Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales.

La malformación arteriovenosa de los vasos cerebrales ocurre durante el desarrollo fetal, pero sus causas no se conocen bien. Normalmente, el corazón debe bombear sangre (arterial) enriquecida con oxígeno a través de las arterias, que se ramifican en pequeñas arteriolas, y luego pasan a los capilares. El oxígeno es utilizado por las células cerebrales, después de lo cual la sangre venosa ingresa a las pequeñas vénulas, que se conectan a las venas grandes, y la sangre regresa para reponer los pulmones con oxígeno.

Si tiene malformación arteriovenosa en los vasos cerebrales, la sangre fluye directamente de las arterias a las venas a través de conexiones vasculares anormales entre ellas. Esto interrumpe el suministro normal de sangre al cerebro.

• Género masculino. Por razones desconocidas, la MAV es más común en hombres.

• Historia familiar. Se han informado casos de MAV en representantes de la misma familia, pero el factor genético de la MAV sigue siendo poco conocido. También es posible la herencia de enfermedades que predisponen a la MAV.

La malformación cerebral es una patología congénita en la que se produce una conexión anormal de vasos, venas y arterias. Este problema no se hereda. Los trastornos en el cuerpo en las etapas iniciales son asintomáticos, por lo que la enfermedad a veces se detecta en la edad madura del paciente.

En esta condición patológica, se produce una formación adicional de vasos sanguíneos en el órgano que conecta los enlaces arterial, venoso y linfático del sistema de suministro de sangre. El resultado de esta deformación es la descarga de sangre y la desnutrición del área ubicada justo debajo del área de la lesión.

Uno de los diagnósticos más comunes en medicina es la MAV: malformación arteriovenosa de los vasos cerebrales. Esta enfermedad se caracteriza por una violación de las conexiones entre arterias y venas, y el resultado es una violación del flujo sanguíneo. Los compuestos adicionales parecen nódulos saculares y los capilares están completamente ausentes, lo que conduce a una aceleración del suministro de sangre.

Esta anomalía continúa con una expansión continua y, posteriormente, un posible daño a los vasos. Cuando alcanzan tamaños críticamente grandes, existe una amenaza para el funcionamiento normal del cerebro.

841af0449045f8f14b26a805969e0adb - Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales

La enfermedad tiene la apariencia de grandes vasos pulsantes. Los tamaños de la malformación vascular pueden ser diferentes en cada caso.

Muy a menudo, esta patología se manifiesta en hombres que tienen una edad de 30 años.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Formas de la enfermedad

La medicina moderna divide la malformación cerebral en varias formas:

  1. La malformación arteriovenosa es un tipo de enfermedad caracterizada por la ausencia total de capilares que conectan las redes venosa y arterial entre sí.
  2. Las patologías linfáticas son trastornos en los que el paciente tiene problemas con los ganglios linfáticos. Una característica de esta forma es la ausencia frecuente de un tumor.
  3. La anomalía de Arnold-Chiari se caracteriza por un desplazamiento del cerebelo hacia la abertura del lóbulo occipital, lo que resulta en la compresión del bulbo raquídeo.

Las malformaciones arteriovenosas cerebrales pueden surgir y desarrollarse en cualquier parte del cerebro, tanto en su superficie como en áreas profundas. Además, el inicio de la patología puede ocurrir entre el tronco pulmonar y la aorta.

AVM de la médula espinal

Tal enfermedad se origina con mayor frecuencia en las partes inferiores de la columna vertebral. En las etapas iniciales, es asintomático, y después de un tiempo puede expresarse en una fuerte pérdida de sensibilidad en la espalda. Puede provocar hemorragias en la médula espinal.

El tronco pulmonar es uno de los vasos sanguíneos humanos más grandes a partir del ventrículo derecho, y la aorta es un vaso arterial grande no apareado de un gran círculo de circulación sanguínea.

El embrión debe tener conexiones entre el corazón y los vasos sanguíneos: flujo arterial. Después del nacimiento, comienza a crecer demasiado, y si esto no sucede, entonces el flujo arterial demasiado grande se considera una enfermedad cardíaca congénita.

La enfermedad, que se originó y se desarrolla en esta parte del cuerpo, provoca las manifestaciones y complicaciones más dolorosas.

Tal patología es congénita, y la medicina moderna sigue desconociendo causas confiables y precisas. La suposición principal es que las lesiones y las malformaciones fetales tienen un efecto negativo en la formación y estructura de los vasos sanguíneos.

Los especialistas médicos pudieron identificar grupos de riesgo:

  • género masculino, ya que la gran mayoría de la enfermedad afecta a los hombres;
  • mutaciones genéticas;
  • enfermedades infecciosas que la madre sufrió durante la gestación;
  • malos hábitos que sufre una mujer durante el embarazo, como fumar, beber alcohol en exceso y medicamentos;
  • Lesiones fetales.

Estos son los principales factores que afectan la posibilidad de desarrollar patología.

El tamaño de la malformación puede ser diferente: de pequeño a grande. Los focos más grandes pueden hacer que una persona tenga grandes hemorragias y ataques epilépticos. Si las lesiones son pequeñas, la sintomatología no aparece de ninguna manera y no se hace sentir durante mucho tiempo.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad:

  • ataques frecuentes de dolor de cabeza;
  • pérdida parcial o completa de la visión;
  • pérdida de la sensación de las extremidades;
  • debilidad muscular;
  • calambres frecuentes, pérdida de conciencia;
  • problemas con el habla;
  • letargo, malestar general, discapacidad.

Los médicos distinguen los siguientes grupos de enfermedades según el cuadro clínico:

  • La naturaleza torpe del curso se caracteriza por dolores de cabeza, mareos frecuentes y náuseas. Dado que tales manifestaciones se aplican a muchas otras enfermedades, es imposible identificar problemas con los vasos del cerebro. El área afectada se encuentra en las áreas corticales del cerebro.
  • Un carácter hemorrágico es inherente al 75% de los pacientes que padecen esta patología. La hemorragia puede ser pequeña, y en este caso no habrá sintomatología expresada. Sin embargo, si la hemorragia resulta ser masiva, los centros cerebrales vitales tendrán un gran riesgo de mal funcionamiento. Los síntomas pueden incluir los siguientes síntomas: problemas de habla y coordinación, problemas de audición y visión. La peor opción es la muerte.
  • La naturaleza neurológica ocurre con el daño a la médula espinal. Los vasos, en expansión, comprimen las raíces y terminaciones nerviosas. Como resultado, hay dolor en la espalda y la espalda baja, así como entumecimiento de todas las extremidades y una disminución de la sensibilidad de la piel.

Es difícil determinar dicha enfermedad en niños pequeños, porque a una edad temprana es casi asintomática, sin embargo, hay algunos signos que pueden indicar el desarrollo de malformación en un niño:

  • defectos del habla, pérdida de inteligencia, marcha inestable, convulsiones frecuentes;
  • coordinación deteriorada, ojos que ruedan, tono muscular disminuido;
  • discapacidad visual parcial

Diagnóstico

La malformación vascular puede diagnosticarse en el examen realizado por un neurólogo. Prescribe varios tipos de exámenes y luego hace un diagnóstico final.

Los siguientes métodos se utilizan para diagnosticar la enfermedad:

  • La arteriografía es el método de examen más común. Este procedimiento implica la introducción de un instrumento especial en forma de un tubo que contiene un medio de contraste en la arteria femoral. El tubo pasa a los vasos sanguíneos del cerebro. El compuesto químico contenido en el dispositivo le permite determinar el estado actual de los vasos.
  • La tomografía computarizada a menudo se usa junto con la arteriografía, en cuyo caso el procedimiento se llama angiografía. La imagen diagnóstica se revela de manera similar: mediante radiación de rayos X y compuestos químicos, se puede detectar el estado de los vasos.
  • Cuando se trata de malformación arteriovenosa, la resonancia magnética se considera la más efectiva. Para el diagnóstico, no se usa radiación de rayos X, sino partículas magnéticas.

Tratamiento

El método de tratamiento depende de la ubicación de la patología, su tipo, la gravedad de los síntomas y las características individuales del paciente. Cualquiera de los métodos tiene como objetivo lograr el bloqueo completo de los vasos sanguíneos para prevenir la hemorragia.

20e9d654cb9a0eaa5a02e5d5952bc576 - Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales

Si el paciente sufre dolores de cabeza frecuentes y severos, se deben recetar analgésicos.

Si al paciente le preocupan las convulsiones convulsivas, los médicos seleccionan la terapia anticonvulsiva adecuada para evitar el edema cerebral y la muerte de las células nerviosas.

Hay casos en los que es suficiente que un neurólogo examine al paciente y tome los medicamentos recetados, lo que reduce el riesgo de ruptura del plexo vascular. Sin embargo, esta opción es posible solo en ausencia de síntomas graves y quejas del paciente.

En todos los demás casos, los médicos recurren a la cirugía. Se eliminan los focos patológicos, se sueldan las paredes vasculares, donde los vasos se fusionaron incorrectamente. Esto se hace para normalizar el flujo sanguíneo y la circulación cerebral.

Hay 3 métodos quirúrgicos en total:

  1. La resección quirúrgica es uno de los tipos más efectivos de intervención quirúrgica para eliminar la malformación. Tal procedimiento neuroquirúrgico es complejo y se prescribe principalmente en situaciones en las que el plexo vascular patológico no es profundo y es pequeño.
  2. La embolización es un procedimiento realizado antes de la cirugía, que se utiliza con una disposición profunda de plexos anormales de los vasos sanguíneos y grandes cantidades de patología. Con este método, se inyecta una sustancia especial que bloquea el flujo sanguíneo en el vaso.
  3. La radiocirugía destruye los vasos dañados y elimina por completo la malformación. La operación no requiere el uso de un cuchillo quirúrgico, ya que consiste en irradiar al paciente con protones. Esto elimina la posible infección del paciente. El procedimiento se usa si la patología es pequeña y se encuentra a grandes profundidades.

Sobre complicaciones

Entre las complicaciones están:

  • Ruptura de malformación arterial y venosa, que conduce a hemorragias y trastornos circulatorios. El resultado es un aumento en la carga en las paredes vasculares, y esto puede conducir a un derrame cerebral hemorrágico.
  • Debido a los plexos anormales de los vasos sanguíneos y la circulación sanguínea deteriorada, puede ocurrir una deficiencia de oxígeno en los tejidos cerebrales y, como resultado, mueren gradualmente. Esto conducirá a un ataque al corazón.
  • Si se produce una fuerte compresión por el gran plexo vascular, entonces aumenta la probabilidad de parálisis.

Síntomas de malformación arteriovenosa.

Las consecuencias de la patología son rupturas de la pared vascular con hemorragias, isquemia, aneurismas. El tratamiento es solo quirúrgico, dirigido a la eliminación, embolización u obliteración de malformaciones.

Qué es esto

Normalmente, las venas con arterias están conectadas por una extensa red de capilares pequeños. La función de este último es la transferencia de nutrientes de la sangre a los tejidos de los órganos. La difusión es posible debido a la estructura de una sola capa de la pared capilar.

En la malformación, parte de la red capilar se reemplaza por vasos contorneados más grandes. Muy a menudo, este enredo es una combinación de venas con arterias; en este caso, estamos hablando de una malformación arteriovenosa de los vasos cerebrales (abreviada AVM).

A veces se observan anomalías de un solo tipo.

¿Cuál es el peligro de esta patología? Con un tamaño pequeño de conglomerado, puede no manifestarse durante mucho tiempo, pero las formaciones grandes son muy peligrosas. En primer lugar, el riesgo de ruptura, ya que la pared vascular de malformación está deformada, adelgazada.

Si, además de la malformación, hay aneurismas, la mortalidad aumenta.

Otra consecuencia probable es la isquemia del tejido cerebral. La descarga de sangre directamente de las arterias a las venas conduce al hecho de que porciones de la sustancia cerebral localizada más abajo en la dirección del flujo sanguíneo pierden oxígeno con nutrientes. El resultado de la "inanición" prolongada es la disfunción y la muerte del tejido por el tipo de accidente cerebrovascular isquémico.

A pesar de que la enfermedad es bastante rara (2 casos por 100) debido a las consecuencias negativas y la alta mortalidad, se le presta especial atención en neurología.

Clasificación

La malformación vascular ubicada en el cerebro puede consistir solo en venas, arterias o combinarse. La última opción, la arteriovenosa, es la más común.

Según el tipo de estructura, las MAV cerebrales se dividen en:

  • Racémico (constituyen ¾ del total): un conglomerado vascular ramificado.
  • Fistuloso: es una derivación masiva entre vasos grandes.
  • Cavernoso: una acumulación de cavidades de paredes delgadas que se asemejan a las moras (diagnosticadas en el 11% de los casos de MAV).
  • La micromalformación es una pequeña formación.

Entre malformaciones venosas aisladas aisladas, arteriales, telangiectasias. Las anomalías también se distinguen por su tamaño. El diámetro de los pequeños no supera los 30 mm, los medianos - 60 mm y los grandes son enredos de más de 6 cm.

Para el diagnóstico y el tratamiento, la localización del defecto es importante: en casos leves, se ubican fuera de áreas funcionalmente significativas, que incluyen el tronco encefálico, los lóbulos temporal y occipital, el tálamo, la corteza sensoriomotora, la región del habla y el centro de Broca.

La naturaleza del drenaje también es importante, es decir, la presencia de acceso a grandes venas.

Los parámetros de clasificación enumerados son importantes para determinar el riesgo en caso de cirugía. Cada uno de ellos (localización, tipo de drenaje, tamaño) se evalúa en una escala de tres puntos y, según la cantidad de puntos obtenidos, se determina el riesgo operativo. Bajo es 1, y cinco significa mayor complejidad técnica de la intervención, una alta probabilidad de discapacidad o muerte.

Causes

En la mayoría de los casos, la malformación arteriovenosa del cerebro es consecuencia de una violación de la formación de la vasculatura cerebral en el período prenatal. El factor genético no ha sido probado, por lo tanto, la herencia no parece jugar un papel.

Las enfermedades crónicas de la futura madre, las infecciones intrauterinas y un aumento en la radiación de fondo tienen un efecto negativo en el desarrollo del sistema de circulación sanguínea cerebral fetal.

El uso de ciertas drogas, la intoxicación, la presencia de malos hábitos en una mujer embarazada (alcoholismo, drogadicción, tabaquismo) también dan un efecto teratogénico.

La frecuencia de hemorragias en niños con patología cerebrovascular de este tipo es pequeña. Por lo general, la enfermedad aparece por primera vez después de alcanzar los 20 años.

A medida que el paciente envejece, aumenta el riesgo de una interrupción en la educación. Las malformaciones adquiridas son muy raras y se manifiestan hasta los 50 años.

Entre las causas del desarrollo de la enfermedad, se distinguen los cambios ateroscleróticos, escleróticos en la pared vascular, así como las lesiones cerebrales traumáticas.

Los síntomas

La sintomatología de la enfermedad depende del tipo de curso. El primero, hemorrágico, se observa en más de la mitad de los casos (según las estadísticas, hasta el 70%). Es característico de las malformaciones vasculares de pequeño tamaño. La segunda variante de manifestaciones clínicas, tórpida, se encuentra en formaciones grandes y secundarias.

94d68bcc95f524d6ccf0b8a601a2993c - Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales

Los conglomerados pequeños característicos de este tipo de curso pueden no ocurrir durante años. A menudo, el primer signo de una enfermedad es la ruptura de una pared del vaso defectuosa con hemorragia posterior.

Si se despliega una anormalidad arteriovenosa en la fosa craneal posterior y tiene venas de drenaje, aparece un síntoma clínico como hipertensión arterial.

En caso de ruptura, se desarrollan los síntomas del accidente cerebrovascular hemorrágico:

  • dolor de cabeza intenso
  • náuseas con episodios de vómitos;
  • parestesia, parálisis, debilidad muscular;
  • confusión y pérdida de conciencia;
  • trastornos de la actividad cerebral (coordinación, visión, habla).

Los síntomas enumerados son característicos de la hemorragia subaracnoidea (el sangrado ocurre entre las meninges). Representa casi la mitad del número total de casos.

En el resto, la sangre se vierte directamente en el cerebro con la formación de hematomas de diversas localizaciones. Los más peligrosos son los intraventriculares.

Los síntomas específicos se unen a la sintomatología general con hemorragia intracerebral, por lo que es posible determinar el área afectada del cerebro.

A diferencia de la hemorragia, la presencia de malformación vascular se puede juzgar incluso antes de su ruptura. Las anomalías grandes y medianas se manifiestan por dolores de cabeza en racimo regulares. Los ataques pueden durar 3 horas, en su contexto a menudo se desarrolla el síndrome convulsivo. Otro rasgo característico puede ser un déficit neurológico inherente a los tumores cerebrales.

En este caso, se desarrollan síntomas cerebrales: dolores de cabeza difusos de naturaleza explosiva, trastornos mentales y visuales, vómitos, epipróticos. Por la naturaleza de las convulsiones epilépticas y el aura que las precede, la ubicación de la malformación se puede determinar de manera confiable.

Dependiendo de la localización, se pueden observar disfunciones cognitivas, paresia de los nervios faciales, parálisis de las extremidades y otros trastornos neurológicos.

AVM venas galena

Un tipo separado de patología cerebrovascular congénita en niños, caracterizada por un complejo de defectos en el desarrollo de la vena cerebral grande, incluida la cirugía de derivación. Es bastante raro, pero en la mayoría de los casos conduce a la muerte.

El único tratamiento es la neurocirugía en el primer año de vida. Los síntomas principales se determinan inmediatamente después del nacimiento en la mitad de los bebés con este tipo de MAV: insuficiencia cardíaca, hidrocefalia. Posteriormente, hay un retraso en el desarrollo mental y físico.

Diagnóstico

Antes de la ruptura, la malformación vascular del tipo hemorrágico a menudo no aparece de ninguna manera y puede detectarse al azar. En el curso torpe de la enfermedad, los dolores de cabeza, la aparición de un síndrome convulsivo y los signos focales son la razón para contactar a un neurólogo. En base a las quejas, el médico designa una consulta de un neurocirujano que realiza un examen completo:

  • electroencefalografía;
  • ecoencefalografía;
  • reoencefalografía;
  • CT y MRI;
  • angiografía cerebral

f5e5ca32f822ce8fb7d9a79dbbbd54cb - Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales

La resonancia computarizada y la resonancia magnética en el caso de patología del tipo torpido pueden no ser informativas. Se prefiere la angiografía con un agente de contraste para confirmar el diagnóstico. En la pausa, todo el complejo de medidas de diagnóstico se lleva a cabo con urgencia, mientras que el más informativo es la resonancia magnética.

El tratamiento de la anomalía antes de la ruptura se reduce a la exclusión del conglomerado del torrente sanguíneo. Esta tarea se realiza mediante uno de tres métodos: embolización de la MAV del cerebro, extirpación transcraneal o radioquirúrgica. La metodología se selecciona teniendo en cuenta todos los riesgos operativos, el tamaño y la localización de la educación.

La operación se realiza de acuerdo con las indicaciones también después de la ruptura, cuando la condición del paciente se estabiliza. En la etapa aguda, solo es posible la extirpación del hematoma. La intervención combinada (extracción de coágulos y escisión de una MAV) está indicada para la educación pequeña.

Realizado transcranealmente después de la craneotomía, si el volumen de malformación vascular no supera los 100 ml. Se utiliza para la presencia superficial de conglomerados fuera de áreas funcionalmente significativas del cerebro. Durante la operación, los vasos resultantes son bloqueados por el método de coagulación, el conglomerado se secreta, las venas de descarga se ligan y el AVM se extirpa por completo.

La eliminación clásica en la mayoría de los casos garantiza la recuperación completa, sin embargo, se requieren nootrópicos con angioprotectores en el período de recuperación. Asegúrese de controlar sistemáticamente a un médico, ya que es probable que haya complicaciones: accidentes cerebrovasculares.

Embolización AVM

Tratamiento menos traumático, dirigido no a la extracción, sino a la oclusión de la anomalía cerebrovascular. Usando un microcatéter insertado en la incisión de la arteria femoral, se introduce un copolímero especial que pega los vasos en la malformación. Este método se usa solo cuando hay vasos de plomo disponibles para el cateterismo.

Además, la embolización se lleva a cabo en varias etapas, y la oclusión completa se puede lograr solo en un tercio de los pacientes. Por lo tanto, a menudo esta manipulación se realiza como preparación previa a la escisión quirúrgica. La parte de encolado previo de los vasos reduce el riesgo de hemorragia quirúrgica y complicaciones en el postoperatorio.

Al igual que la operación quirúrgica clásica, le permite eliminar por completo la anomalía (sin embargo, su tamaño no debe exceder los 3 cm).

Este método se usa cuando el acceso transcraneal a la malformación vascular del cerebro es difícil y la embolización no es posible.

Complicaciones de avm

• Sangrado. Las paredes de los vasos afectados pueden volverse delgadas y débiles. Con AVM, se ejerce una presión muy fuerte sobre estas paredes, como resultado de lo cual puede ocurrir sangrado (accidente cerebrovascular).
• Suministro inadecuado de oxígeno al cerebro. Con AVM, el tejido cerebral circundante no puede absorber suficiente oxígeno de la sangre, lo que conduce a la muerte de las células. Los problemas asociados con esto incluyen problemas del habla, debilidad y entumecimiento de las extremidades, pérdida de visión, etc.

Diagnóstico para AVM

El diagnóstico de malformaciones arteriovenosas (MAV) de los vasos cerebrales involucra a médicos especializados en enfermedades del sistema nervioso central y periférico: neuropatólogos. Dependiendo de los resultados del examen, se pueden prescribir pruebas de diagnóstico adicionales.

• Arteriografía cerebral. Esta prueba se considera la mejor manera de diagnosticar la MAV cerebrovascular. Para la prueba, se inserta un catéter en la arteria femoral, que llega a los vasos del cerebro, se inyecta un medio de contraste, después de lo cual se toman una serie de fotografías de rayos X de los vasos.
• Tomografía computarizada (CT). Este es un método de diagnóstico basado en la obtención de una "imagen" mediante rayos X.

7707a572dcef98cba13f31cc01e6949b - Malformación arteriovenosa de vasos cerebrales"Alt =" ">

A veces, para obtener una imagen más detallada de los vasos afectados, al paciente se le inyecta previamente contraste. Entonces el método se llama angiografía por TC.
• Imágenes por resonancia magnética. La resonancia magnética es más efectiva que la TC cuando se trata de detectar malformaciones arteriovenosas. Este método no utiliza radiación radioactiva, la resonancia magnética se basa en el uso de un campo magnético. Si se introduce un tinte especial que "ilumina" los vasos antes del examen, el método se llama angiografía por resonancia magnética.

Svetlana Borszavich

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic