varicosas del esófago y la parte inicial del estómago no es infrecuente en la cirrosis.

Desde el recto, el flujo venoso se produce tanto en el sistema BB (tercio superior) como directamente en el hueco inferior, sin pasar por el hígado. Con el aumento de la presión en el sistema portal, inevitablemente se desarrollará un estancamiento en las venas de la parte superior del órgano, desde donde se descarga a través de colaterales hacia la vena media del recto. Clínicamente, esto se expresa en hemorroides varicosas: se desarrollan hemorroides.

La tercera unión de las dos piscinas venosas es la pared abdominal, donde las venas de la región umbilical toman el “exceso” de sangre y se expanden hacia la periferia. En sentido figurado, este fenómeno se denomina “cabeza de medusa” por cierto parecido externo con la cabeza de la mítica Medusa de la Gorgona, que tenía serpientes retorciéndose en lugar de pelo en la cabeza.

Las anastomosis entre las venas del espacio retroperitoneal y el BB no son tan pronunciadas como se describió anteriormente, es imposible rastrearlas por signos externos, no son propensas a sangrar.

  • Cirrosis del higado;
  • Tumores malignos del intestino;
  • Inflamación de la vena umbilical durante el cateterismo en lactantes;
  • Procesos inflamatorios en los órganos digestivos: colecistitis, pancreatitis, úlceras intestinales, colitis, etc.
  • Lesiones intervenciones quirúrgicas (cirugía de derivación, extirpación del bazo, vesícula biliar, trasplante de hígado);
  • Trastornos de la coagulación de la sangre, incluso con algunas neoplasias (policitemia, cáncer pancreático);
  • Algunas infecciones (tuberculosis de los ganglios linfáticos porta, inflamación del citomegalovirus).

Entre las causas muy raras de TBV están el embarazo y el uso prolongado de anticonceptivos orales, especialmente si una mujer ha cruzado el límite de 35 a 40 años.

Síntomas de tvb
consiste en dolor abdominal intenso, náuseas, trastornos dispépticos, vómitos. Quizás un aumento en la temperatura corporal, sangrado por hemorroides.

La trombosis progresiva crónica, cuando la circulación sanguínea en el vaso se conserva parcialmente, irá acompañada de un aumento en la imagen típica de LNG: el líquido se acumulará en el estómago, el bazo aumentará, dando una gravedad característica o dolor en el hipocondrio izquierdo. las venas del esófago se expandirán con un alto riesgo de sangrado peligroso.

La forma principal de diagnosticar el TBV es mediante ultrasonido, mientras que un trombo en la vena porta se ve como una formación densa (hiperecoica), que llena tanto la luz de la vena como sus ramas. Si el ultrasonido se complementa con dopplerometría, el flujo sanguíneo en el área afectada estará ausente. La degeneración cavernosa de los vasos sanguíneos debido a la expansión de las venas de pequeño tamaño también se considera característica.

Los pequeños trombos del sistema portal pueden detectarse mediante una ecografía endoscópica, y la tomografía computarizada y la resonancia magnética permiten determinar las causas exactas y encontrar las posibles complicaciones de la trombosis.

El hígado juega un papel importante en el metabolismo. La capacidad de realizar sus funciones, en particular la neutralización, depende directamente de cómo fluye la sangre a través de ella.

La peculiaridad del suministro de sangre al hígado, a diferencia de otros órganos internos, es que además de arterial, oxigenada, recibe sangre venosa rica en sustancias valiosas.

La unidad estructural del hígado es un lóbulo, que tiene la forma de un prisma facetado, en el que los hepatocitos se encuentran en filas. Una tríada vascular de vena interlobular, arteria y conducto biliar se aproxima a cada lóbulo, también están acompañados por vasos linfáticos. En el suministro de sangre, los lóbulos secretan 3 canales:

  1. Afluencia a lobulillos.
  2. Circulación dentro de los lóbulos.
  3. Salida de los lobulillos hepáticos.
  • estómago;
  • pared abdominal anterior;
  • el esófago
  • intestinos
  • vena cava inferior.

Normalmente, la vena hepática, formada por la rama izquierda de la vena porta, fluye al mismo nivel que la derecha, solo en el lado izquierdo. Su diámetro es de 0,5-1 cm.

El diámetro de la vena del lóbulo caudado en una persona sana es de 0,3-0,4 cm. Su boca es ligeramente más baja que el lugar donde la vena izquierda fluye hacia la vena cava inferior.

Como puede ver, los tamaños de las venas hepáticas difieren entre sí.

El derecho e izquierdo, que pasan por el hígado, recolectan sangre de los lóbulos hepáticos derecho e izquierdo, respectivamente. Vena del lóbulo medio y caudado: de los mismos lóbulos.

El sistema del portal funciona específicamente. La razón de esto es su estructura compleja. Muchas ramas hacia las vénulas y otros canales del torrente sanguíneo salen del tronco principal de la vena porta. Es por eso que el sistema del portal, de hecho, constituye otro círculo adicional de circulación sanguínea. Realiza la purificación del plasma sanguíneo a partir de sustancias nocivas como productos de descomposición y componentes tóxicos.

El sistema de la vena porta se forma mediante la combinación de grandes troncos de venas cerca del hígado. Desde los intestinos, las venas mesentéricas superior e inferior transportan sangre. El vaso esplénico sale del órgano del mismo nombre y recibe sangre del páncreas y el estómago. Estas grandes venas, fusionándose, se convierten en la base del sistema de venas del cuervo.

Cerca de la entrada al hígado, el tronco del vaso, que se separa en ramas (izquierda y derecha), diverge entre los lóbulos del hígado. A su vez, las venas hepáticas se dividen en vénulas. Una red de pequeñas venas cubre todas las partes del órgano por dentro y por fuera. Después de que ocurre el contacto de la sangre y las células de los tejidos blandos, estas venas llevarán sangre a los vasos centrales que salen de la mitad de cada lóbulo. Después de esto, los vasos venosos centrales se combinan en otros más grandes, a partir de los cuales se forman las venas hepáticas.

  1. Deficiencia de proteína S o C.
  2. Síndrome antifosfolípido.
  3. Cambios en el cuerpo asociados con el embarazo.
  4. Uso a largo plazo de anticonceptivos orales.
  5. Procesos inflamatorios que ocurren en los intestinos.
  6. Enfermedades del tejido conectivo.
  7. Diversas lesiones peritoneales.
  8. La presencia de infecciones: amebiasis, quistes hidatídicos, sífilis, tuberculosis, etc.
  9. Invasión tumoral de las venas del hígado: carcinoma o carcinoma de células renales.
  10. Enfermedades hematológicas: policitemia, hemoglobinuria paroxística nocturna.
  11. Predisposición hereditaria y malformaciones congénitas de las venas hepáticas.

El desarrollo del síndrome de Budd-Chiari generalmente dura de unas pocas semanas a meses. En este contexto, a menudo se desarrollan cirrosis e hipertensión portal.

Para el síndrome de Budd-Chiari, es característico un cuadro clínico claro. Esto facilita enormemente el diagnóstico. Si el paciente tiene un hígado y bazo agrandados, hay signos de líquidos en la cavidad peritoneal y las pruebas de laboratorio indican una coagulación sanguínea sobreestimada, en primer lugar, el médico comienza a sospechar el desarrollo de una trombosis. Sin embargo, debe estudiar cuidadosamente la historia del paciente.

Además del hecho de que el médico estudia el historial médico y realiza un examen físico, el paciente debe donar sangre para análisis general y bioquímico, así como para la coagulación. Todavía es necesario pasar una prueba de hígado.

Los síntomas

Dado que las puertas del hígado son profundas en el cuerpo, no funcionará ver los ganglios linfáticos. Por lo tanto, considere una lista de síntomas que deberían alertarlo. Recomendamos que se comunique con un especialista lo antes posible si se presentan los siguientes síntomas, ya que la linfadenopatía puede extenderse rápidamente por todo el cuerpo y debe ser examinado lo antes posible:

  • fiebre;
  • sudoración excesiva, especialmente de noche;
  • sensación de escalofríos febriles;
  • dolor e incomodidad en el hígado;
  • al sentir, se siente que el órgano está agrandado;
  • no relacionado con dietas o actividades deportivas pérdida de peso.

Los ganglios linfáticos de las puertas del hígado están conectados por otros ganglios y forman, en esencia, un sistema único, un grupo

En el caso de que se haya desarrollado una obstrucción hepática unilateral, no se observan síntomas especiales. depende directamente de la etapa de desarrollo de la enfermedad, el lugar donde se formó el trombo y las complicaciones que surgieron.

A menudo, el síndrome de Budd-Chiari se caracteriza por una forma crónica, que no se acompaña de síntomas durante mucho tiempo. A veces, los signos de trombosis hepática se pueden detectar por palpación. La enfermedad en sí misma se diagnostica únicamente como resultado de un estudio instrumental.

El bloqueo crónico se caracteriza por síntomas como:

  • Dolor leve en el hipocondrio derecho.
  • Sensación de náuseas, a veces acompañada de vómitos.
  • Cambio en el color de la piel: se manifiesta coloración amarillenta.
  • La esclerótica de los ojos se vuelve amarilla.

La presencia de ictericia no es necesaria. En algunos pacientes, puede estar ausente.

Los síntomas de bloqueo agudo son más pronunciados. Estos incluyen:

  • De repente comenzó a vomitar, en el cual la sangre comienza a aparecer gradualmente como resultado de una ruptura en el esófago.
  • Dolores severos que son de naturaleza epigástrica.
  • Una acumulación progresiva de fluidos libres en la cavidad peritoneal, que ocurre debido a la estasis venosa.
  • Dolor agudo en todo el abdomen.
  • Diarrea.

Además de estos síntomas, la enfermedad acompaña a un agrandamiento del bazo y el hígado. Para las formas agudas y subaguda de la enfermedad, la insuficiencia hepática es característica. También hay una forma fulminante de trombosis. Es extremadamente raro y peligroso ya que todos los síntomas se desarrollan muy rápidamente, lo que lleva a consecuencias irreparables.

El sistema de la vena porta porta del hígado: anatomía, diagnóstico de patologías y tratamiento.

Los ganglios linfáticos de las puertas del hígado están conectados por otros nodos y forman, en esencia, un solo sistema, grupo. Por lo tanto, los problemas en la parte del hígado de la puerta afectan a otros ganglios, también pueden comenzar a aumentar, inflamarse y supurar. Por lo tanto, los médicos prestan mucha atención a otros ganglios linfáticos.

Métodos de diagnóstico existentes:

  • palpación (palpación) de todos los ganglios linfáticos a ellos la identificación de agrandado;
  • revisar las amígdalas, si están agrandadas o no;
  • biopsia del contenido del ganglio (no es el procedimiento más agradable pero necesario, durante el cual se toma material biológico del ganglio linfático);
  • Ultrasonido del sistema linfático;
  • tomografía computarizada de las cavidades abdominal y torácica;
  • a veces una radiografía del aparato óseo;
  • análisis de sangre bioquímicos y clínicos;
  • Análisis de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El tratamiento más efectivo para este tipo de oncología sigue siendo la cirugía. Operación por métodos de derivación o stent de conductos. La colocación de stent es un procedimiento quirúrgico en el que se introduce un marco de metal o plástico especial, un stent, en la luz del conducto biliar.

Gracias a esta intervención, el paciente experimenta de inmediato una mejora en su condición: la salida natural de bilis se normaliza, se conservan oligoelementos importantes en el cuerpo y se restaura el tracto gastrointestinal. Muchos pacientes, sintiendo una mejoría instantánea, creen que se han deshecho por completo de la enfermedad. Sin embargo, esto no es así, por desgracia, la enfermedad persiste y aún debe controlar cuidadosamente su salud.

La vena porta se forma cuando se fusionan otras tres: las venas esplénicas mesentéricas superior e inferior. Realiza las funciones más importantes para el sistema digestivo y también desempeña uno de los papeles principales en el suministro de sangre al hígado y la desintoxicación. La patología desatendida del vaso conduce a graves consecuencias para el cuerpo.

El sistema de la vena porta es un círculo separado de circulación sanguínea en el que las toxinas y los metabolitos dañinos se eliminan del plasma. Es decir, es parte del filtro principal en el cuerpo humano. Sin este sistema, los componentes tóxicos ingresarían al corazón a través de la vena cava inferior y se extenderían por todo el sistema circulatorio.

La vena porta se llama incorrectamente la "vena del collar". El nombre se deriva de la palabra "puerta", no "collar".

Anatomía del vaso

Cuando el tejido hepático se ve afectado por una enfermedad, no hay un filtro adicional para la sangre proveniente del sistema digestivo. Esto crea las condiciones para la intoxicación del cuerpo.

La mayoría de los órganos humanos están dispuestos de manera que las arterias que les suministran sangre nutritiva son adecuados para ellos, y las venas con sangre usada provienen de ellos. El hígado está dispuesto de otra manera. Incluye arteria y vena. Desde la vena principal, la sangre se distribuye a través de los pequeños vasos del hígado, creando así un flujo sanguíneo venoso.

Los troncos venosos masivos están involucrados en la creación del sistema de portal. Los vasos están conectados cerca del hígado. Las venas mesentéricas transportan sangre desde los intestinos. La vena esplénica proviene del bazo. Combina las venas del estómago y el páncreas. Los troncos se conectan detrás del páncreas. Este es el punto de partida del sistema circulatorio portal.

hepar 2 3 - Suministro de sangre al hígado

Si se cambia el tamaño normal de la vena porta, esto da razones para hablar sobre el curso de la patología. Se puede expandir con trombosis, cirrosis y trastornos en el funcionamiento de los órganos digestivos. La norma de longitud es de 6-8 cm, el diámetro de la luz es de 1,5 cm.

El sistema de la vena porta interactúa estrechamente con otros sistemas vasculares. Si se produce una patología hemodinámica, la anatomía humana prevé la posibilidad de distribuir el "exceso" de sangre a otras venas.

El cuerpo utiliza esta capacidad para enfermedades hepáticas graves, la incapacidad del cuerpo para realizar plenamente sus funciones. Sin embargo, la trombosis puede causar hemorragias internas peligrosas.

La vena porta está involucrada en una serie de afecciones patológicas, que incluyen:

  • Trombosis extrahepática e intrahepática;
  • Hipertensión portal
  • La inflamación
  • Transformación cavernosa.

Cada una de las patologías de cierta manera afecta el estado del vaso principal y el cuerpo en su conjunto.

Trombosis

La trombosis es una condición peligrosa en la que aparecen coágulos de sangre dentro de la vena que impiden el movimiento normal del flujo sanguíneo hacia el hígado. La trombosis es la causa de la hipertensión arterial en los vasos.

limfouzel v vorotah pecheni - Suministro de sangre al hígado

La trombosis de la vena porta se desarrolla con las siguientes patologías:

  • Cirrosis;
  • Oncología;
  • Inflamación de la vena umbilical;
  • Con colecistitis, colitis ulcerosa, pancreatitis;
  • Lesiones internas
  • Problemas de coagulación;
  • Infecciones.

En raras ocasiones, la trombosis se desarrolla después de tomar anticonceptivos orales, especialmente después de los 40 años.

Los síntomas de trombosis incluyen:

  • Las náuseas;
  • Dolores agudos;
  • Vómitos;
  • Bazo agrandado;
  • Trastornos intestinales.

Con la trombosis crónica en el abdomen, el líquido se acumula, se observa un aumento en el tamaño del bazo, las venas del bazo se expanden y existe el riesgo de sangrado.

El diagnóstico de trombosis de la vena porta se realiza mediante ultrasonido. Un coágulo de sangre se visualiza como un cuerpo denso que cubre la luz. En este caso, el flujo sanguíneo en el área afectada está ausente. La ecografía endoscópica puede detectar pequeños coágulos sanguíneos y la resonancia magnética puede ver complicaciones y determinar las causas de los coágulos sanguíneos.

Una formación vascular patológica de muchos pequeños vasos entrelazados que pueden minimizar la mala circulación se llama transformación cavernosa. Por signos externos, la patología es similar a un tumor, por lo tanto, se llama cavernoma.

En un niño, se desarrolla un cavernoma debido a anomalías congénitas, y en un adulto, debido a la alta presión en los vasos porta.

En la apendicitis aguda, en casos raros, se desarrolla una inflamación purulenta: pileflebitis.

Con la inflamación purulenta, la presión arterial aumenta, existe el riesgo de sangrado venoso del sistema digestivo. Si la infección ingresa al tejido hepático, se desarrolla ictericia.

Con la inflamación de la vena porta, se puede desarrollar ictericia.

La principal forma de detectar el proceso inflamatorio son las pruebas de laboratorio. Un análisis de sangre muestra un aumento significativo en los glóbulos blancos, aumenta la VSG. El diagnóstico confiable de la pileflebitis ayuda a la ecografía, resonancia magnética.

El examen de ultrasonido es un método de diagnóstico seguro, económico y asequible para el público en general. Se aplica a personas de cualquier edad. Con la ayuda de un ultrasonido indoloro, puede ver cambios en la estructura de la vena porta, reconocer patologías, prescribir un tratamiento adecuado y oportuno.

Normalmente, la luz del vaso con ultrasonido no supera los 15 mm. Con la trombosis, los contenidos venosos heterogéneos hiperecoicos son visibles. En algunos casos, la luz está completamente llena, lo que conduce a la interrupción del flujo sanguíneo.

Con la hipertensión portal, los signos obvios de patología serán un aumento en el hígado, la presencia de líquido en el abdomen. Un signo indirecto es la formación de un cavernoma.

Otro método de diagnóstico instrumental es la resonancia magnética. Durante el curso, el parénquima hepático y los ganglios linfáticos son claramente visibles. Usando MRI, es posible determinar las causas de la patología de la vena porta.

Para un examen completo, se prescriben análisis de sangre clínicos y bioquímicos. Muestran una desviación de la norma en el número de glóbulos blancos, enzimas, bilirrubina. De gran importancia para el diagnóstico es la toma de historia inicial.

Tratamiento

krovosnabzhenie pech 3 - Suministro de sangre al hígado

El tratamiento principal para la trombosis y la expansión venosa es el uso de anticoagulantes. En el caso del proceso inflamatorio, se prescriben antibióticos. Los medicamentos se seleccionan individualmente. La administración intravenosa se practica con una reducción gradual de la dosis.

Para el tratamiento de las venas varicosas, también se utiliza una técnica terapéutica conservadora en la que el fármaco inyectado permite que el vaso varicoso se "pegue". También se utiliza una técnica de sondeo.

La patología detectada oportunamente y la implementación estricta de las recomendaciones del médico eliminan el riesgo de complicaciones. Los principios de la nutrición racional y dietética, la terapia de ejercicios y el rechazo de los malos hábitos se practican como prevención.

A juzgar por el hecho de que estás leyendo estas líneas ahora, una victoria en la lucha contra las enfermedades hepáticas aún no está de tu lado.

  • examen de ultrasonido;
  • radiografía de la vena porta;
  • estudio de contraste de vasos sanguíneos;
  • tomografía computarizada (CT);
  • resonancia magnética (MRI).

Todos estos estudios permiten evaluar el grado de agrandamiento del hígado y el bazo, la gravedad del daño vascular y localizar el trombo.

En la práctica médica, se utilizan dos métodos para tratar el síndrome de Budd-Chiari. Uno de ellos es la medicación y el segundo, con la ayuda de una intervención quirúrgica. La desventaja de las drogas es que es imposible recuperarse por completo con su ayuda. Dan solo un efecto a corto plazo. Incluso en el caso de una visita oportuna de un paciente a un médico y un tratamiento con medicamentos, sin la intervención de un cirujano, casi el 90% de los pacientes mueren en un corto período de tiempo.

El objetivo principal de la terapia es eliminar las causas principales de la enfermedad y, como resultado, restablecer la circulación sanguínea en el área de la trombosis.

Esquema de suministro de sangre del hígado

El suministro de sangre al hígado se realiza mediante un sistema de arterias y venas, que están interconectadas y con los vasos de otros órganos. Este órgano realiza una gran cantidad de funciones, incluida la eliminación de toxinas, la síntesis de proteínas y bilis, así como la acumulación de muchos compuestos. En las condiciones de circulación sanguínea normal, ella hace su trabajo, lo que afecta positivamente la condición de todo el organismo.

La topografía del hígado está representada por pequeños lóbulos, que están rodeados por una red de pequeños vasos. Tienen características estructurales debido a que la sangre se limpia de sustancias tóxicas. Al entrar por la puerta del hígado, los vasos principales se dividen en pequeñas ramas:

  • compartido
  • segmentario
  • interlobular
  • capilares intralobulares.

Estos vasos tienen una capa muscular muy delgada para facilitar la filtración de sangre. En el centro de cada lóbulo, los capilares se fusionan con la vena central, que carece de tejido muscular. Fluye hacia los vasos interlobulares, y ellos, respectivamente, hacia los vasos colectores segmentarios y lobulares. Al salir del órgano, la sangre se disuelve a lo largo de 3 o 4 venas hepáticas. Estas estructuras ya tienen una capa muscular completa y transportan sangre a la vena cava inferior, desde donde ingresa a la aurícula derecha.

El hígado tiene un doble suministro de sangre: aproximadamente el 70% de la sangre proviene de la vena porta, el resto de la arteria hepática. A través de las ramas de la vena hepática, la sangre se desvía hacia la vena cava inferior. El funcionamiento del hígado se basa en la interacción compleja de estos vasos.

Dependiendo del curso de los vasos, el hígado se divide en ocho segmentos, lo cual es de gran importancia desde el punto de vista quirúrgico, ya que a menudo se prefiere la segmentectomía en lugar de la lobectomía al elegir el tipo de intervención quirúrgica.

El segmento 1 (lóbulo caudal) es autónomo porque recibe sangre de las ramas izquierda y derecha de la vena porta y de la arteria hepática, mientras que el flujo venoso de este segmento se lleva a cabo directamente en la vena cava inferior. Con el síndrome de Budd-Chiari, la trombosis de la vena hepática principal conduce al hecho de que la salida de sangre del hígado ocurre completamente a través del lóbulo caudado, que está significativamente hipertrofiado.

El hígado es claramente visible en una radiografía panorámica de la cavidad abdominal. A menudo encuentran un apéndice del lóbulo derecho dirigido al área de la fosa ilíaca derecha, el llamado lóbulo de Riedel.

Vista frontal e inferior del hígado, que muestra la división en 8 segmentos. Segmento 1 - lóbulo caudado.
Tomografía computarizada del hígado. La imagen en proyección axial a través del arco superior del hígado le permite ver la separación del parénquima hepático en segmentos.

1 - segmento medial del lóbulo izquierdo del hígado; 2 - la vena hepática izquierda; 3 - segmento lateral del lóbulo izquierdo del hígado;

4 - vena hepática mediana; 5 - segmento anterior del lóbulo derecho del hígado; 6 - segmento posterior del lóbulo derecho del hígado;

7 - la vena hepática derecha; 8 - aorta; 9 - el esófago;

10 - estómago; 11 - bazo. Síndrome de Budd-Chiari: disminución de la absorción del coloide en el hígado en el lóbulo caudado del hígado y aumento de la absorción en los huesos y el bazo.

Gammagrafía con tecnecio. Radiografía normal de la cavidad abdominal, en el hipocondrio derecho, el lóbulo de Riedel es visible

La arteria hepática, la vena porta y el conducto hepático común en las puertas del hígado se encuentran cerca. La arteria hepática normalmente representa una rama del tronco celíaco, mientras que la vesícula biliar recibe sangre de la arteria quística; A menudo se encuentran las características anatómicas de la estructura de estos vasos.

1 - vena porta; 2 - arteria hepática; 3 - tronco celíaco;

4 - aorta; 5 - vena esplénica; 6 - arteria gastroduodenal;

7 - vena mesentérica superior; 8 - conducto biliar común; 9 - vesícula biliar;

10 - arteria cística; 11-conductos hepáticos

El método de inyección percutánea directa en la pulpa esplénica (esplenovenografía) estaba previamente extendido, pero en la actualidad rara vez se usa incluso con un bazo agrandado y signos de hipertensión portal. En los lactantes con vena umbilical abierta, es posible el cateterismo directo al contrastar el sistema de la vena porta izquierda.

En pacientes con hipertensión portal, la calidad de imagen puede ser pobre debido a la hemodilución y una disminución en la concentración de medio de contraste, que puede corregirse mediante angiografía por sustracción digital. Inmediatamente después del paso del catéter a través de la aurícula y el ventrículo derechos, se puede insertar en las venas hepáticas.

La punta de la bola se expande, y el valor medido (presión venosa hepática fija) corresponde prácticamente a la presión en la vena porta, lo que le permite calcular el gradiente del parámetro especificado. El catéter se guía más fácilmente a través de la vena yugular interna derecha, ya que en este caso se proporciona acceso casi directo. Se utiliza una técnica de acceso similar para la biopsia hepática transvenosa.

La ecografía de un hígado normal se utiliza para evaluar su tamaño y textura, defectos de llenado, anatomía del sistema de conductos biliares y vena porta. El parénquima hepático y los tejidos circundantes también se pueden examinar mediante tomografía computarizada.

Examen de ultrasonido de estructuras anatómicas en las puertas del hígado.

La arteria hepática se encuentra entre el conducto hepático común dilatado y la vena porta portal.

Cuando se utiliza la colangiopancreatografía por resonancia magnética, T1 y T2 son los tiempos de relajación del medio. La señal del medio líquido tiene una densidad muy baja (proporciona un color oscuro) en las imágenes T, y alta densidad (con un tinte claro) en las imágenes T2. Con este método de investigación, las imágenes T2 se utilizan para obtener colangiogramas y pancreatogramas. La sensibilidad y la especificidad de la técnica varían según la técnica y las indicaciones.

Si la sospecha de patología es pequeña, es mejor realizar una colangiografía por resonancia magnética y una pancreatografía, y si hay una alta probabilidad de intervención quirúrgica, preferir la colangiografía retrógrada endoscópica. Además, las formaciones periampulares a menudo pasan desapercibidas debido a los artefactos causados ​​por la acumulación de aire en el duodeno.

Desafortunadamente, el método de resonancia magnética no es lo suficientemente sensible para el diagnóstico temprano de la patología de los conductos biliares, por ejemplo, en el caso de lesiones sutiles que a menudo se encuentran en la colangitis esclerosante primaria. El método de escaneo TESLA para obtener imágenes de los conductos biliares rara vez se usa.

La computadora o la resonancia magnética son los mejores métodos para examinar la patología hepática. Debido al contraste y la obtención de imágenes en la fase arterial y venosa, es posible el diagnóstico de formaciones benignas y malignas. La computadora 3D y la resonancia magnética le permiten obtener una imagen de los vasos sanguíneos. Con el uso adicional de imágenes de MRC o TESLA, se puede diagnosticar cáncer del tracto biliar.

a - Imagen de resonancia magnética, que muestra que el sistema de la vena porta es normal. Se ven la vena mesentérica superior (mostrada por una flecha corta) y sus ramas principales.

La vena porta (flecha larga) se extiende más adentro del hígado. Se identifica el lóbulo derecho del hígado (R).

b, c - En la resonancia magnética (b) en la proyección sagital media, la aorta (mostrada por una flecha larga), el tronco celíaco (flecha corta) y la raíz de la arteria mesentérica superior (punta de la flecha) son determinado.

RHD - conducto hepático derecho; LHD - conducto hepático izquierdo; CHD - conducto hepático común; 1 - “conducto cístico” - conducto cístico.

La computadora o la resonancia magnética se pueden usar como los únicos métodos de investigación para detectar tumores, describir la anatomía de los vasos y determinar el grado de daño en el tracto biliar.

Exploración isotópica del hígado y el bazo con 99mTc (a). Exploración HIDA que muestra la absorción y excreción normales del compuesto en el conducto biliar (b).

El estudio puede llevarse a cabo junto con la estimulación de colecistoquinina para evaluar la disfunción de la vesícula biliar o el esfínter de Oddi.

1 - marcadores de superficie del cofre; 2 - el hígado; 3 - bazo

El método de radioisótopos para la investigación del hígado se usa actualmente con mucha menos frecuencia. Este método de investigación determina la concentración de tecnecio en reticuloendoteliocitos (células de Kupffer), administrados por vía intravenosa.

El método laparoscópico rara vez se usa para el examen visual directo del hígado, sin embargo, permite la biopsia bajo control visual, ya que en este caso la superficie inferior del órgano es claramente visible.

Todos estos vasos tienen una capa muscular delgada.

Al penetrar en el lóbulo, la arteria y la vena interlobulares se fusionan en una única red capilar que se extiende a lo largo de los hepatocitos hasta la parte central del lóbulo. En el centro, los lóbulos de los capilares se acumulan en la vena central (se ve privado de la capa muscular). Luego, la vena central fluye hacia vasos colectores lobulares interlobulares, segmentarios, formando 3-4 venas hepáticas a la salida de la puerta. Ya tienen una buena capa muscular, fluyen hacia la vena cava inferior y, a su vez, ingresan a la aurícula derecha.

Recientemente leí un artículo sobre el "Leviron Duo" para el tratamiento de enfermedades del hígado. Con este jarabe, SIEMPRE puede curar el hígado en casa.

Regulación miogénica

Prevención y medicina tradicional.

Los métodos alternativos de tratamiento pueden ayudar, pero solo si la linfadenopatía se encuentra en una etapa inicial. En el caso de una enfermedad ya iniciada, los remedios caseros serán inútiles, pero está permitido usarlos como profilaxis. Por ejemplo, el uso de propóleo puro ha demostrado su eficacia.

Esta es una de las formas más confiables para combatir la enfermedad, útil para la prevención. En la nutrición diaria, debe agregar 15 g de propóleo fresco, que debe tomarse en el mismo tamaño tres veces al día, una hora antes de una comida. El propóleos debe tomarse durante dos o tres meses. Una infusión de hongo de abedul, chaga también puede ayudar.

Todas las medidas para prevenir el desarrollo del síndrome de Budd-Chiari se reducen al hecho de que necesita comunicarse regularmente con las instituciones médicas para someterse, como medida preventiva, a los procedimientos de diagnóstico necesarios. Esto ayudará a detectar oportunamente y comenzar el tratamiento de la trombosis venosa hepática.

No existen medidas preventivas específicas de trombosis. Solo hay medidas para prevenir la recaída de la enfermedad. Estos incluyen tomar anticoagulantes anticoagulantes y someterse a exámenes cada 6 meses después de la cirugía.

Anastomosis de la vena porta

El movimiento del fluido a través de los vasos ocurre debido a la diferencia de presión. El hígado contiene constantemente al menos 1,5 litros de sangre, que se mueve a lo largo de arterias y venas grandes y pequeñas. La esencia de la regulación de la circulación sanguínea es mantener una cantidad constante de líquido y asegurar su flujo a través de los vasos.

La regulación miogénica (muscular) es posible debido a la presencia de válvulas en la pared muscular de los vasos sanguíneos. Con la contracción muscular, la luz de los vasos se estrecha y aumenta la presión del líquido. Cuando se relajan, se produce el efecto contrario. Este mecanismo juega un papel importante en la regulación de la circulación sanguínea y se utiliza para mantener una presión constante en diferentes condiciones: durante el descanso y la actividad física, en calor y frío, con presión atmosférica creciente y decreciente y en otras situaciones.

Regulación miogénica

  • venas interlobulares;
  • arterias
  • conducto biliar

Las características del suministro de sangre al hígado son que recibe sangre no solo de las arterias, como otros órganos, sino también de las venas. A pesar del hecho de que fluye más sangre a través de las venas (alrededor del 80%), el suministro de sangre arterial no es menos importante. Las arterias reciben sangre saturada de oxígeno y nutrientes.

Anatomía del vaso

El síndrome patológico es insidioso porque es difícil de detectar, pero al mismo tiempo tiene complicaciones serias en ausencia de terapia. ¿Ha realizado una ronda completa de médicos (examen médico) en los últimos 5 años?

La vena porta es responsable de recolectar sangre de los órganos del tracto gastrointestinal. El canal vascular es una conexión de las venas superior, esplénica e inferior.

La vena porta es uno de los canales vasculares más grandes del cuerpo.

Se observa la estructura compleja de la vena porta. Los médicos lo llaman un círculo adicional para limpiar la sangre de toxinas. Sin una vena porta, la sangre no tratada entraría en los círculos venoso y pulmonar, y en el sistema cardíaco.

El fenómeno es característico de quienes padecen cirrosis. Debido a la falta de un filtro, se provoca la intoxicación del cuerpo. En los órganos hay muchos canales arteriales responsables del transporte de células sanguíneas, responsables de la saturación de oxígeno y otras sustancias. El canal venoso se lleva la sangre gastada.

Una característica de la vena porta es que un vaso venoso está ubicado en la región del hígado. Las células sanguíneas entran en la vena.

Se crea un círculo del sistema circulatorio, el nivel de trabajo del cuerpo se determina a partir de su funcionamiento.

En el cuerpo de una persona sana, estos elementos no se expresan, no se les aplica carga. Con el desarrollo de un síndrome patológico, la presión sobre las anastomosis aumenta, las células sanguíneas buscan otros canales venosos.

Con un cambio en el tamaño de la vena porta, se hacen suposiciones sobre el desarrollo de la enfermedad. Se considera que los volúmenes normales son longitudes de 60 a 80 milímetros con un diámetro de aproximadamente 15 ml.

En la práctica, se destacan varias anastomosis prioritarias en el sistema del portal.

  1. Canales que conectan el tracto gástrico y el esófago.
  2. Anastomosis del recto.
  3. Canales en la parte frontal del abdomen.
  4. Anastomosis en el área del tracto digestivo y canales de la región retroperitoneal.

Con un aumento en las anastomosis del tracto gástrico y el esófago, las células sanguíneas se envían al conducto venoso del estómago. Las venas tienen colaterales a través de los cuales se envía sangre para evitar el sistema hepático.

Con el aumento de la carga, aumenta el riesgo de hemorragia. Debido a la ubicación longitudinal de los vasos en el esófago, existe la posibilidad de daños durante el consumo de alimentos o vómitos. Las hemorragias frecuentes causan cirrosis.

En caso de violación del flujo de salida de los canales venosos del recto con aumento de la presión en la vena porta, se provoca un estancamiento en la región superior del hígado. Las células sanguíneas penetran en el colon, lo que resulta en una inflamación progresiva de las hemorroides.

La conexión entre el espacio retroperitoneal y el sistema portal no es pronunciada. Los signos clínicos externos y el sangrado están ausentes.

Este síndrome patológico se caracteriza por un flujo sanguíneo lento en la vena porta. Los coágulos resultantes de células sanguíneas dificultan el transporte de líquido al sistema hepático. La hipertensión es provocada.

En la práctica médica, se distinguen los factores provocadores:

  1. Tumor maligno en los intestinos o cirrosis.
  2. Inflamación del canal venoso umbilical durante el cateterismo en un bebé.
  3. Patologías de naturaleza inflamatoria en el sistema digestivo.
  4. Lesiones resultantes del tratamiento quirúrgico.
  5. El desarrollo de problemas con la coagulación.
  6. Las enfermedades de naturaleza infecciosa pueden provocar trombosis del sistema portal.

El síndrome patológico se desarrolla en mujeres en el proceso de tener un hijo o cuando usan métodos anticonceptivos orales, siempre que se usen durante mucho tiempo.

Los signos clínicos de trombosis se consideran sensaciones dolorosas en el tracto gastrointestinal, vómitos y diarrea. Existe la posibilidad de sangrado rectal.

En el caso de la naturaleza crónica del síndrome patológico, el bazo aumenta, los canales venosos en el esófago se expanden, lo que se caracteriza por un mayor riesgo de hemorragia.

Se requiere un examen en una institución médica para la hiperhidrosis por la noche, una fuerte disminución de peso. Con un ganglio linfático agrandado, se requiere un curso de tratamiento competente.

Para hacer un diagnóstico, al paciente se le asigna una ecografía. Un coágulo de células sanguíneas se llena con una vena porta. Con la ayuda de la investigación Doppler, es posible detectar la ausencia de flujo sanguíneo en el área afectada.

La enfermedad se caracteriza por un aumento de la presión en la vena porta, se desarrolla en un contexto de trombosis y síndromes patológicos sistémicos del sistema hepático.

La hipertensión se diagnostica como resultado del bloqueo del proceso de circulación sanguínea, lo que conduce a un aumento de la presión. El bloqueo ocurre en diferentes áreas de la vena porta. Normalmente, los indicadores de presión en la vena porta son de 10 milímetros de mercurio, con un aumento de estos indicadores a 20 milímetros, se hacen suposiciones sobre el desarrollo de la hipertensión portal. Comienza el trabajo de la anastomosis.

Se destacan los factores provocativos:

  1. Diferentes tipos de hepatitis y cirrosis.
  2. Estructuras alteradas del sistema cardíaco.
  3. Trombosis del sistema portal o canal venoso del bazo.
  4. Trombosis de la vena hepática.

Los signos clínicos son una sensación de náuseas y pesadez en el lado derecho, el tono de la piel cambia a amarillo, el peso del paciente disminuye y la fatiga progresa.

Con el aumento de la presión, el bazo se vuelve más grande. Las células sanguíneas no pueden salir del canal venoso del área; Se forma líquido en el abdomen.

El diagnóstico implica una ecografía de la región abdominal. Hay un aumento en el sistema hepático y el bazo, la presencia de líquido. La dopplerometría se usa para determinar el diámetro de los canales, la velocidad de transporte de las células sanguíneas.

Inflamación

La pioflebitis implica la naturaleza inflamatoria purulenta de la lesión del sistema portal, provoca el desarrollo de trombosis, exacerbación de la apendicitis. En ausencia de terapia, comienza el proceso necrótico del tejido hepático. Termina con la muerte del paciente.

Es imposible distinguir los signos característicos, lo que complica el diagnóstico de un síndrome patológico. La pioflebitis se diagnostica después de la muerte del paciente. Gracias a los nuevos procedimientos de diagnóstico, es posible determinar el tipo de síndrome patológico.

Después de llevar a cabo los procedimientos de diagnóstico, se establece el nivel de leucocitos, por lo que se emite un veredicto sobre la presencia de un proceso inflamatorio purulento. El diagnóstico es posible después de la ecografía y la resonancia magnética.

Diagnóstico

Se prescribe un examen de ultrasonido para el diagnóstico del síndrome patológico del sistema portal. Técnica de diagnóstico barata y asequible con pocas contraindicaciones. El procedimiento no va acompañado de dolor, se permite su uso incluso para los pacientes más pequeños.

La técnica Doppler le permite determinar la naturaleza del transporte de células sanguíneas, debido a las tecnologías modernas es posible obtener una imagen tridimensional del canal vascular. En el diagnóstico, la permeabilidad del vaso juega un papel importante.

Con la hipertensión, una ecografía muestra un aumento del diámetro de los canales venosos y el hígado, y la presencia de líquido en la región abdominal. Debido al Doppler, se detecta un flujo sanguíneo lento.

Regulación miogénica

Arte para hornear. Convierte más del 30% de la lombriz hepática. Se origina en la arteria hepática común y transporta sangre fresca, saturada de oxígeno. Al ingresar al hígado, se divide en ramas izquierda y derecha. El lado derecho de la red sirve la proporción correcta, y el lado izquierdo del lado izquierdo, el cuadrado y la parte izquierda de la biblia.

Convertir el 70% de la lombriz hepática. Esta vena transmite sangre desde el tracto gastrointestinal. Las puertas de los alimentos se absorben después de la digestión de los alimentos en el intestino. Al igual que la arteria hepática, se divide en las ramas derecha e izquierda con una distribución similar de luz roja. La vena de sangre del hígado regresa al corazón a través de la vena del hígado.

Sistema amarillo

Las principales arterias del hígado.

La sangre arterial ingresa al hígado desde los vasos que se originan en la aorta abdominal. La arteria principal del órgano es la hepática. En su curso, proporciona sangre al estómago y a la vesícula biliar, y antes de ingresar a la puerta del hígado o directamente en este sitio se divide en 2 ramas:

  • la arteria hepática izquierda, que lleva sangre a los lóbulos izquierdo, cuadrado y de la cola del órgano;
  • La arteria hepática derecha, que suministra sangre al lóbulo derecho del órgano, y también emite una rama a la vesícula biliar.

El sistema arterial del hígado tiene colaterales, es decir, áreas donde los vasos vecinos se combinan a través de colaterales. Pueden ser asociaciones extrahepáticas o intraorganicas.

Las venas y arterias grandes y pequeñas participan en la circulación sanguínea del hígado.

Fuentes de sangre

La arteria (alrededor del 30%) proviene de la aorta abdominal a través de la arteria hepática. Es necesario para el funcionamiento normal del hígado, para realizar funciones complejas.

En la puerta del hígado, la arteria se divide en dos ramas: hacia la izquierda irriga el lóbulo izquierdo, hacia la derecha, hacia la derecha.

Desde la derecha, es más grande, una rama sale a la vesícula biliar. A veces, desde la arteria hepática sale una rama a una fracción cuadrada.

Venoso (alrededor del 70%) ingresa a la vena porta, que se recoge del intestino delgado, colon, recto, estómago, páncreas, bazo. Esto explica el papel biológico del hígado para los humanos: las sustancias peligrosas, los venenos, las drogas y los productos procesados ​​provienen de los intestinos para hacerlos inofensivos y descontaminados.

Venoso (alrededor del 70%) ingresa a la vena porta, que se recoge del intestino delgado, colon, recto, estómago, páncreas, bazo. Esto explica el papel biológico del hígado para los humanos: las sustancias peligrosas, los venenos, las drogas y los productos procesados ​​provienen de los intestinos para hacerlos inofensivos y descontaminados.

Funciones hepáticas en el cuerpo humano.

El hígado es la glándula más grande del cuerpo. Como regla general, hablan sobre el hígado en relación con el sistema digestivo, sin embargo, juega un papel muy importante en el mantenimiento del metabolismo y las toxinas se neutralizan en él. Tal participación del hígado en varios procesos que ocurren en el cuerpo explica la gran atención que generalmente se presta para mantener su salud.

El hígado se encuentra en la cavidad abdominal debajo del diafragma. Se encuentra en el hipocondrio derecho, sin embargo, dado que su tamaño es bastante grande (la masa de un hígado sano puede ser de hasta 1800 gramos), llega al hipocondrio izquierdo, donde está en contacto con el estómago.

Esta glándula consta de lóbulos grandes, y su tejido forma lóbulos. Un lóbulo es una colección de células hepáticas en forma de un prisma multifacético. Los lóbulos están literalmente enredados en una red de vasos y conductos biliares. Los lobulillos están separados entre sí por tejido conectivo, que en un hígado sano se desarrolla bastante mal. Las células de esta glándula están involucradas en la neutralización de las toxinas que vienen con el torrente sanguíneo, así como en la producción de bilis y la formación de otros compuestos necesarios para el cuerpo.

Las principales funciones del hígado son:

  • Metabolismo En el hígado, las proteínas se descomponen en aminoácidos, el compuesto más importante, el glucógeno, se sintetiza, en el que se procesa el exceso de glucosa y se produce el metabolismo de las grasas (el hígado a veces se llama el "depósito de grasa"). Además, las vitaminas y las hormonas se metabolizan en el hígado.
  • Desintoxicación Como mencionamos, varias toxinas y bacterias se neutralizan en el hígado, luego de lo cual sus productos de descomposición son excretados por los riñones.
  • Síntesis En esta glándula, se sintetiza la bilis, que consiste en ácidos biliares, pigmentos y colesterol. La bilis participa en la digestión de las grasas, la absorción de vitaminas y estimula la motilidad intestinal.

Por lo tanto, el metabolismo normal (metabolismo) en el cuerpo es imposible sin una función hepática adecuada. Y es por eso que es necesario saber qué factores causan enfermedades hepáticas para evitar su desarrollo. Los más peligrosos son los siguientes:

  • Abuso de alcohol
    En el hígado, se produce el principal metabolismo del etanol, el alcohol contenido en las bebidas alcohólicas. Con pequeñas cantidades de consumo de alcohol, las células del hígado logran hacer frente a su procesamiento. Cuando se excede una dosis razonable, el etanol contribuye al daño de las células hepáticas: la acumulación de grasa en ellas (hepatosis grasa o degeneración grasa), inflamación (hepatitis alcohólica) y destrucción. Al mismo tiempo, se produce una formación excesiva de tejido conectivo en el hígado (fibrosis y luego cirrosis e incluso cáncer).
    Un paciente con daño hepático alcohólico puede quejarse de debilidad, una disminución general en el tono y el apetito, y malestar digestivo. Poco a poco, estos síntomas empeoran, se les unen taquicardia, ictericia y otros. Sin embargo, muy a menudo en las primeras etapas de la enfermedad hepática alcohólica, no puede ocurrir dolor.
  • Dieta inadecuada
    La abundancia de alimentos grasos y la reducción de la actividad locomotora conducen al hecho de que el metabolismo de las grasas se altera en el cuerpo. Como resultado, la grasa comienza a acumularse en las células del hígado, provocando su degeneración (esteatosis). Esto lleva al hecho de que comienza la formación activa de radicales libres, partículas que llevan una carga eléctrica y representan un peligro para las células. Aparecen focos de inflamación y necrosis en el hígado, crece el tejido conectivo y, finalmente, se puede desarrollar cirrosis.
    La nutrición inadecuada causa enfermedades como la enfermedad grasa no alcohólica, la cirrosis y el cáncer de hígado.
  • Violación de las reglas para tomar drogas y los efectos de las sustancias tóxicas.
    La medicación no controlada conduce a una mayor carga en el hígado, porque la mayoría de las drogas se procesan en él. Se cree que el daño de los medicamentos al hígado representa hasta el 10% de todos los efectos secundarios que los medicamentos tienen en el cuerpo, y sus síntomas pueden aparecer 90 días después de la finalización de la administración. Existen otras sustancias que son toxinas peligrosas para el hígado, como los venenos industriales y vegetales.
    Las sustancias que tienen un efecto tóxico en el hígado causan la destrucción de las membranas celulares, conducen al mal funcionamiento de los hepatocitos (células hepáticas), pueden causar hepatitis e insuficiencia hepática. Los pacientes se quejan de dolor en el hígado, debilidad, malestar general; Se puede desarrollar ictericia.
  • Ataque de virus
    El efecto de los virus en el hígado es peligroso principalmente en el desarrollo de hepatitis viral. Esta es una enfermedad inflamatoria del hígado que, dependiendo del tipo de virus que la causó, puede incluso causar la muerte. A menudo la enfermedad es asintomática. A veces los pacientes se quejan de malestar, fiebre, dolor en el hipocondrio derecho, ictericia. En caso de hepatitis severa, puede comenzar la necrosis del tejido hepático.

Debido a la gran carga que recae sobre el hígado, esta glándula es bastante vulnerable: hemos enumerado solo los principales factores negativos que lo afectan, de hecho, hay mucho más. En total, hay alrededor de 50 patologías de esta glándula y, como se señaló en la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, alrededor de 30 millones de europeos padecen actualmente enfermedades crónicas.

Enumeramos nuevamente los principales tipos de cambios patológicos en el hígado:

  • hepatosis (hígado graso, esteatosis)
  • hepatitis;
  • fibrosis
  • cirrosis;
  • insuficiencia hepática
  • Cáncer y otros.

Tenga en cuenta: Según los investigadores, en Rusia alrededor del 40% de los pacientes con enfermedades hepáticas tienen factores de riesgo de daño por alcohol a este órgano.

Los trastornos del hígado pueden caracterizar síntomas no específicos (característicos de otras enfermedades), por lo tanto, no siempre es posible llegar a una conclusión inequívoca de que el paciente se enfrenta a una enfermedad hepática. Los pacientes notan problemas de salud, disminución del apetito, letargo, trastornos de las heces, resfriados frecuentes, una mayor tendencia a reacciones alérgicas, picazón en la piel, irritabilidad (las toxinas que no se neutralizan en el hígado tienen un efecto negativo en el cerebro).

Entre los signos específicos de violación se pueden identificar:

  • dolor en el hipocondrio derecho;
  • sensación de pesadez, molestias en el abdomen, náuseas;
  • Sensación de amargura en la boca.

El signo más brillante que indica la presencia de una enfermedad hepática, por supuesto, es la ictericia, un cambio en el color de la piel y las membranas mucosas. Esto se debe a la acumulación de bilirrubina en la sangre.

Dado que los síntomas de la enfermedad hepática no siempre son específicos, cuando aparecen estos síntomas, es necesario un examen. El diagnóstico precoz ayudará a su médico a recetar un tratamiento efectivo y restaurar la función hepática tanto como sea posible.

Un gastroenterólogo está involucrado en el tratamiento de patologías. Para un diagnóstico preciso, dirige al paciente a un análisis de sangre bioquímico para detectar los niveles de ALT (alanina aminotransferasa), LDH (lactato deshidrogenasa) y AST (aspartato aminotransferasa) en él. Estos indicadores permiten juzgar la presencia de inflamación en el hígado. Por el contenido de otras sustancias en la sangre: GGT (gamma-glutamiltranspeptidasa), bilirrubina, fosfatasa alcalina (fosfatasa alcalina), se puede juzgar la presencia de estancamiento de la bilis.

Además, el paciente debe pasar un análisis de orina, durante el cual se mide el contenido de bilirrubina.

En una ecografía del hígado, el médico evalúa su tamaño: en presencia de esteatosis e inflamación del hierro, aumenta y los tejidos adquieren una estructura heterogénea. La tecnología moderna de diagnóstico por ultrasonido, la elastografía, permite medir la llamada elasticidad del tejido hepático y le permite determinar el grado de fibrosis. Además de la ecografía, se pueden prescribir imágenes de resonancia magnética o tomografía computarizada para el diagnóstico.

Si el médico necesita determinar con precisión la etapa de la enfermedad (por ejemplo, cirrosis o fibrosis), se realiza una biopsia de hígado: muestreo de tejido para su examen.

Uno de los primeros pasos para mantener la salud del hígado es controlar la dieta: la presencia de una gran cantidad de alimentos grasos, alcohol, alimentos fritos y refinados afecta negativamente la salud de la glándula. Las comidas no deben ser abundantes, es mejor comer 4-5 veces al día en porciones moderadas.

Todas estas medidas son efectivas, pero no siempre suficientes. Es por eso que en algunos casos, los médicos pueden recomendar tomar medicamentos que apoyen el hígado y ayuden a restaurar las células dañadas.

Se compone de un tejido muy suave, su estructura es granular. Se encuentra en una cápsula de tejido conectivo de Glisson. En el área del portal del hígado, la cápsula glisson es más gruesa y se llama placa portal. Arriba, el hígado está cubierto con una lámina de peritoneo, que está firmemente fusionada con la cápsula del tejido conectivo. No hay una lámina visceral del peritoneo en el sitio de unión del órgano al diafragma, a la entrada de los vasos sanguíneos y a la salida del tracto biliar.

En el centro de la parte inferior del órgano están las puertas Glisson: la salida del tracto biliar y la entrada de grandes vasos. La sangre ingresa al hígado a través de la vena porta (75%) y la arteria hepática (25%). La vena porta y la arteria hepática en aproximadamente el 60% de los casos se dividen en ramas derecha e izquierda.

Los ligamentos creciente y transversal dividen el órgano en dos lóbulos de tamaño desigual: el derecho y el izquierdo. Estos son los lóbulos principales del hígado, además de ellos, también hay una cola y una cuadrada.

El hígado consiste en parénquima y estroma.

El parénquima está formado por lóbulos, que son sus unidades estructurales. En su estructura, las rodajas se parecen a prismas insertados entre sí.

El estroma es una membrana fibrosa, o cápsula glisson, hecha de tejido conectivo denso con particiones de tejido conectivo laxo que penetran el parénquima y lo dividen en lóbulos. Está perforado por nervios y vasos sanguíneos.

El hígado generalmente se divide en sistemas tubulares, segmentos y sectores (zonas). Los segmentos y sectores están separados por surcos - surcos. La división está determinada por la ramificación de la vena porta.

Los sistemas tubulares incluyen:

  • Arterias
  • El sistema del portal (ramas de la vena porta).
  • Sistema caval (venas hepáticas).
  • Tracto biliar
  • Sistema linfático

Los sistemas tubulares, además del portal y el caval, van al lado de las ramas de la vena porta paralelas entre sí y forman haces. Están unidos por nervios.

Características del sistema circulatorio del hígado.

La sangre ingresa al hígado desde la vena porta y la arteria hepática; 2/3 del volumen sanguíneo fluye a través de la vena porta y solo 1/3 a través de la arteria hepática. Sin embargo, la importancia de la arteria hepática para las funciones vitales del hígado es grande, ya que la sangre arterial es rica en oxígeno.

Suministro de sangre arterial al hígado.
llevado a cabo desde la arteria hepática común (a. hepatica communis), que es una rama de truncus coeliacus. Su longitud es de 3-4 cm, diámetro 0,5–0,8 cm. La arteria hepática directamente sobre el píloro, que no alcanza 1-2 cm del conducto biliar común, se divide en a. gastroduodenal y a.

hepatica propria. La arteria hepática propia (a. Hepatica propria) pasa hacia arriba en el ligamento hepatoduodenal, mientras que se localiza a la izquierda y algo más profunda que el colédoco y por delante de la vena porta. Su longitud varía de 0,5 a 3 cm, el diámetro es de 0,3 a 0,6 cm. La propia arteria hepática en su sección inicial cede una rama: la arteria gástrica derecha y antes de ingresar a la puerta del hígado o directamente en la puerta se divide en la rama derecha e izquierda.

Arteria hepática derecha
suministra principalmente el lóbulo derecho del hígado y le da la arteria a la vesícula biliar.

Las anastomosis arteriales del hígado se dividen en dos sistemas: extraorganico e intraorganico. El sistema extraorgánico está formado principalmente por ramas que se extienden desde a. hepatica communis, aa. gastroduodenalis y hepatica dextra. El sistema intraorganico de colaterales se forma debido a anastomosis entre las ramas de la propia arteria del hígado.

Sistema venoso del hígado
Está representado por venas que conducen y drenan la sangre. La vena aductora principal es la vena porta. La salida de sangre del hígado ocurre a través de las venas hepáticas que fluyen hacia la vena cava inferior.

Vena porta
(vena portae) se forma con mayor frecuencia a partir de dos troncos grandes: la vena esplénica (v. lienalis) y la vena mesentérica superior (v. mesenterica superior).


. Esquema de división segmentaria del hígado: A - superficie diafragmática; B - superficie visceral; B - ramas segmentarias de la vena porta (proyección sobre la superficie visceral). I - VIII - segmentos del hígado, 1 - lóbulo derecho; 2 - el lóbulo izquierdo.

Los afluentes más grandes son las venas del estómago (v. Gastrica sinistra, v. Gastrica dextra, v. Prepylorica) y la vena mesentérica inferior (v. Mesenterica inferior) (Fig. 3). La vena porta comienza con mayor frecuencia al nivel de la vértebra lumbar II detrás de la cabeza del páncreas. En algunos casos, se encuentra parcial o completamente en el grosor del parénquima de la glándula, tiene una longitud de 6 a 8 cm, un diámetro de hasta 1,2 cm y no tiene válvulas.

Vena porta
asociado con numerosas anastomosis de vena cava (anastomosis portocavales). Estas son anastomosis con venas del esófago y venas del estómago, recto, venas umbilicales y venas de la pared abdominal anterior, así como anastomosis entre las raíces de las venas del sistema portal (mesentérico superior e inferior, esplénico, etc.

Las anastomosis de Portocaval son especialmente pronunciadas en la región rectal, donde v. rectalis superior, que desemboca en v. mesenterica inferior, y vv. rectalis media e inferior relacionados con el sistema de la vena cava inferior. En la pared abdominal anterior hay una conexión pronunciada entre el portal y los sistemas cavales a través de vv.

Venas hepáticas
(vvhepaticae) son el sistema vascular abducente del hígado. En la mayoría de los casos, hay tres venas; derecha, media e izquierda, pero su número puede aumentar significativamente, llegando a 25. Las venas hepáticas fluyen hacia la vena cava inferior debajo del lugar donde pasa a través del orificio en el tendón del diafragma hacia la cavidad torácica.


. La vena porta y sus grandes ramas (según L. Schiff). P - vena porta; C - vena del estómago; IM - vena mesentérica inferior; S - vena esplénica; SM - vena mesentérica superior.

En la mayoría de los casos, la vena cava inferior pasa a través de la parte posterior del hígado y está rodeada por parénquima en todos los lados.

Puerta hemodinámica
caracterizado por una caída gradual de la presión alta en las arterias mesentéricas al nivel más bajo en las venas hepáticas. Es esencial que la sangre pase a través de dos sistemas capilares: capilares de los órganos abdominales y el lecho sinusoidal del hígado. Ambas redes capilares están interconectadas por la vena porta.

Sangre de las arterias mesentéricas a una presión de 120 mm RT. Arte. entra en la red de capilares del intestino, estómago, páncreas. La presión en los capilares de esta red es de 15 a 10 mm Hg. Arte. Desde esta red, la sangre ingresa a las vénulas y venas que forman la vena porta, donde normalmente la presión no excede los 10-5 mm Hg. Arte. Desde la vena porta, la sangre se envía a los capilares interlobulillares, desde allí ingresa al sistema de la vena hepática y pasa a la vena cava inferior. La presión en las venas hepáticas varía entre 5 mmHg. Arte. a cero.

Por lo tanto, la caída de presión en el canal del portal es de 120 mm RT. Art. El flujo sanguíneo puede aumentar o disminuir con los cambios en el gradiente de presión. GS Magnitsky (1976) enfatiza que el flujo sanguíneo portal depende no solo del gradiente de presión, sino también de la resistencia hidromecánica de los vasos del canal portal, cuyo valor está determinado por la resistencia total del primer y segundo sistema capilar .

Un cambio en la resistencia al nivel de al menos un sistema capilar conduce a un cambio en la resistencia total y un aumento o disminución del flujo sanguíneo portal. Es importante destacar que la caída de presión en la primera red capilar es de 110 mm Hg. Art., Y en el segundo, solo 10 mm RT. Arte. Por lo tanto, el sistema capilar de los órganos abdominales, que es una poderosa válvula fisiológica, juega el papel principal en el cambio del flujo sanguíneo portal.

El hígado tiene un papel importante en los procesos metabólicos que ocurren en el cuerpo. La calidad de las funciones del órgano depende de su suministro de sangre. El tejido hepático está enriquecido con sangre de una arteria, que está saturada de oxígeno y sustancias beneficiosas. Valioso líquido ingresa al parénquima desde el tronco celíaco. La sangre venosa, saturada con dióxido de carbono y proveniente del bazo y los intestinos, sale del hígado a través del vaso portal.

La anatomía del hígado incluye dos unidades estructurales llamadas lóbulos, que parecen un prisma facetado (las caras son creadas por filas de hepatocitos). Cada lóbulo tiene una red vascular desarrollada, que consiste en una vena interlobular, arteria, conducto biliar y vasos linfáticos. La estructura de cada lóbulo sugiere la presencia de 3 canales sanguíneos:

  • para la entrada de suero sanguíneo a los lobulillos;
  • para microcirculación dentro de una unidad estructural;
  • para drenar la sangre del hígado.

El 25-30% del volumen de sangre circula a través de la red arterial bajo una presión de hasta 120 mm Hg. Art., A lo largo del vaso portal - 70-75% (10-12 mm RT. Art.). En sinusoides, la presión no supera los 3-5 mm RT. Art., En las venas - 2-3 mm RT. Arte. Si se produce un aumento de la presión, se libera un exceso de sangre en las anastomosis entre los vasos. La sangre arterial después de la eliminación se envía a la red capilar y luego ingresa secuencialmente al sistema de las venas hepáticas y se acumula en el vaso hueco inferior.

La circulación sanguínea en el hígado es de 100 ml / min., Pero con vasodilatación patológica debido a su atonía, este valor puede aumentar a 5000 ml / min. (aproximadamente 3 veces).

La interdependencia de arterias y venas en el hígado determina la estabilidad del flujo sanguíneo. Con un aumento en el flujo sanguíneo en la vena porta (por ejemplo, en el contexto de la hiperemia funcional del tracto gastrointestinal durante la digestión), la tasa de avance del líquido rojo a través de la arteria disminuye. Y, por el contrario, con una disminución en la circulación sanguínea en una vena, aumenta la perfusión en la arteria.

La histología del sistema circulatorio del hígado sugiere la presencia de tales unidades estructurales:

  • vasos principales: arteria hepática (con sangre oxigenada) y vena porta (con sangre de órganos peritoneales no apareados);
  • red ramificada de vasos que fluyen entre sí a través de estructuras capilares lobulares, segmentarias, interlobulares, alrededor de lobulares, con una conexión al final en un capilar sinusoidal intralobular;
  • un vaso de descarga es una vena colectiva que contiene sangre mezclada de un capilar sinusoidal y la dirige hacia la vena submandibular;
  • vena cava, diseñada para recolectar sangre venosa procesada.

Si por alguna razón la sangre no puede moverse a velocidad normal a través de la vena porta o la arteria, se redirige a las anastomosis. Una característica de la estructura de estos elementos estructurales es la posibilidad de comunicación del sistema de suministro de sangre del hígado con otros órganos. Es cierto que en este caso, la regulación del flujo sanguíneo y la redistribución del líquido rojo se lleva a cabo sin purificación, por lo tanto, no permanece en el hígado e ingresa inmediatamente al corazón.

La vena porta tiene anastomosis con los siguientes órganos:

  • estómago;
  • la pared frontal del peritoneo a través de las venas umbilicales;
  • esófago
  • sección rectal;
  • La parte inferior del hígado a través de la vena cava.

Por lo tanto, si aparece un patrón venoso distintivo en el estómago, que se asemeja a la cabeza de una medusa, se detectan venas varicosas del esófago, sección rectal, debe argumentarse que las anastomosis funcionan en un modo mejorado, y en la vena porta hay Un fuerte exceso de presión que impide el paso de la sangre.

El 25-30% del volumen de sangre circula a través de la red arterial bajo una presión de hasta 120 mm Hg. Art., A lo largo del vaso portal - 70-75% (10-12 mm RT. Art.). En sinusoides, la presión no supera los 3-5 mm RT. Art., En las venas - 2-3 mm RT. Arte. Si se produce un aumento de la presión, se libera un exceso de sangre en las anastomosis entre los vasos. La sangre arterial después de la eliminación se envía a la red capilar y luego ingresa secuencialmente al sistema de las venas hepáticas y se acumula en el vaso hueco inferior.

Anatomía del vaso

Miogénico

El ejercicio excesivo, las fluctuaciones de presión afectan negativamente el tono del tejido hepático.

  • factores exógenos, como actividad física, descanso;
  • factores endógenos, por ejemplo, con fluctuaciones de presión, el desarrollo de diversas enfermedades.

Características de la regulación miogénica:

  • proporcionando un alto grado de autorregulación del flujo sanguíneo hepático;
  • manteniendo una presión constante en las sinusoides.

El ejercicio excesivo, las fluctuaciones de presión afectan negativamente el tono del tejido hepático.

Humoral

Los trastornos hormonales pueden afectar negativamente las funciones y la integridad del hígado.

  • Adrenalina Se produce bajo estrés y actúa sobre los receptores adrenérgicos a del vaso portal, provocando la relajación de los músculos lisos de las paredes vasculares intrahepáticas y una disminución de la presión en el torrente sanguíneo.
  • Norepinefrina y angiotensina. Igualmente afecta el sistema venoso y arterial, causando un estrechamiento de la luz de sus vasos, lo que conduce a una disminución en la cantidad de sangre que ingresa al órgano. El proceso comienza aumentando la resistencia vascular en ambos canales (venoso y arterial).
  • Acetilcolina La hormona ayuda a expandir la luz de los vasos arteriales, lo que significa que puede mejorar el suministro de sangre al órgano. Pero al mismo tiempo hay un estrechamiento de las vénulas, por lo tanto, se interrumpe la salida de sangre del hígado, lo que provoca el depósito de sangre en el parénquima hepático y un salto en la presión portal.
  • Productos de metabolismo y hormonas tisulares. Las sustancias expanden las arteriolas y constriñen las vénulas porta. Hay una disminución en la circulación venosa en un contexto de un aumento en la tasa de flujo de sangre arterial con un aumento en su volumen total.
  • Otras hormonas: tiroxina, glucocorticoides, insulina, glucagón. Las sustancias provocan un aumento de los procesos metabólicos, mientras que el flujo sanguíneo aumenta en el contexto de una disminución del flujo de entrada portal y un aumento del flujo sanguíneo arterial. Existe una teoría del efecto de la adrenalina y los metabolitos tisulares sobre estas hormonas.

El hígado es una glándula vital de la secreción externa humana. Sus funciones principales incluyen la neutralización de toxinas y su eliminación del cuerpo. En el caso de daño hepático, esta función no se realiza y las sustancias nocivas ingresan al torrente sanguíneo. Con el flujo de sangre, fluyen a través de todos los órganos y tejidos, lo que puede tener graves consecuencias.

Como no hay terminaciones nerviosas en el hígado, una persona ni siquiera sospecha durante mucho tiempo que existe alguna enfermedad en el cuerpo. En este caso, el paciente acude al médico demasiado tarde y luego el tratamiento ya no tiene sentido. Por lo tanto, debe controlar cuidadosamente su estilo de vida y someterse regularmente a exámenes preventivos.

La vena porta (BB, vena portal) es uno de los troncos vasculares más grandes del cuerpo humano. Sin ella, el funcionamiento normal del sistema digestivo y la desintoxicación sanguínea adecuada son imposibles. La patología de este vaso no pasa desapercibida, causando graves consecuencias.

El sistema de la vena porta portal del hígado recolecta sangre del abdomen. El vaso se forma conectando las venas mesentéricas y esplénicas superiores e inferiores. En algunas personas, la vena mesentérica inferior fluye hacia la vena esplénica, y luego la conexión de las venas mesentéricas y esplénicas superiores forma el tronco del explosivo.

Los trastornos hormonales pueden afectar negativamente las funciones y la integridad del hígado.

  • Adrenalina Se produce bajo estrés y actúa sobre los receptores adrenérgicos a del vaso portal, provocando la relajación de los músculos lisos de las paredes vasculares intrahepáticas y una disminución de la presión en el torrente sanguíneo.
  • Norepinefrina y angiotensina. Igualmente afecta el sistema venoso y arterial, causando un estrechamiento de la luz de sus vasos, lo que conduce a una disminución en la cantidad de sangre que ingresa al órgano. El proceso comienza aumentando la resistencia vascular en ambos canales (venoso y arterial).
  • Acetilcolina La hormona ayuda a expandir la luz de los vasos arteriales, lo que significa que puede mejorar el suministro de sangre al órgano. Pero al mismo tiempo hay un estrechamiento de las vénulas, por lo tanto, se interrumpe la salida de sangre del hígado, lo que provoca el depósito de sangre en el parénquima hepático y un salto en la presión portal.
  • Productos de metabolismo y hormonas tisulares. Las sustancias expanden las arteriolas y constriñen las vénulas porta. Hay una disminución en la circulación venosa en un contexto de un aumento en la tasa de flujo de sangre arterial con un aumento en su volumen total.
  • Otras hormonas: tiroxina, glucocorticoides, insulina, glucagón. Las sustancias provocan un aumento de los procesos metabólicos, mientras que el flujo sanguíneo aumenta en el contexto de una disminución del flujo de entrada portal y un aumento del flujo sanguíneo arterial. Existe una teoría del efecto de la adrenalina y los metabolitos tisulares sobre estas hormonas.

Síndrome de hipertensión portal

Por el momento, responde las preguntas: A. Olesya Valeryevna, candidato de ciencias médicas, profesor de una universidad médica.

La arteria hepática es una rama.
tronco celíaco Ella sube
el borde del páncreas a la inicial
el duodeno
luego sube entre las hojas
caja de relleno pequeña, ubicada en frente
desde la vena porta y medial a la general
conducto biliar, y a las puertas del hígado
dividido en ramas derecha e izquierda.

Ella
las ramas son también la gástrica correcta
y arteria gastroduodenal. A menudo
Hay ramas adicionales.
Anatomía topográfica cuidadosamente
estudiado en donante de hígado. En caso de traumatismo abdominal o cateterismo
arteria hepática posiblemente ella
paquete Embolización hepática
las arterias a veces conducen al desarrollo
colecistitis gangrenosa
.

Raramente diagnosticada en la vida
el paciente descripción clínica
Las fotos son pocas. Manifestaciones clínicas
asociado con una enfermedad de fondo
por ejemplo con endocarditis bacteriana,
periarteritis nodosa, o determinada
la severidad de la operación
cavidad abdominal superior.
Dolor epigástrico a la derecha.
ocurre repentinamente y se acompaña
shock e hipotensión.

Se celebra
dolor a la palpación de la derecha
cuadrante superior del abdomen y borde
El hígado La ictericia está creciendo rápidamente. Por lo general
leucocitosis, fiebre,
y un análisis de sangre bioquímico
-signos del síndrome citolítico.
El tiempo de protrombina aumenta bruscamente,
aparece sangrado

Hepático
arteriografía
Con su ayuda
obstrucción hepática puede ser detectada
arterias En portal y subcapsular
las áreas se desarrollan intrahepáticas
colaterales Colaterales extrahepáticas
con cuerpos vecinos se forman en
aparato ligamentoso del hígado [].

Los infartos son generalmente redondeados o
ovalado, ocasionalmente en forma de cuña,
ubicado en el centro del cuerpo. En
período temprano salen a la luz como
focos hipoecoicos con ultrasonido
investigación (ultrasonido) o difusa
áreas delimitadas de baja
densidad en tomogramas computados,
no cambia en la introducción
medio de contraste

Ataques cardíacos posteriores
parecerse a los bolsillos de drenaje con claro
las fronteras Resonancia magnética
La tomografía (MRI) le permite identificar
ataques al corazón como áreas de baja
intensidad de señal en T
Imágenes ponderadas 1 y con
alta intensidad en T2-ponderado
imágenes.
un infarto grande es posible
formación de un "pequeño charco" de bilis, a veces
que contiene gas

Tratamiento
debe estar dirigido a eliminar
Causas del daño. Para la profilaxis
infección secundaria con hipoxia
el hígado usa antibióticos. Principal
el objetivo es tratar el agudo
insuficiencia de células hepáticas
En caso de lesión arterial, aplicar
embolización percutánea

Daño a la arteria hepática con
trasplante de hígado

En caso de daño a los conductos biliares.
debido a la isquemia hablar de isquemia
colangitis
¿Es él?
se desarrolla en pacientes sometidos
trasplante de hígado con trombosis
o estenosis de la arteria hepática o
oclusión de las arterias casi ductales | 8 [.
El diagnóstico es difícil porque
foto de muestra de biopsia
puede indicar obstrucción
tracto biliar sin signos de isquemia.

Después del trasplante de hígado, trombosis.
arteria hepática detectada con
utilizando arteriografía. Doppler
la investigación no siempre revela
cambios, además de la evaluación correcta
sus resultados son difíciles [b].
Alta confiabilidad mostrada
CT en espiral.

Aneurismas de la arteria hepática

Se producen aneurismas de la arteria hepática.
raramente y constituyen un quinto de todos
aneurisma de los vasos viscerales. Ellos son
puede ser una complicación bacteriana
endocarditis, periarteritis nudosa
o arteriosclerosis. Entre las razones
el papel del daño mecánico aumenta
por ejemplo, debido al tráfico
incidentes o intervenciones médicas,
como la cirugía del tracto biliar,
biopsia hepática e invasiva
Estudios de rayos X

Aneurismas falsos ocurren en pacientes
con pancreatitis crónica y
formación de seudoquistes
La hemobilia a menudo se asocia con falsa
aneurismas Los aneurismas son
congénita, intra y extrahepática,
de cabeza de alfiler a
toronja Los aneurismas se detectan con
angiografía o detectar accidentalmente
durante la cirugía o
con autopsia

Clínico
Eventos
variada Solo
en un tercio de los pacientes hay un clásico
tríada: ictericia | 24 |, dolor abdominal y
hemobilia Los síntomas comunes son
dolor de estomago período desde su aparición
antes de que la ruptura del aneurisma pueda alcanzar
5 meses

En 60-80% de pacientes con una causa
sucede la primera visita a un médico
ruptura de un vaso modificado con caducidad
sangre en la cavidad abdominal, tracto biliar
o tracto gastrointestinal y desarrollo
hemoperitoneo, hemobilia o sangre
vómitos

El ultrasonido le permite poner un preliminar
diagnóstico;
se confirma por hepática
arteriografía y tomografía computarizada con contraste
(Ver Figura 11-2). Pulso
El ultrasonido Doppler revela
turbulencia del flujo sanguíneo en el aneurisma
.

Tratamiento
RџSЂRё
se utilizan aneurismas intrahepáticos
embolización de vasos bajo control
angiografía (ver Fig. 11-3 y 11-4). En pacientes con aneurismas.
arteria hepática común necesaria
intervención quirúrgica En donde
la arteria está vendada arriba y abajo del sitio
aneurismas

Fístula arteriovenosa hepática

Causas comunes de arteriovenosa
las fístulas son traumatismos abdominales cerrados,
biopsia de hígado o tumor, generalmente
cáncer primario de hígado En pacientes con
hemorragia hereditaria
telangiectasia (enfermedad
Randu-Weber-Osler) descubrir
múltiples fístulas que pueden
conducir al corazón congestivo
insuficiencia

Con grandes tamaños de fístula, puede
escucha el ruido arriba a la derecha superior
cuadrante del abdomen. Hepática
la arteriografía le permite confirmar
diagnóstico Como medida terapéutica
usualmente usa embolización
espuma de gelatina.

En pacientes con escleroterapia.
con la ayuda de preparaciones farmacéuticas y la sonda Sengstaken-Blakemore no tuvo éxito, se puede recurrir a la aplicación de una anastomosis portocava. La anastomosis portocava de extremo a lado es muy efectiva para detener el sangrado de las venas varicosas del esófago, ya que causa una buena descompresión del sistema de la vena porta y. parcialmente senos paranasales.

Paciente
, que muestra la aplicación urgente de la anastomosis portocava, debe estar en una condición satisfactoria para tolerar esta intervención, ya que se acompaña de una alta mortalidad. Sin embargo, como se mostró durante la escleroterapia, la mortalidad entre los pacientes del grupo C (según la clasificación de Child-Pugh) es aproximadamente igual a la mortalidad cuando se aplica una anastomosis portocava.

Bypass Portocaval
“Side by side” está indicado para el sangrado incesante de las venas varicosas del esófago, combinado con ascitis severa y síndrome de Budd-Chiari.

Derivación N-mesocaval
en el que se inserta una prótesis Gore-Tech entre el portal y la vena cava inferior con un diámetro de 10-12 mm y una longitud de 4 cm. En caso de trombosis de la vena porta, está indicado el injerto de derivación entre la vena mesentérica superior y la vena cava. Esta derivación es indudablemente menos efectiva que la derivación portocava directa, además, la trombosis se desarrolla en aproximadamente el 30% de los casos. Durante el sangrado de las venas varicosas, no se puede realizar un bypass esplenorenal distal.

En pacientes con cirrosis.
, una vez que tiene sangrado, en el 70% de los casos hay una probabilidad de recaída, lo que conduce a un aumento significativo de la mortalidad (hasta 50-70%). Para el tratamiento de pacientes con hipertensión portal que tuvieron una o más hemorragias, la escleroterapia endoscópica de los ganglios varicosos esofágicos es la más adecuada.

Esta técnica da buenos resultados con menos complicaciones y efectos residuales que la derivación. Si la escleroterapia no es efectiva, se aplica una anastomosis esplenorenal distal según Dean Warren. La anastomosis distal y esplenorenal cambia la circulación sanguínea del esófago, el estómago y el bazo en la dirección de la vena renal izquierda, manteniendo intacto el flujo sanguíneo portal.

Esta operación con menos frecuencia conduce al desarrollo de encefalopatía hepática. Sin embargo, se demostró que con el tiempo, debido al desarrollo de colaterales, los resultados se vuelven similares a los de la aplicación de una anastomosis portocaval. Por esta razón, en la actualidad se considera necesario aislar toda la vena esplénica a las puertas del bazo para vendar la mayoría de las venas tractoras. Sin duda, esto aumenta la duración de la operación, pero ralentiza la aparición de colaterales.

No realizar cirugía
Warren pacientes con ascitis, ya que tiende a aumentar la ascitis existente o incluso causarla.

La posibilidad de trasplante de hígado.
debe considerarse solo en pacientes jóvenes con cirrosis severa complicada por sangrado de venas varicosas del esófago. Por lo tanto, no es aconsejable que tales pacientes realicen una cirugía de derivación portocaval u otras intervenciones quirúrgicas en las puertas del hígado: esto puede interferir con el trasplante y, a veces, incluso hacer que sea imposible.

Diagnóstico de bloqueo de los vasos del hígado.

La trombosis de la vena hepática se llama enfermedad hepática. Causa una violación de la circulación sanguínea interna y la formación de coágulos de sangre que bloquean la salida de sangre del órgano. La medicina oficial también llama a este síndrome Budd-Chiari.

El estrechamiento parcial o completo de los espacios de los vasos sanguíneos resultantes de un trombo es característico de la trombosis de la vena hepática. La mayoría de las veces ocurre en aquellos lugares donde se encuentra la boca de los vasos del hígado y fluyen hacia la vena cava.

Si hay algún obstáculo para la salida de sangre en el hígado, la presión en los vasos sanguíneos aumenta y las venas hepáticas se expanden. Aunque los vasos son muy elásticos, una presión demasiado alta puede provocar la ruptura, lo que resulta en una hemorragia interna con un posible desenlace fatal.

La cuestión del origen de la trombosis de la vena hepática no se ha cerrado hasta ahora. Los expertos en este asunto se dividieron en dos campos. Algunos consideran que la trombosis de la vena hepática es una enfermedad independiente, mientras que otros afirman que es un proceso patológico secundario causado por una complicación de la enfermedad subyacente.

El primer caso es la trombosis, que surgió por primera vez, es decir, estamos hablando de la enfermedad de Badda-Chiari. El segundo caso incluye el síndrome de Budd-Chiari, que se manifestó debido a una complicación de la enfermedad primaria, que se considera la principal.

Debido a la complejidad en la división de medidas para el diagnóstico de estos procesos, es habitual llamar a los trastornos de la circulación sanguínea del hígado no una enfermedad, sino un síndrome.

Svetlana Borszavich

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic