Vasculitis hemorrágica en adultos diagnóstico y tratamiento de síntomas

Las causas de la vasculitis no se han estudiado en detalle, pero existe una suposición que provoca la patología de los vasos pequeños:

  • infecciones virales y bacterianas (gripe, infecciones virales respiratorias agudas, amigdalitis, sinusitis, sarampión, amigdalitis, varicela, tifus, enfermedad estreptocócica);
  • daño mecánico a la piel y vasos sanguíneos;
  • influencia excesiva de la radiación solar;
  • reacciones alérgicas a medicamentos;
  • vacunas y vacunas de rutina;
  • alergias a los alimentos;
  • envenenamiento
  • invasiones helmínticas;
  • hipotermia
  • alergias a picaduras de insectos;
  • neoplasmas malignos y benignos;
  • el embarazo;
  • enfermedades endocrinas;
  • predisposición genética en la familia.

Las causas de la vasculitis hemorrágica son una disminución de la elasticidad de los vasos sanguíneos, como resultado de lo cual se forman huecos, coágulos de sangre y hematomas. La enfermedad puede desarrollarse en función de los cambios relacionados con la edad y con una inmunidad reducida. Esto es comprensible, porque un organismo con defensas debilitadas es más susceptible a diversas infecciones y enfermedades inflamatorias.

¿Por qué hay una enfermedad que también se llama enfermedad de Shenlein-Genoch y capilarotoxicosis? El mecanismo de desarrollo de la vasculitis es bastante simple: se produce un proceso inflamatorio aséptico en los capilares causado por el efecto dañino de los complejos inmunes de los anticuerpos. La enfermedad de Shenlein-Genoch se manifiesta por hemorragias, un mal funcionamiento en los procesos de coagulación intravascular y una violación de la circulación sanguínea en las arterias pequeñas.

Las causas de la vasculitis hemorrágica en pacientes de cualquier edad se dividen condicionalmente en varias categorías:

  • complicaciones después de una enfermedad (infección viral respiratoria, varicela, herpes, escarlatina) causada por microflora y parásitos patógenos;
  • reacciones alérgicas;
  • hipotermia
  • intolerancia a la vacuna;
  • predisposición hereditaria

El factor principal en la aparición de vasculitis hemorrágica es la formación de complejos inmunes que consisten en anticuerpos. Estas formaciones se depositan en la superficie interna de las paredes arteriales, lo que causa daño microscópico a los vasos sanguíneos y, como resultado, proporciona condiciones para el desarrollo de inflamación aséptica postraumática.

En consecuencia, con la inflamación del tejido vascular, su elasticidad disminuye notablemente, como resultado de lo cual las paredes se vuelven permeables y aparecen huecos. Este estado de arterias y capilares conduce a depósitos de fibrina y a la formación de coágulos de sangre. Lo anterior explica la aparición de síntomas de vasculitis: hematomas provocados por microtrombosis de los vasos sanguíneos.

Las causas de la enfermedad en la actualidad siguen siendo controvertidas. Se cree que el desarrollo de este proceso requiere un cierto estado del sistema de defensa del cuerpo, es decir, una persona debe ser propensa a reacciones alérgicas. Tras la acción de determinados factores, el sistema inmunitario provoca la formación de determinados inmunocomplejos que circulan en el torrente sanguíneo y se depositan en los vasos cutáneos y órganos internos.

Las principales causas de la enfermedad incluyen:

  • los agentes infecciosos son principalmente virus (herpes, influenza, infección respiratoria), bacterias (micoplasmas y estreptococos, el agente causante de tuberculosis y estafilococos), infección parasitaria (helmintos, tricomonas);
  • vacunación y administración de sueros;
  • tomando ciertos medicamentos (barbitúricos, estreptomicina, penicilina y otros);
  • picaduras de insectos;
  • enfermedad de quemaduras;
  • alergia alimentaria
  • hipotermia

Los factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad incluyen:

  • edad avanzada
  • el embarazo;
  • infecciones frecuentes
  • tendencia a las reacciones atópicas;
  • lesiones.

Las causas de la enfermedad no están exactamente establecidas. Se considera autoinmune. Sin embargo, se reveló una conexión con los factores de activación de los procesos patológicos. Estos incluyen:

  • enfermedades infecciosas virales y bacterianas transferidas, de particular importancia es la inflamación aguda y crónica en el tracto respiratorio superior (influenza, SARS, amigdalitis, sinusitis), sarampión, amigdalitis frecuente, varicela, tifus, tifus, enfermedades estreptocócicas;
  • lesiones traumáticas de la piel y los vasos sanguíneos;
  • el efecto del aumento de dosis de radiación solar (con bronceado prolongado), fluctuaciones de temperatura, radiación;
  • reacciones alérgicas a las drogas (a menudo antibióticos, sedantes y antihipertensivos);
  • vacunas durante la vacunación de rutina; uso profiláctico de inmunoglobulinas;
  • alergias a los alimentos;
  • envenenamiento doméstico y ocupacional, infección por toxico;
  • en niños - infestaciones helmínticas;
  • reacción a una picadura de insecto;
  • reestructuración del cuerpo en tumores malignos y benignos;
  • cambios en las mujeres durante el embarazo;
  • trastornos metabólicos en enfermedades endocrinas (diabetes mellitus);
  • predisposición genética en la familia.

La vasculitis hemorrágica en adultos se desarrolla con mayor frecuencia en la vejez, con inmunidad débil y deteriorada.

gemor vaskulit 2 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

La trombosis renal conduce a múltiples ataques cardíacos, hemorragias, pérdida de la función del órgano.

Variedades

Hoy, los médicos conocen varias formas de vasculitis hemorrágica. Dependiendo del cuadro clínico, la dolencia ocurre:

  • piel;
  • articular
  • abdominal, es decir, que se desarrolla en la cavidad abdominal;
  • renal
  • integrar bien.

La enfermedad puede ocurrir simultáneamente en varias formas. Entre las combinaciones más comunes, la vasculitis cutáneo-articular es la más común. Los especialistas también llaman a este formulario simple. Dependiendo de la gravedad de la patología, se le asigna el grado de actividad pequeña, media y alta. Otra tipología de vasculitis hemorrágica se construye de acuerdo con la naturaleza del curso de la enfermedad. Entonces, la capillarotoxicosis puede ser:

  • a la velocidad del rayo (se desarrolla literalmente en cuestión de días);
  • agudo (la duración de la enfermedad generalmente no supera los 30-40 días);
  • prolongado (con fugas durante 2 meses);
  • recurrente (los síntomas de la enfermedad se repiten varias veces durante 3-4 años);
  • crónica (el cuadro clínico permanece sin cambios durante 1,5-2 años, las remisiones se alternan con exacerbaciones frecuentes o raras).

El mecanismo del daño vascular.

La gravedad del curso se caracteriza por vasculitis hemorrágica en adultos, que se acompaña de daño a los vasos del tracto gastrointestinal. A menudo, la aparición de dolor abdominal está por delante de la erupción hemorrágica. Las sensaciones desagradables surgen cuando los capilares pequeños se rompen en las paredes del intestino y, por lo tanto, son calambres agudos. Los pacientes, al describir la incomodidad, notan que ocurre principalmente en el umbilical, ilíaco derecho e hipocondrio.

El síndrome de dolor con vasculitis hemorrágica se asemeja al cuadro clínico causado por apendicitis, perforación de úlcera u obstrucción intestinal. El dolor puede durar de 3 a 10 días. A menudo, la enfermedad ocurre con náuseas y vómitos, en los que hay moco e impurezas con sangre. Por cierto, la sangre en las heces con una forma abdominal de vasculitis es un síntoma muy común. En casos severos, se desarrolla sangrado intestinal, lo que resulta en una fuerte caída de la presión arterial y el colapso.

El factor principal en la derrota de la vasculitis hemorrágica son los complejos especiales formados a partir de células inmunes. Se llaman anafilotoxinas por sus habilidades destructivas. En condiciones normales, se rompen. En una persona enferma, los complejos se acumulan y se convierten en antígenos.

La deposición en la pared interna de los vasos sanguíneos con un cambio en la permeabilidad causa una violación de la circulación sanguínea:

  • las plaquetas se activan;
  • el contenido plasmático de antitrombina específica disminuye;
  • El proceso de fibrinólisis está bloqueado.

Como resultado, se forma una masa de microtrombos en pequeños vasos en el contexto de inflamación alérgica y coagulación sanguínea reducida.

Causas y mecanismo de desarrollo.

Hablando de las manifestaciones clínicas de la patología vascular descrita, vale la pena señalar que los mismos síntomas de vasculitis hemorrágica se observan en adultos y niños. Al mismo tiempo, las características del curso de la enfermedad pueden variar según la edad. En su mayoría, la enfermedad se manifiesta por erupciones manchadas en la epidermis. Se llaman erupción cutánea hemorrágica.

En la forma articular de vasculitis, los pacientes se quejan de dolor en las articulaciones del tobillo. Este síntoma ocurre en siete de cada diez casos. Con la forma abdominal de enfermedad hemorrágica, su manifestación inevitable es un dolor sordo y doloroso en el abdomen.

En la vasculitis hemorrágica complicada, los vasos de los órganos internos, incluidos los riñones, los pulmones y el cerebro, a menudo se ven afectados en los adultos. El pronóstico más favorable se da a los pacientes en quienes la enfermedad se desarrolla solo con manifestaciones superficiales en forma de erupción hemorrágica.

Considere las etapas y los primeros síntomas de la vasculitis hemorrágica. Con el tipo de piel, en primer lugar, comenzando desde la espinilla hasta el pie del pie, aparecen erupciones de un tono rojizo, luego se pueden activar hasta la región glútea, cuando se presionan, las manchas no desaparecen, en contraste con La reacción alérgica habitual.

Con un curso leve de la enfermedad, la temperatura no aumenta, las erupciones cubren pequeñas áreas de la piel. La enfermedad puede expresarse de manera más agresiva, al principio habrá malestar general, dolor de cabeza, malestar estomacal y fiebre de hasta 38 ° C, y una gran parte del cuerpo estará cubierta de sarpullido.

Como cualquier enfermedad, la vasculitis hemorroidal tiene una serie de síntomas por los cuales un médico puede diagnosticar una afección patológica. Entre los signos de la patología, se observan varios síndromes que contienen manifestaciones visibles de la enfermedad:

  1. El síndrome de la piel se desarrolla en forma de pequeñas hemorragias que se elevan ligeramente por encima de la piel. El diámetro de la erupción varía: 3-10 mm. La ubicación de las hemorragias puede ser diferente: cerca de las articulaciones, especialmente las extremidades inferiores, en las manos y los pies, las caderas, las nalgas y en el tronco. Si la erupción se desarrolla en la parte superior del cuerpo, esto no es típico. Las erupciones no causan molestias importantes de carácter fisiológico, aunque en casos raros pueden ir acompañadas de picazón. Una vez que desaparecen los hematomas, se puede desarrollar pigmentación en su lugar, un oscurecimiento significativo de ciertas áreas de la piel. A pesar de la gran cantidad de síntomas visibles, la vasculitis hemorrágica en adultos no causa hemorragia bucal ni hemorragia nasal, como creen erróneamente la mayoría de los pacientes.
  2. El síndrome articular se manifiesta en forma de sensaciones dolorosas características en las articulaciones, que afectan principalmente a las extremidades inferiores. A menudo hay una hinchazón y decoloración de la piel circundante a rojo y azul. El síndrome articular es de naturaleza a corto plazo y, por regla general, no dura más de una semana, no se observan deformaciones visibles de la articulación debido a vasculitis.
  3. 3. El síndrome abdominal se manifiesta en forma de sensaciones dolorosas de intensidad insignificante en el abdomen. En casos raros, el dolor puede ser paroxístico. La ubicación puede ser diferente, pero la mayoría de las veces ocurre alrededor del ombligo. Debido a los ataques constantes, el paciente puede cambiar externamente: su piel adquiere un tono pálido, sus ojos se hunden, sus rasgos faciales se agudizan. A menudo, con la vasculitis hemorrágica, los síntomas aparecen en forma de vómitos y heces blandas con partículas de sangre. Las causas de tales problemas radican en numerosas hemorragias en el intestino y en la cavidad abdominal. El dolor en el abdomen desaparece después de aproximadamente 3 días después de que el paciente comienza a tratar la vasculitis hemorrágica.
  4. El síndrome renal se desarrolla cuando pequeños préstamos en el riñón se inflaman. Esto puede ocurrir en la mezcla de sangre en la orina y las heces, hinchazón de la cara, fuertes aumentos en la presión arterial.
  5. El síndrome anémico consiste en la debilidad general del cuerpo, una disminución en el nivel de hemoglobina, mareos, desmayos, ruido en los oídos, falta de aliento y moscas parpadeantes ante los ojos.
  6. Se pueden desarrollar otros síndromes si las causas de la vasculitis radican en el daño al cerebro, el músculo cardíaco o los pulmones.

En niños y en pacientes mayores, existen ciertas diferencias en el desarrollo de la enfermedad. En un adulto, la enfermedad comienza a un ritmo más relajado, sin síntomas pronunciados, náuseas y vómitos, lo cual es típico de una forma infantil de la enfermedad. Si se ven afectados pequeños vasos en los riñones, en el 53% de los casos, la insuficiencia renal se manifestará sobre la base de la vasculitis.

Dado que la vasculitis puede ocurrir de diferentes maneras, las consecuencias de la enfermedad diferirán entre sí. Si una persona no comienza a eliminar a tiempo los síntomas anteriores, aparecerán complicaciones:

  • obstrucción intestinal;
  • perforación de úlceras estomacales e intestinales;
  • pancreatitis
  • trombosis y ataques cardíacos en órganos internos;
  • peritonitis;
  • anemia poshemorrágica;
  • hemorragia pulmonar;
  • Síndrome DIC con trombocitopenia;
  • trastornos cerebrales;
  • neuritis

Para evitar un tratamiento prolongado y posibles consecuencias, es mucho más razonable buscar ayuda de un médico calificado en las primeras "llamadas" alarmantes del cuerpo. Cualquier patología es más fácil de prevenir que curar, este momento confirma una vez más la conveniencia de una visita anual a un médico con fines preventivos.

Manchas en la piel con vasculitis.

Como ya se señaló, con cualquier forma de esta enfermedad, se observan hematomas en la piel. La derrota de la epidermis es la manifestación principal de la vasculitis hemorrágica. Ocurre en absolutamente todos los pacientes, independientemente de la manifestación de síntomas adicionales. Las erupciones cutáneas pueden ocurrir tanto al principio, en las primeras etapas de la enfermedad, como después de un tiempo, a medida que avanza la patología.

Lo más característico es la aparición de púrpura: hemorragias de pequeñas manchas, palpación palpable. Tal erupción es simétrica, consta de pequeños nódulos (de 1 a 3 mm). Primero, las erupciones afectan los pies y la parte inferior de las piernas, pero luego se extienden por toda la extremidad. Además de la púrpura, pueden aparecer otros elementos (vesículas, enrojecimiento con descamación, y en casos severos incluso áreas necróticas de la capa superior de la epidermis).

Clasificación clínica

Dependiendo del cuadro clínico, se distinguen las siguientes formas de la enfermedad:

  • piel o forma simple;
  • forma articular cutánea;
  • forma renal
  • abdominal (manifestaciones del abdomen);
  • forma combinada o mixta.

Dependiendo del curso de la enfermedad, hay:

  • agudo (el proceso disminuye en el transcurso de un mes);
  • subagudo (la enfermedad dura hasta 3 meses);
  • curso prolongado (la enfermedad dura hasta seis meses);
  • curso recurrente (durante varios años consecutivos, los síntomas de vasculitis hemorrágica regresan 3-4 veces o más);
  • curso crónico (el cuadro clínico persiste durante un año y medio o más con exacerbaciones periódicas del proceso);
  • curso fulminante (generalmente se encuentra en niños menores de 5 años y dura varios días).

Los médicos distinguen las siguientes formas de la enfermedad:

  • simple o cutáneo: todo el proceso se limita a manifestaciones cutáneas;
  • cutáneo-articular: además de las erupciones cutáneas características, hay signos de inflamación de las articulaciones;
  • abdominal cutáneo: en el contexto de los cambios en la piel, se manifiestan síntomas de función alterada del estómago y los intestinos;
  • renal: es raro, se acompaña de daño en los vasos renales con alteración de la filtración y excreción de orina;
  • mixto (combinado): hay una sintomatología cambiante de diferentes formas.

Según el tipo de enfermedad, hay:

  • forma fulminante: caracterizada por un curso rápido, dura varios días, ocurre en niños menores de 5 años;
  • aguda: la enfermedad tiene un inicio repentino y dura hasta 30 días;
  • subagudo: dura hasta tres meses;
  • prolongado: las manifestaciones clínicas duran seis meses;
  • recurrente: caracterizado por una recurrencia de síntomas al menos cuatro veces en los próximos años;
  • crónico: el cuadro clínico de la enfermedad dura varios años con exacerbaciones periódicas.

Hay 3 grados de calificación: según el cuadro clínico, el curso y el grado de la enfermedad.

La vasculitis se subdivide según el curso clínico en tipos cutáneos, renales, articulares, abdominales o mixtos:

  • La opción más común es el tipo de piel.
  • El tipo de articulación cubre tanto la piel de una persona como sus articulaciones, se hinchan y duelen mucho.
  • El tipo renal se manifiesta por el proceso inflamatorio de los riñones, que pasa al síndrome nefrótico.
  • El tipo abdominal incluye daño intestinal.

El curso de la enfermedad es: rápido (dentro de 2-3 días), agudo (hasta un mes), prolongado (hasta 3 meses), crónico (en curso de forma continua).

Se observa que el grado de vasculitis hemorrágica es pequeño, mediano y alto.

La ciencia moderna ya ha estudiado esta enfermedad bastante bien, incluso hay una cierta clasificación de los procesos inflamatorios en los vasos sanguíneos. La vasculitis hemorrágica puede diferir en la naturaleza de su curso:

  • fulminante: se desarrolla en unos pocos días;
  • agudo: la duración es de al menos 30-40 días;
  • prolongado: se desarrolla durante 2 meses o más;
  • recurrente: la reinfección ocurre 3-4 veces al año;
  • Vasculitis crónica: los síntomas de la enfermedad persisten durante más de 2 años, mientras que su exacerbación puede ser cíclica.

La tasa de desarrollo de la enfermedad depende directamente del contenido de varias proteínas en el plasma sanguíneo, el nivel de complejos inmunes circulantes, etc.

Dolor en las articulaciones

El setenta por ciento de los casos muestran la gravedad de los síntomas de vasculitis, como el dolor en las articulaciones. Este síntoma a menudo aparece junto con erupciones en las primeras semanas de la enfermedad. Los cambios en las superficies articulares y los departamentos internos pueden ir acompañados de sensaciones dolorosas menores y cortas, pero no se excluye una lesión más amplia, en la que no solo se ven afectadas articulaciones grandes (tobillo y rodilla), sino también articulaciones de los dedos de los pies.

Síntomas generales y cutáneos.

Los síntomas de vasculitis hemorrágica generalmente aparecen repentinamente sin una etapa prodrómica. El crecimiento de la clínica ocurre en unas pocas semanas. En la mayoría de los casos (especialmente en adultos), la fiebre aumenta o se mantiene la condición subfebril. Los pacientes se sienten mal, débiles, dolor de cabeza. Estos son los signos iniciales de intoxicación. El diagnóstico aún no está claro, ya que muchas enfermedades.

Un síntoma más típico es una erupción cutánea variada en el cuerpo. Puede aparecer en la parte posterior de los pies, glúteos, piernas. Menos a menudo en el estómago, los brazos, la espalda. Suele ser simétrico.

Para la vasculitis hemorrágica, las manifestaciones cutáneas en la cara, el cuello, las palmas y la planta de los pies no son características. Este síntoma se tiene en cuenta en el diagnóstico diferencial.

Según la descripción, los elementos de la erupción son diferentes:

  • pequeñas ampollas rojas brillantes;
  • pápulas palideciendo por la presión;
  • es posible la ubicación de pápulas rojas en la membrana mucosa de la boca y la faringe;
  • nódulos morados;
  • Pequeños moretones.

El diámetro de los elementos pequeños de la erupción alcanza 1 cm. Duran hasta cuatro días, luego palidecen y desaparecen. Se debe esperar la próxima ola de manifestaciones cutáneas después de 7-10 días.

Las manifestaciones iniciales a menudo se ven como una pequeña erupción petequial, localizada en las piernas y las piernas.

gemor vaskulit 4 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

Poco a poco, las erupciones llegan a las caderas y las nalgas.

Con mucha menos frecuencia, las manos, la espalda y el estómago están involucrados en el proceso. Al mismo tiempo, los pacientes experimentan picazón severa en la zona de erupción, en la superficie de la cabeza cubierta de pelo, alrededor de los ojos.

En el examen, se observa hinchazón de los labios, los párpados y el perineo. El área de la erupción es dolorosa cuando se toca. Después de la desaparición de las manchas, quedan manchas de edad, durante la recaída dan descamación.

Entre los síntomas de la vasculitis hemorrágica, es importante resaltar el daño a los órganos internos y las articulaciones.

Aparecen los signos clásicos de artritis:

  • dolor de movimientos;
  • hinchazón;
  • rojez.

El síndrome articular puede desarrollarse simultáneamente con erupciones cutáneas o manifestarse gradualmente en el 70% de los pacientes, volviéndose más pronunciado con cada exacerbación. Para pacientes adultos, es más característico, en ¼ pacientes precede a las erupciones cutáneas, y los dolores son de naturaleza migratoria.

Según la intensidad del dolor, las opciones son posibles: desde molestias moderadas durante los movimientos hasta inflamación severa, seguido de un cambio en la forma debido a la hinchazón severa. No se presentan deformidades articulares ni trastornos motores persistentes. El dolor dura varias horas.

Desde los órganos digestivos se observan:

  • dolores abdominales a corto plazo calambres en la naturaleza (cólico);
  • náuseas y vómitos;
  • Una mezcla de sangre en las heces debido al sangrado de la mucosa intestinal.

En los niños, se detecta un aumento y dolor de los ganglios linfáticos inguinales.

El 23% de los niños enfermos tienen síndrome abdominal. Los dolores están asociados con hinchazón y erupciones a lo largo del peritoneo. Por lo general, no causan trastornos fecales graves. Manifestado simultáneamente con erupciones cutáneas o más tarde, no causa un deterioro significativo en la condición del paciente, a menudo detectado con una encuesta dirigida.

Si el tratamiento para la vasculitis hemorrágica es tardío, un adulto experimentará vómitos, diarrea con sangre como signos de sangrado gástrico e intestinal.

El sangrado moderado y no peligroso ocurre en la mitad de los pacientes. Los casos de pérdida masiva de sangre ocurren en 5%. Las complicaciones graves son ocasionalmente posibles:

  • perforación de la pared con el desarrollo de peritonitis;
  • Invaginación intestinal.

Durante el examen endoscópico, los pacientes encuentran signos de gastritis hemorrágica o erosiva, duodenitis, con menos frecuencia, otra localización en el intestino.

gemor vaskulit 3 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

Los elementos pueden fusionarse y formar áreas comunes de color carmesí

El síndrome anémico es causado por una disminución en el contenido de hemoglobina, glóbulos rojos. Se manifiesta a sí mismo:

  • mareo;
  • debilidad;
  • ruido en la cabeza;
  • condiciones de desmayo;
  • parpadeo de "moscas" ante los ojos;
  • taquicardia.

Se observa daño renal en el 10-60% de los pacientes, causa:

  • glomerulonefritis aguda de naturaleza autoinmune;
  • Una mezcla de sangre en la orina (los glóbulos rojos pasan a través de la pared de las arteriolas inflamadas).

Por lo general, comienza 1-3 semanas después de las erupciones cutáneas. La forma aislada es rara.

Si el tracto respiratorio y los lóbulos de los pulmones se ven afectados, el paciente está tosiendo, falta de aliento. En el esputo puede haber una mezcla de sangre debido al aumento del sangrado del lecho capilar.

Por parte del sistema cardiovascular, se observa taquicardia pronunciada, una tendencia a arritmias.

El daño al sistema nervioso se atribuye a los efectos adversos de la enfermedad. Son causados ​​por la transición de la inflamación de los vasos sanguíneos a las meninges. Por lo tanto, se manifiestan síntomas de meningitis, encefalitis (dolores de cabeza severos, coordinación alterada, convulsiones).

La vasculitis hemorrágica en adultos y niños es significativamente diferente. En los adultos, el inicio de la enfermedad es muy difícil de determinar, ya que los síntomas son insignificantes, se observan problemas intestinales en menos del 50% de los pacientes y son posibles manifestaciones de insuficiencia renal y erupciones en un área pequeña.

Con el inicio de la enfermedad, los niños desarrollan fiebre alta, heces blandas con gotas de sangre y también insuficiencia renal, la erupción cubre una parte significativa de la piel.

La enfermedad de Shenlein-Genoch, por regla general, comienza de manera aguda, con un aumento de la temperatura y, a menudo, después de que una persona ha tenido una infección respiratoria aguda (después de un par de semanas). Para la vasculitis hemorrágica, una tríada de síntomas es característica: erupciones cutáneas, daño articular y síndrome abdominal.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Síndrome de la piel

Las erupciones cutáneas se producen en todos o casi todos los pacientes y se observan al comienzo del proceso. Las erupciones parecen pápulas (vesículas) de carácter hemorrágico (con contenido de sangre). Las pápulas pueden ser en forma de puntos o en forma de manchas, que varían en tamaño de 1 a 5 mm. No desaparecen con la presión, y luego se fusionan entre sí.

La erupción está ligeramente elevada por encima de la superficie de la piel y generalmente se localiza en las superficies extensoras de los brazos y las piernas. Además, aparecen erupciones en las nalgas y alrededor de grandes articulaciones involucradas en el proceso patológico. Posible propagación de púrpura hemorrágica en la cara, abdomen y tórax, así como en la espalda.

En algunos casos, las erupciones cutáneas o urticaria preceden a la aparición de erupciones cutáneas. Después de unos días, la púrpura hemorrágica comienza a ponerse pálida y experimenta un desarrollo inverso, pero lento. Primero, las erupciones se vuelven marrones y luego dejan manchas pigmentadas en la piel.

A menudo, en el contexto de erupciones viejas, aparecen nuevas y la piel se ve manchada. Para las erupciones, la simetría es característica. El número de erupciones, así como la gravedad de otras manifestaciones de la enfermedad, dependen de la gravedad del proceso.

En casos raros, es posible la necrosis en el centro de la pápula (variante necrótica), después de lo cual se forma una costra, que luego desaparece. En este sentido, se forman cicatrices en la piel.

Síndrome articular

El daño articular ocupa el segundo lugar entre las manifestaciones clínicas de la vasculitis hemorrágica y se encuentra en el 70% (según algunos informes, en el 100%) de los pacientes. El síndrome articular se manifiesta por artralgia (dolor en las articulaciones) e inflamación significativa de las articulaciones. Por lo general, las articulaciones grandes están involucradas en el proceso (rodilla y tobillo y, con menos frecuencia, codo y muñeca).

El dolor articular es más pronunciado en el caso de una erupción alrededor de las articulaciones afectadas.

La hinchazón de la articulación enferma y su deformación son características, lo que conduce a un movimiento deteriorado en ella. La piel sobre las articulaciones afectadas primero se vuelve roja y luego se vuelve cianótica.

El síndrome articular dura, como regla, no más de una semana y no conduce a una deformación persistente de las articulaciones.

Los síntomas abdominales ocurren en la mitad de los pacientes y son causados ​​por numerosas hemorragias en el peritoneo y la pared intestinal. El síndrome abdominal se manifiesta con dolor abdominal paroxístico repentino (cólico intestinal), pero también es posible un dolor moderado. En la cima del dolor, el paciente desarrolla vómitos con sangre y heces con sangre (melena). Los problemas de dolor, como regla, alrededor del ombligo, pero el dolor en otras partes del abdomen es posible, lo que se asemeja a apendicitis, colecistitis o pancreatitis.

Paralelamente al dolor, aparece la palidez de la piel y las membranas mucosas, una cara demacrada, los ojos caídos, la lengua se seca y los rasgos faciales se agudizan.

También se determinan los signos de irritación peritoneal (síntomas peritoniales). Un ataque de dolor hace que el paciente tome una posición forzada: acostado de lado con las piernas dobladas y presionadas contra el estómago.

Quizás el desarrollo de complicaciones quirúrgicas que requieren cirugía: intususcepción u obstrucción intestinal, perforación del apéndice con la aparición de peritonitis. El síndrome abdominal generalmente se detiene solo en dos o tres días.

Síndrome renal

A menudo con vasculitis hemorrágica, los riñones también están involucrados en el proceso. El daño renal es causado por la formación de coágulos sanguíneos en los vasos pequeños de los glomérulos renales, lo que conduce al desarrollo de glomerulonefritis. Clínicamente, el síndrome renal se manifiesta por micro y macrohematuria (se detecta sangre en la orina), proteinuria (proteína en la orina) y síndrome nefrótico, es decir, edema.

Otros síntomas

Otras manifestaciones de la enfermedad son bastante raras. Esto puede estar involucrado en el proceso del cerebro y la médula espinal, neumonía hemorrágica, miocarditis, etc., que se diagnostican con la ayuda de estudios especiales.

Síndrome anémico

El desarrollo de anemia en la vasculitis hemorrágica se considera una complicación de la enfermedad. Clínicamente, una disminución en la hemoglobina se manifiesta por debilidad general y fatiga, dificultad para respirar, mareos y desmayos, tinnitus y "moscas" parpadeantes frente a los ojos.

Como se indica en las causas de la enfermedad, tener un feto puede provocar la aparición de la enfermedad de Shenlein-Genoch. Dado que la enfermedad es sistémica, "desencadena" el síndrome antifosfolípido. El síndrome antifosfolípido durante la gestación está plagado de retrasos en el desarrollo intrauterino del niño, aborto espontáneo o parto prematuro, desprendimiento de placenta. En el caso de una enfermedad durante la gestación a dosis bajas, se prescriben aspirina y heparina.

¿Cómo procede la forma fulminante?

Las diferencias en el curso de la enfermedad en niños y adultos están en su desarrollo. En los adultos, el cuadro clínico es borroso. Por esta razón, en las etapas iniciales, el diagnóstico de vasculitis hemorrágica es difícil, porque los síntomas no se manifiestan por completo. El bienestar general del paciente prácticamente no se ve afectado.

En niños, la patología de los vasos pequeños tiene un inicio agudo. La vasculitis en niños menores de 6 años se desarrolla rápidamente, acompañada de fiebre, escalofríos y debilidad. Además, en la mitad de los casos clínicos en pacientes de cualquier edad, se observa un síndrome abdominal, que se acompaña de trastornos dispépticos (náuseas, vómitos, heces blandas con vetas de sangre).

Para elegir la terapia adecuada para la vasculitis hemorrágica, el médico necesita conocer el grado de actividad de los fenómenos inflamatorios en los vasos. Según la clínica y las pruebas de laboratorio más simples, se acostumbra distinguir 3 grados:

  • Grado I: la condición del paciente es satisfactoria, la temperatura no está elevada o ligeramente por encima de 37, hay erupciones cutáneas moderadas no comunes, la VSG en la sangre no es superior a 20 mm / hora, no hay otras manifestaciones.
  • Grado II: el estado del paciente es moderado, las manifestaciones cutáneas son intensas, la temperatura corporal es superior a 38 grados, hay signos de intoxicación (dolores musculares y de cabeza, debilidad), viv>gemor vaskulit 5 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

La mayoría de las veces, las articulaciones del tobillo y la rodilla se ven afectadas, raramente, los codos y la muñeca.

La base de la patología fulminante está determinada por una reacción hiperérgica con el posterior desarrollo de trombosis necrótica aguda y vasculitis.

La patología a menudo afecta a los bebés de 1 año a 2 años, se asocia con infecciones infantiles (varicela, rubéola, escarlatina). Se manifiesta por áreas típicas extensas de hemorragias en la piel, necrosis, grandes manchas de drenaje cianóticas en las manos, pies, glúteos y cara. Luego se desarrolla gangrena de manos y pies, shock, coma.

Obtenga más información sobre las manifestaciones clínicas de la enfermedad de Shenlein-Genoch en niños aquí.

En presencia de vasculitis hemorrágica, los síntomas pueden ser muy diferentes. Son posibles los siguientes síndromes clínicos:

Con la vasculitis sistémica, los vasos de cualquier área están involucrados en el proceso. En casi todos los pacientes, se observan signos cutáneos de vasculitis. Estos incluyen una erupción. Tiene las siguientes características:

  • ocurre en las primeras etapas de la enfermedad;
  • ubicado simétricamente;
  • localizado en las extremidades, glúteos y tronco;
  • representado por pápulas rojas o ampollas;
  • puede conducir a necrosis tisular;
  • No desaparece con la presión sobre la piel.

El exantema es abundante o leve. En algunos niños, la erupción es urtical. En casos severos, aparecen úlceras y costras en su lugar. Con la desaparición del exantema, se observa hiperpigmentación de la piel. El curso recurrente de la enfermedad se caracteriza por descamación. No se observa picazón.

La vasculitis hemorrágica (forma de la piel) siempre se manifiesta por fiebre. La temperatura sube a 38 ° C y más. Son posibles síntomas como debilidad, disminución de la actividad, dolor muscular y de la cabeza. La vasculitis hemorrágica en niños y adultos se caracteriza por el síndrome abdominal. Se manifiesta por dolor abdominal, heces deterioradas, náuseas y vómitos.

El curso severo de la enfermedad conduce a un sangrado masivo. Se manifiestan por una caída de presión, palidez de la piel, palpitaciones del corazón. En la mayoría de los casos, la vasculitis sistémica ocurre con sangrado moderado. Si una persona no está curada, existe el riesgo de desarrollar invaginación intestinal, perforación de la pared e inflamación del peritoneo.

Quizás el desarrollo de melena (heces sueltas negras). Algunos pacientes tienen micción frecuente. El síndrome abdominal desaparece después de 2-3 días. En casos severos, los riñones se ven afectados. Se desarrolla nefrótico (síndrome urinario). Con daño renal, son posibles signos como hematuria, hinchazón de las piernas y la cara, un aumento en el contenido de proteínas en la orina. La vasculitis provoca daño articular como la poliartritis. Esto se manifiesta por el dolor.

Complicaciones de la enfermedad

No vale la pena retrasar el tratamiento de la vasculitis hemorrágica. Las posibles complicaciones de esta enfermedad incluyen el desarrollo de:

  • obstrucción intestinal;
  • pancreatitis
  • perforación de úlceras del estómago y los intestinos;
  • peritonitis;
  • anemia moderada;
  • Síndrome DIC con trombocitopenia;
  • trombosis;
  • ataques cardíacos subtotales o totales;
  • neuritis
  • trastornos cerebrales

Consecuencias similares de la vasculitis hemorrágica son posibles solo si ignora los síntomas de la enfermedad y demora en buscar ayuda médica. Por eso es importante comenzar la terapia lo antes posible. Después de todo, no es un secreto para nadie que es mucho más fácil superar cualquier enfermedad en sus etapas iniciales. Es imposible automedicarse y recurrir a la toma incontrolada de medicamentos o medicina tradicional. Los medicamentos deben ser recetados solo por un especialista calificado después de un examen y diagnóstico exhaustivos.

Procedimientos de diagnóstico

El tratamiento de la vasculitis hemorrágica lo realiza un reumatólogo. Con un curso complicado de la enfermedad y daño a los órganos internos, también requerirá la consulta de especialistas de perfil estrecho: un dermatólogo, gastroenterólogo, neurólogo, nefrólogo, cardiologista y neumólogo.

Sospechando vasculitis hemorrágica en el paciente, el médico debe realizar un examen, recolectar una anamnesis, prescribir estudios de laboratorio e instrumentales. Las opiniones de expertos ayudarán a obtener una imagen objetiva de la enfermedad y comenzar la terapia adecuada.

Los principales métodos de diagnóstico para la vasculitis hemorrágica en la actualidad son:

  • coagulograma
  • Análisis de la presencia de inmunoglobulinas de>Gemorragicheskiy vaskulit 1 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

Después de hacer un diagnóstico preciso, proceden a la construcción de un régimen de tratamiento.

El tratamiento de la vasculitis hemorrágica es un proceso muy importante, pero antes de que comience, el médico debe confirmar con precisión el diagnóstico. Lo hace a través de pruebas de laboratorio y utilizando investigación instrumental:

  • Análisis de sangre, heces y orina.
  • examen de ultrasonido de los riñones;
  • ECG
  • punción de médula ósea;
  • biopsia de piel;
  • exámenes endoscópicos (fibroesofagogastroduodenoscopia, colonoscopia, broncoscopia, laparoscopia).

Las quejas del paciente y la presencia de signos visibles de la enfermedad se tienen necesariamente en cuenta. Para determinar la duración del sangrado, se pueden realizar pruebas características, que incluyen perforar el lóbulo de la oreja o el dedo. Se estima la duración de la formación de un coágulo de sangre.

Una prueba de pellizco también brinda cierta cantidad de información sobre el estado de la salud humana. La esencia del procedimiento es apretar un área pequeña de la piel debajo de la clavícula, si hay un hematoma leve, entonces hay una condición patológica de los vasos, normalmente no debería haber hematomas. Una prueba similar se lleva a cabo utilizando un torniquete, la región del antebrazo se presiona hacia abajo.

Antes de tratar la patología, el médico puede designar una consulta adicional con un reumatólogo y hematólogo. Según la información recibida sobre el estado de salud del paciente, el médico tratante comienza a desarrollar un régimen de terapia, según la edad de la persona y la presencia de enfermedades concomitantes.

Características del tratamiento.

La vasculitis hemorrágica, que se desarrolla en una forma leve articular de la piel, implica la terapia farmacológica ambulatoria con estricta adherencia al reposo en cama y la dieta, lo que elimina por completo el consumo de proteínas animales y alergenos obligatorios. En el período agudo, la capillarotoxicosis requiere hospitalización y supervisión médica constante, y con la participación de los órganos internos en el proceso patológico, el uso de medicamentos potentes prescritos en ciertas dosis. El grupo de medicamentos que se usan para tratar la enfermedad en cuestión (vasculitis hemorrágica) incluye los siguientes medicamentos:

  • Desagregantes (Curantil, Trental). Se administran por vía intravenosa por goteo. Además, para las inyecciones subcutáneas o parenterales, se prescribe "heparina", que se cancela gradualmente con una dosis más baja.
  • Activadores de fibrinólisis (medicamentos que contienen ácido nicotínico).
  • Esteroides (es posible la plasmaféresis).
  • Citostáticos ("Azatioprina" o "Ciclofosfamida").

La duración del tratamiento de esta enfermedad en niños y adultos depende en gran medida de su gravedad y forma clínica. Como regla general, para la implementación de la terapia completa, se requieren 2-3 meses con un curso leve, hasta seis meses con moderado y aproximadamente 12 meses con severo, acompañado de recaída y nefritis.

Según las codificaciones ICD-10, la vasculitis hemorrágica está en el mismo grupo que la púrpura alérgica y reumática. El tratamiento de estas enfermedades también se complica por la falta de medicamentos efectivos que supriman directamente el proceso patológico, independientemente de su ubicación.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento?

El tratamiento de la vasculitis hemorrágica comienza con las recomendaciones del médico sobre el régimen y la dieta.

Con la exacerbación, se requiere reposo en cama estricto. La hospitalización del paciente al hospital es deseable, ya que es necesaria la corrección y selección de medicamentos. A menudo se administran por goteo e intramuscularmente.

Fuera de las exacerbaciones, los pacientes no deben estar al sol, la actividad física es limitada.

Una dieta para la vasculitis hemorrágica debe excluir los productos que causan alergias y aumentar la coagulación de la sangre.

No se recomienda su uso en alimentos:

  • café y cacao;
  • dulces;
  • frutas cítricas;
  • huevos;
  • condimentos picantes, mayonesa;
  • variedades rojas de bayas;
  • carne frita y ahumada, platos de pescado.

gemor vaskulit 6 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

El chocolate se considera un alergeno alimentario fuerte.

Con el desarrollo del síndrome abdominal, se prescribe nutrición al paciente mediante la administración intravenosa de soluciones especiales. Los platos dietéticos se preparan de acuerdo con el principio de la tabla No. 1 (exacerbación de la úlcera péptica).

Por lo general, la vasculitis hemorrágica trata y es observada en una clínica por un reumatólogo. Se utilizan medicamentos de diferentes grupos.

Para la prevención de una mayor coagulabilidad, se prescribe:

  • desagregantes (Curantil, Trental);
  • Heparina (la dosis se calcula sobre el peso del paciente);
  • como activador del proceso de fibrinólisis, ácido nicotínico en inyecciones.

Los corticosteroides se usan para aliviar la inflamación, posiblemente una combinación de tabletas e inyecciones intramusculares.

Para limitar el proceso autoinmune, rara vez se usan citostáticos (azatioprina, ciclofosfamida). Se prescriben solo en casos graves, por ejemplo, con glomerulonefritis autoinmune.

La dosis se selecciona individualmente en cada caso. No puede cambiarlo ni cancelarlo usted mismo.

gemorragicheskij vaskulit - Vasculitis hemorrágica en adultos síntomas diagnóstico y tratamiento

Según las indicaciones, plasmaféresis, transfusión de componentes sanguíneos.

Nutrición para vasculitis

Además del tratamiento farmacológico tradicional, el paciente debe seguir una dieta, reposo en cama y, si es posible, someterse a climatoterapia. Los alimentos dietéticos incluyen la exclusión de alimentos como el chocolate, los huevos, las frutas cítricas y las nueces. Su dieta debe reponerse con productos que contengan vitaminas. El café, la sal y las especias también son limitados, ya que evitan que el cuerpo absorba nutrientes y medicamentos.

Durante una enfermedad, una persona tiene una gran cantidad de calcio eliminada de los huesos, por lo que debe complementarse con productos lácteos, pero de bajo contenido de grasa. Durante la terapia, debe abandonar por completo los alimentos ahumados, fritos y enlatados. Después de una cura completa, se recomienda continuar la dieta durante al menos 2 meses, esto solucionará el resultado de la terapia.

Entre los métodos alternativos para tratar la vasculitis hemorrágica, debe mencionarse la hirudoterapia, que hace cien años era el principio principal del tratamiento de las enfermedades vasculares. En la saliva de las sanguijuelas, hay una sustancia única que fortalece las paredes de los vasos sanguíneos y mejora la calidad de la sangre. Pero, a pesar de la efectividad del procedimiento, pocos pacientes deciden sobre él, ya que experimentan molestias psicológicas en contacto con estos organismos.

Como profilaxis de la vasculitis, se requiere un tratamiento oportuno de las enfermedades infecciosas, el cumplimiento de un estilo de vida adecuado y la ausencia de abuso de medicamentos, en particular analgésicos y antibióticos. El cuerpo humano es un mecanismo holístico y, a veces, un mal funcionamiento de un órgano puede manifestarse en una serie de síntomas atípicos, sin la educación y las habilidades médicas adecuadas, no podrá identificar una enfermedad como la vasculitis. Es por eso que no pierdas el tiempo y ante los primeros síntomas alarmantes vas al médico.

La vasculitis hemorrágica rara vez conduce a la muerte, pero las complicaciones de la enfermedad pueden afectar negativamente al cuerpo. La recuperación ocurre con la terapia oportuna en el 80% de los pacientes. Después del tratamiento tradicional, la persona será registrada por otros 2 años para excluir el desarrollo de una forma recurrente o crónica de la enfermedad. Como tratamiento concomitante, se recomienda tratar la eliminación de rinitis, sinusitis, sinusitis y caries dental.

Para evitar una mayor sensibilización de la piel, la dieta es de suma importancia. Con la vasculitis hemorrágica, las sustancias extractivas y todos los productos que son difíciles de tolerar por el cuerpo deberán quedar completamente excluidos de la dieta. Los alérgenos potenciales (chocolate, café, miel, nueces, cítricos, fresas, huevos, alimentos enlatados) también están prohibidos.

Con los síndromes abdominales y renales, el médico tratante selecciona la dieta teniendo en cuenta las recomendaciones clínicas individuales. Con vasculitis hemorrágica complicada por nefritis, se recomienda seguir la dieta No. 7 (su peculiaridad es la inadmisibilidad de la sal y los productos animales).

¿Necesito medicinas alternativas?

u vracha - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

El uso de remedios caseros en la fase activa de la enfermedad está contraindicado. Se aconseja a los pacientes que realicen un seguimiento a un reumatólogo hasta dos años después de la última recaída. En forma crónica, de por vida.

En el período entre recaídas, se recomienda el tratamiento profiláctico de cualquier foco de infección crónico existente: sinusitis y otras sinusitis, dientes cariados, amigdalitis, colecistitis por giardiasis, helmintiasis. Debe recordarse que los procedimientos fisioterapéuticos están contraindicados para los pacientes. Puede usar remedios caseros sin un efecto alergénico para enjuagarse la garganta y la boca, eliminar los helmintos.

gemor vaskulit 7 - Vasculitis hemorrágica en adultos, diagnóstico y tratamiento de síntomas

Las flores Tansy son parte de las tarifas antihelmínticas

Se usan decocciones de plantas:

  • tansy
  • raíz de diente de león
  • ajenjo
  • jengibre en polvo
  • helenio
  • anís estrellado
  • semillas de clavo.

Los métodos modernos de terapia dan un buen efecto para las manifestaciones cutáneas y articulares. Es posible prevenir daños severos a los órganos internos. Para un diagnóstico y tratamiento oportunos, debe consultar a un médico.

La medicina tradicional tiene un gran arsenal de recetas para casi todas las ocasiones. Ella tampoco falló esta vez, para eliminar los síntomas visibles de la vasculitis hemorrágica, los curanderos ofrecen los siguientes métodos de tratamiento:

  1. Tansy, raíces de diente de león, ajenjo se vierten con agua hirviendo e insisten durante una hora y media en un termo. Luego beben 0,5 tazas 4 veces al día.
  2. El jengibre y el helenio eliminan perfectamente los signos de intoxicación. Se elaboran en forma de té, puede agregar un poco de miel para mejorar el sabor. Beber 3 veces al día por 1 vaso.
  3. El té de cicuta puede fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos, reducir su permeabilidad y mejorar el desarrollo de los procesos de recuperación en el cuerpo. Beba 0,5 l de té de cicuta tres veces al día, puede alternarlo con otras infusiones curativas, por ejemplo, una decocción de eleuterococo o ginseng. Es muy importante recordar que la cicuta en sí misma es venenosa, por lo tanto, es necesario usar tés con mucho cuidado, sin exceder la dosis anterior.
  4. Las semillas de clavo pueden reducir la manifestación de una reacción alérgica en personas con hipersensibilidad. Están triturados y 0,5 cucharaditas. usar con el estómago vacío. Puede beber el producto con una pequeña cantidad de agua. Hay una receta alternativa, que consiste en mezclar semillas de clavo picadas con tres limones rallados. La suspensión resultante se vierte con un litro de agua hirviendo y se insiste durante 3 días, agitando ocasionalmente. El producto resultante se consume 25 g antes de cada comida durante una semana.
  5. Para uso externo, los ungüentos se preparan a base de grasa de cerdo y flores de la raíz o árnica. Se trituran y se hierven en grasa de cerdo previamente derretida. Luego, el producto se insiste en el refrigerador por un día y se aplica a la piel afectada.

No debe dejarse llevar por métodos alternativos de tratamiento, especialmente en la fase aguda de la enfermedad. Durante la remisión o cuando la fiebre disminuye, pueden usarse activamente.

La terapia alternativa se puede usar exclusivamente como un tratamiento adicional, ya que tiene como objetivo eliminar los síntomas concomitantes, como dolor, infestaciones parasitarias, reacciones alérgicas, etc. Tal medicamento no afecta la causa misma del desarrollo de la enfermedad, por lo tanto, no se automedique.

Tatyana Jakowenko

Editor en jefe de la Detonic revista online, cardiologist Yakovenko-Plahotnaya Tatyana. Autor de más de 950 artículos científicos, incluso en revistas médicas extranjeras. Ha estado trabajando como cardiologist en un hospital clínico durante más de 12 años. Posee métodos modernos de diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiovasculares y los implementa en sus actividades profesionales. Por ejemplo, utiliza métodos de reanimación del corazón, decodificación de ECG, pruebas funcionales, ergometría cíclica y conoce muy bien la ecocardiografía.

Durante 10 años, ha sido una participante activa en numerosos simposios y talleres médicos para médicos: familias, terapeutas y cardiologistas. Tiene muchas publicaciones sobre estilo de vida saludable, diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardíacas y vasculares.

Realiza un seguimiento regular de nuevas publicaciones de Europa y América. cardiolrevistas científicas, redacta artículos científicos, prepara informes en congresos científicos y participa en cardiolcongresos de ogy.

Detonic