Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB): síntomas, diagnóstico y tratamiento

Desafortunadamente, el síndrome post-tromboflebitis no es completamente curable, ya que ya se han producido cambios irreversibles en las venas. Pero para mantener su condición, para prevenir la discapacidad del paciente, para ayudar a retrasar el progreso de la enfermedad utilizando un tratamiento conservador.

Los principios de la terapia de compresión PTFS son usar ropa interior especial: compresión. Para hacer esto, el paciente necesita usar medias de compresión / pantimedias todos los días, sin levantarse de la cama, o vendar sus piernas firmemente con vendas elásticas. Dichos apósitos se usan para prevenir la hipertensión venosa: atrofia de los vasos sanguíneos y aumentar su volumen.

Según los comentarios de los pacientes, debe tenerse en cuenta que algunos de ellos experimentan algunas molestias al usar productos de compresión, incluidas las vendas elásticas.

Luego, la terapia post-tromboflebítica consistirá en usar un vendaje especial de vendajes que contengan zinc, que en reposo crean baja compresión y alta actividad física.

Por lo tanto, las sensaciones incómodas se minimizan.

Para un tratamiento efectivo de PTFS, se proporciona una actividad motora suficiente del paciente, según las recomendaciones del flebólogo.

No se recomiendan los tipos de actividades laborales asociadas con una estadía prolongada de pie, trabajo físico pesado y trabajo sedentario con PTFS. Además, el tratamiento implica abandonar los malos hábitos y cambiar los principios de la nutrición.

Se recomienda excluir de la dieta la comida rápida, las bebidas gaseosas, así como los alimentos y platos que aumentan la densidad sanguínea. Se da preferencia a los alimentos vegetales, agua limpia natural.

El tratamiento de PTFS con medicamentos se acompaña de la designación de medicamentos que tienen un efecto beneficioso sobre las paredes vasculares, son capaces de reducir o eliminar por completo los procesos inflamatorios, prevenir la formación de coágulos sanguíneos y restaurar la luz en los vasos venosos. El tratamiento con medicamentos se lleva a cabo en cursos de 2-2,5 meses.

El síndrome post tromboflebitis se trata de acuerdo con un esquema estándar que consta de tres etapas. La duración de la etapa I es de 7-10 días. Durante este tiempo, al paciente se le recetan antiplaquetarios (Trental, Reopoliglukin), antioxidantes (Tocoferol, Vitamina B6) y AINE (Diclofenaco, Meloxicam).

Si el síndrome post-tromboflebítico se acompaña de la formación de úlceras tróficas o hay erisipela, al paciente se le recetan además medicamentos antibacterianos (antibióticos Amoxicilina, tetraciclina y penicilina) y agentes antisépticos (ungüento Vishnevsky).

En la etapa III, el síndrome post-tromboflebítico se trata de manera integral utilizando flebotónicos multivalentes y fármacos locales. La duración de dicho tratamiento es de hasta 1,5 meses.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Impacto local

Las preparaciones locales se utilizan para aplicaciones, máscaras, compresas y frotamientos para proporcionar un efecto curativo y normalizar la hemodinámica en los vasos.

Entre los más efectivos se encuentran Lyoton, Indovazin, Vitokan, Troxevasin, pomada de heparina, etc. Para estos fines, también puede usar remedios populares probados: cremas, ungüentos, geles de su propia preparación.

1200b1195bd3ae0d54e5afcff99d14d8 - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

Todos ellos se aplican durante el día en un cierto intervalo mediante la aplicación sobre la piel limpia.

Fisioterapia

El uso de fisioterapia se justifica restaurando la circulación sanguínea normal en las extremidades inferiores, normalizando el metabolismo y mejorando la condición de la piel. Para este propósito, se utilizan los siguientes métodos de tratamiento fisiológico de PTFS:

  • Electroforesis
  • Terapia de vacío;
  • Terapia de ultrasonido;
  • Baños terapéuticos (radón, yodo, bromo, ozono);
  • Terapia con amplipulso;
  • Magnetoterapia, etc.

Estos métodos le permiten ejecutar los mecanismos naturales de regeneración en la extremidad afectada, lo que excluye la progresión de la PTFS y una mayor discapacidad.

La enfermedad posterior a la tromboflebitis no siempre es susceptible de tratamiento conservador, a veces se requiere cirugía urgente.

Hoy es reconstructiva (cirugía de derivación, resección y cirugía plástica) y correctiva (miniflebectomía, flebectomía, varios métodos de vendaje).

a4435057923216c33e3bec68c2c0eca5 - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

Sin embargo, debe entenderse que incluso una ectomía no garantiza una cura completa para un paciente con síndrome post-tromboflebitis. Su objetivo es eliminar los coágulos sanguíneos y prevenir la propagación de procesos patológicos en vasos venosos sanos.

etnociencia

Las recetas populares más comunes son:

  • Infusión de ortiga (2 cucharadas en 1 taza de agua hirviendo). Tome media taza tibia 3-4 veces al día.
  • Té de hojas de avellana (1 cucharada de hojas secas picadas por vaso de agua hirviendo). Tomar 2-3 veces al día.
  • El pie se comprime con film transparente.
  • Lociones para pies de infusión de yogurt y ajenjo seco y picado.
  • Comprime en la parte inferior de la pierna: un bigote dorado en las hojas de repollo.

Incluso a pesar de la investigación en curso, las causas de PTFS siguen sin estar claras. Según los datos europeos modernos, la siguiente cadena de eventos conduce al desarrollo del síndrome post-tromboflebitis. Una reacción inflamatoria que ocurre en respuesta a la presencia de masas trombóticas en la luz de los vasos sanguíneos causa trauma y posterior fibrosis tisular.

Las válvulas venosas están dañadas y deformadas, más mecánicamente por un coágulo de sangre. La falla de la válvula resultante combinada con obstrucción venosa permanente aumenta la presión en las venas y los capilares. La hipertensión venosa causa estancamiento en los tejidos, como la ruptura de pequeñas venas superficiales, hemorragia subcutánea y aumento de la permeabilidad de los tejidos. Esto, a su vez, se manifiesta por síntomas como dolor, hinchazón, hiperpigmentación, lipodermatosclerosis e incluso una úlcera.

  1. La presencia de secreción por venas perforantes insuficientes en la parte inferior de la pierna.
  2. Válvulas rotas de las venas profundas de la parte inferior de la pierna y el muslo.
  3. El uso de cremas altamente alérgicas, ungüentos, sanguijuelas médicas, zapatos incómodos.
  4. Tratamiento inadecuado de la insuficiencia venosa crónica.

Etiología y patogenia.

La enfermedad postrombótica se desarrolla después de una trombosis, ya que las venas ya no pueden recuperarse por completo y surgen consecuencias irreversibles que provocan el desarrollo de la patología. Como resultado, el vaso se deforma, las válvulas venosas se dañan, su función se reduce o se pierde por completo.

Las principales razones para el desarrollo de PTFS no se pueden describir punto por punto, ya que una violación persistente conduce a la formación del síndrome postromboflebitis: trombosis venosa. Esta enfermedad conduce a la obstrucción de la luz de la vena y al flujo sanguíneo deteriorado. En el contexto del tratamiento, después de unos días, el coágulo de sangre se disuelve gradualmente y el vaso dañado se llena nuevamente de sangre.

Diversas formas de síndrome post-tromboflebítico de las extremidades inferiores

Pero en esta etapa hay una característica: después de la restauración, la vena ya no puede realizar completamente sus funciones, está deformada, sus paredes no son tan lisas y el aparato de la válvula no funciona bien.

Todo esto conduce al estancamiento y al desarrollo de insuficiencia de presión en el sistema venoso de las extremidades.

La sangre no se descarga a través de las venas perforantes de los vasos profundos a los vasos superficiales; por lo tanto, el síndrome postromboflebítico captura todos los vasos de la extremidad inferior.

Con el tiempo, hay una expansión de las venas safenas e internas, una caída de la compresión en la presión, una disminución en el flujo sanguíneo y la aparición de nuevos coágulos. Como resultado, la enfermedad adquiere un curso crónico, hay signos y síntomas constantes que molestan al paciente.

Según las estadísticas, el síndrome post-tromboflebítico se desarrolla con mayor frecuencia en el contexto de las venas varicosas. Esta enfermedad contribuye a la formación de tromboflebitis, complica su curso y conduce a la formación de PTFS.

cuadro clínico

El síndrome postromboflebitis ocurre después de la trombosis venosa; por lo general, las primeras manifestaciones se registran después de varios años, pero en algunos pacientes, el dolor puede aparecer después de unos meses.

Los principales síntomas de la post-tromboflebitis son:

  • La aparición de edema: generalmente se registra al final del día, después de una actividad física prolongada. La hinchazón ocurre debido al estancamiento en el sistema venoso, cuando la parte líquida de la sangre ingresa al espacio intersticial. El paciente nota que al anochecer, se nota una hinchazón en la región de la parte inferior de la pierna, que desaparece parcialmente por la mañana;
  • Disminución de la sensibilidad y fatiga en las extremidades: los pacientes se quejan de sensaciones inusuales en las piernas, en las que se reducen las sensaciones táctiles y la percepción del dolor en las venas afectadas. Se notan debilidad y sensación de pesadez, que primero se desarrollan después de caminar y luego en reposo;
  • Dolor: este síntoma en la clínica de PTFS se suma más tarde que los síntomas anteriores. Una persona siente dolores punzantes en las extremidades, que se intensifican con un cambio en la posición de la pierna, moviéndola hacia abajo o moviendo todos los cuerpos. En ausencia de tratamiento farmacológico y de fortalecimiento, se desarrolla un síndrome postrombótico persistente;
  • Inflamación: se desarrolla cuando la enfermedad avanza durante mucho tiempo, es una reacción protectora del cuerpo a la destrucción del tejido y la formación de nuevos coágulos de sangre;
  • La aparición de convulsiones: aparece en la etapa final del síndrome postromboflebitis, cuando los productos de descomposición se acumulan en los músculos y nervios, lo que tiene un efecto negativo en su trabajo. Las contracciones estáticas ocurren principalmente por la noche;
  • Un cambio en el tono de la piel: se desarrolla en un contexto de flujo sanguíneo deficiente, cuando se produce un estancamiento en el sistema venoso. Durante las manifestaciones iniciales, la piel está pálida, a medida que avanza la enfermedad o en presencia de PTFB de las venas profundas de las extremidades inferiores: azul o azul. A menudo se observan asteriscos vasculares y sellos en forma de anillo.

El grado de los síntomas depende en gran medida de la gravedad de las lesiones de las extremidades en el síndrome postromboflebitis. Dependiendo de la prevalencia de ciertos síntomas, se construye una clasificación de enfermedad postromboflebitis: hay cuatro formas: hinchazón-dolor, varicosa, ulcerativa y mixta.

Este tipo de enfermedad se caracteriza por un predominio del dolor y la hinchazón de las extremidades sobre otros síntomas. La manifestación del síndrome indica insuficiencia venosa: al comienzo del paciente, la fatiga y la sensación de pesadez en las piernas, que luego se convierte gradualmente en dolor, son inquietantes.

La gravedad máxima de la enfermedad post-tromboflebítica se produce en la noche, el paciente está preocupado por el dolor, el estallido y el dolor punzante. En la mañana, el síntoma se desvanece significativamente o no molesta en absoluto.

Paralelamente, se observa hinchazón de las piernas, que aumenta o disminuye simultáneamente con la manifestación de dolor.

Este tipo de PTFS es más común, requiere tratamiento inmediato y supervisión médica.

Los síntomas con esta variante del trastorno post-tromboflebítico se manifiestan moderados, pero hay una expansión pronunciada de los vasos venosos. Un examen externo del paciente muestra hinchazón de las venas safenas en la parte inferior de la pierna y el pie, hinchazón de estas áreas, acompañada de dolor.

Este tipo de síndrome postromboflebítico ocurre en la mayoría de los casos y habla de recanalización de las venas profundas, cuando un trombo en los vasos venosos profundos se disuelve y el flujo sanguíneo se reanuda a lo largo de ellos. En las venas superficiales, la presión desciende, quedan "estiradas".

Este tipo de insuficiencia venosa se caracteriza por trastornos tróficos: trastornos de la nutrición celular debido a la insuficiencia del flujo sanguíneo arterial. Inicialmente, hay un oscurecimiento de la piel en la parte inferior de la extremidad, la formación de sellos en forma de anillo, el desarrollo de una reacción inflamatoria, después de lo cual se forma una úlcera.

Los cambios venosos en este caso se caracterizan por una imagen mixta: el paciente puede sufrir molestias por dolor e hinchazón, que pueden ocurrir periódicamente, y luego no molestar en absoluto. Casi todos los pacientes tienen venas varicosas, y a menudo se observan lesiones ulcerativas en la piel.

Diagnóstico

La enfermedad postrombótica de las extremidades inferiores se detecta sobre la base de un examen externo realizado por un médico, utilizando métodos de examen instrumental y datos de anamnesis. En el último caso, se entrevista al paciente y se estudia la historia de la enfermedad anterior; si el paciente fue tratado por trombosis, la probabilidad de SLPT es muy alta.

El "estándar de oro" en el diagnóstico del síndrome postromboflebitis es la ecografía.

Con la ayuda de la exploración dúplex, se revela el estado de la pared venosa, la velocidad del flujo sanguíneo, la evacuación de la sangre y su salida de las extremidades. Además, el ultrasonido, que pasa a través de los tejidos duros y blandos, brinda información sobre la presencia o ausencia de coágulos sanguíneos.

Como una adición al diagnóstico de PTFS, un paciente puede recibir una radiografía usando un medio de contraste. Después de la confirmación de la enfermedad, se prescribe el tratamiento adecuado.

El pronóstico para el daño de la vena postromboflebítica es relativamente favorable en los casos en que el paciente se adhiere a las principales recomendaciones del médico, no viola el programa de tratamiento y sigue las reglas básicas para prevenir la recaída de la enfermedad. Con este enfoque, es posible lograr un estado óptimo de apoyo durante mucho tiempo.

En violación de las reglas del programa de bienestar, el paciente tiene complicaciones en forma de trastornos circulatorios en las extremidades, que pueden provocar gangrena y requerir amputación. La segunda complicación grave es un ataque cardíaco al cerebro u órganos internos cuando un coágulo de sangre ingresa al torrente sanguíneo general.

Tratamiento

Para el tratamiento de la enfermedad de las venas postromboflebíticas, son necesarias dos reglas principales: la cita de tratamiento competente y el deseo del paciente de recuperarse.

Solo con un enfoque consciente de la terapia de PTFS se puede lograr el resultado deseado, estabilizar la condición del paciente y prevenir la exacerbación de la clínica de enfermedad crónica de las venas de las extremidades.

El programa incluye la introducción de nuevas reglas en la vida cotidiana, el tratamiento médico y una serie de procedimientos de fortalecimiento. La operación se requiere solo con formas de ejecución de PTFS.

Los pacientes con insuficiencia venosa deben observar varias reglas básicas que son la prevención de la enfermedad:

  • No olvide visitar a un flebólogo o cirujano vascular; si es necesario, los médicos pueden prescribir un tratamiento preventivo que evitará las consecuencias no deseadas del síndrome;
  • Limite el esfuerzo físico intenso, evite el trabajo que requiera estar de pie por mucho tiempo;
  • Negarse de los malos hábitos;
  • Siga una dieta: no coma alimentos que aumenten el riesgo de trombosis y el desarrollo de PTFS;
  • Realice gimnasia diaria: los ejercicios de fisioterapia moderados promueven una mejor circulación sanguínea en las piernas y fortalecen las paredes de las venas.

Los cambios en el estilo de vida no solo son la prevención del síndrome post-tromboflebitis, sino que también mejoran el efecto de las drogas durante el tratamiento.

Pero en esta etapa hay una característica: después de la restauración, la vena ya no puede realizar completamente sus funciones, está deformada, sus paredes no son tan lisas y el aparato de la válvula no funciona bien. Todo esto conduce al estancamiento y al desarrollo de insuficiencia de presión en el sistema venoso de las extremidades.

El síndrome post-tromboflebitis es una patología crónica grave.

El síndrome post-tromboflebítico ocurre después de cierto tiempo después de una trombosis venosa. Los síntomas de la enfermedad pueden ocurrir después de seis meses o más desde el momento de un evento trombótico. El curso de la enfermedad siempre es grave. Los signos de insuficiencia venosa crónica aumentan progresivamente, aparecen y aumentan los trastornos tróficos.

El síndrome de postromboflebitis reduce significativamente la calidad de vida de una persona después de una trombosis venosa profunda, especialmente en lo que respecta al esfuerzo físico, provoca un cambio en la esfera psicoemocional del paciente y conduce a limitaciones en las actividades cotidianas.

Formas clínicas de enfermedad post trombótica de las extremidades inferiores.

Edema: la extremidad afectada aumenta de volumen en comparación con una sana. Durante el día, la hinchazón aumenta y alcanza un máximo por la noche. Después de una noche de descanso, el edema disminuye. Si el síndrome edematoso predomina en los síntomas de la enfermedad postrombótica, esta forma se llama edematosa. El edema puede ir acompañado de pesadez en la pierna y dolor; esta forma se llama dolor edematoso.

La congestión venosa prolongada conduce al oscurecimiento de la piel y la aparición de úlceras tróficas. Las úlceras tróficas con enfermedad post-trombótica responden muy mal al tratamiento, progresando gradualmente. A menudo, en el contexto de las úlceras profundas, se desarrolla un síndrome de dolor. Esta forma de enfermedad post-trombótica se llama úlcera péptica.

simptomatika posttromboflebiticheskogo sindroma nog - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

Síntomas del síndrome de pierna post-tromboflebítico

Síndrome postromboflebitis: síntomas

Los signos y síntomas del síndrome post-tromboflebitis de las extremidades inferiores pueden incluir:

  • dolor
  • calambres musculares nocturnos
  • pesadez
  • picazón y / u hormigueo
  • edema
  • flebeurismo
  • hiperpigmentación de la piel
  • lipodermatoesclerosis
  • úlcera trófica

Estos signos y síntomas pueden variar significativamente en los pacientes y, con el tiempo, el cuadro clínico cambia en la dirección de una gravedad cada vez mayor. En el síndrome post-tromboflebítico, los síntomas generalmente empeoran después de una caminata larga o de pie y mejoran después de descansar o tomar una posición horizontal de la extremidad inferior.

Síndrome post-tromboflebitis, diagnóstico

diagnostika ptfs nizhnih konechnostej - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de PTFS de las extremidades inferiores

El síndrome post tromboflebitis es una enfermedad venosa bastante común que es difícil de tratar. Por lo tanto, es importante diagnosticar el desarrollo de la enfermedad en una etapa temprana y tomar medidas oportunas.

La enfermedad posterior a la tromboflebitis en la mayoría de los casos se desarrolla en el contexto de la trombosis de las venas principales de las extremidades inferiores.

Esta es una de las manifestaciones graves más comunes de la insuficiencia venosa crónica. El curso de la enfermedad se caracteriza por la presencia de edema persistente o alteración trófica de la piel de la pierna.

Según las estadísticas, alrededor del 4 por ciento de la población mundial sufre postromboflebitis.

El desarrollo de la enfermedad depende completamente del comportamiento del trombo, que se forma en la luz de la vena afectada. Muy a menudo, la trombosis de cualquier vena profunda termina con una restauración parcial o absoluta del nivel previo de permeabilidad venosa. Sin embargo, en casos más severos, es posible el cierre completo de la luz venosa.

A partir de la segunda semana después de la formación del trombo, se lleva a cabo el proceso de su reabsorción gradual y el reemplazo de los lúmenes con tejido conectivo. Pronto, este proceso termina con una restauración completa o al menos parcial de la parte dañada de la vena y dura, por regla general, de dos a cuatro meses a tres o más años.

Como resultado de la manifestación de trastornos distróficos inflamatorios de la estructura del tejido, la vena misma se transforma en un tubo esclerosado inestable y sus válvulas se destruyen por completo. Alrededor de la vena misma, la fibrosis por compresión continúa desarrollándose.

Una serie de cambios orgánicos notables por parte de las válvulas y las paredes densas de las venas pueden conducir a consecuencias tan indeseables como la redirección patológica de la sangre de arriba a abajo.

Al mismo tiempo, la presión venosa de la región inferior de la pierna aumenta en un grado pronunciado, las válvulas se expanden y se desarrolla insuficiencia venosa aguda de las llamadas venas perforantes.

Este proceso conduce a una transformación secundaria y al desarrollo de insuficiencia venosa más profunda.

El síndrome post tromboflebítico de las extremidades inferiores es peligroso con una serie de cambios negativos, a veces irreversibles. Hay un desarrollo de hipertensión venosa estática y dinámica.

Esto afecta extremadamente negativamente el funcionamiento del sistema linfático. La microcirculación linfovenosa empeora, aumenta la permeabilidad capilar.

Como regla general, el paciente está atormentado por una inflamación severa de los tejidos, eccema venoso, se desarrolla esclerosis de la piel con daño en el tejido subcutáneo. Las úlceras tróficas a menudo aparecen en el tejido afectado.

Síntomas de la enfermedad

Si identifica algún síntoma de la enfermedad, debe buscar ayuda de inmediato de especialistas que realizarán un examen exhaustivo para establecer un diagnóstico preciso.

Los principales signos de PTFS son:

  • Fuerte y no pasa por un largo período de tiempo hinchazón;
  • Asteriscos vasculares (redes);
  • Discursos en forma de pequeños tubérculos subcutáneos en lugar de secciones individuales de venas;
  • Calambres
  • Fatiga, sensación de pesadez en las piernas;
  • Entumecimiento, disminución de la sensibilidad de la extremidad;
  • La sensación de “piernas de algodón”, sobre todo después de una larga estancia “de pie”, se intensifica por la tarde, hacia la noche.

La base del cuadro clínico de PTFB es la insuficiencia venosa crónica directa de diversa gravedad, la expansión de la mayoría de las venas safenas y la aparición de una red vascular brillante de color púrpura, rosado o cianótico en el área afectada.

Son estos vasos los que asumen la función principal de garantizar una salida completa de sangre de los tejidos de las extremidades inferiores. Sin embargo, durante un período de tiempo bastante largo, la enfermedad puede no autodeclararse.

La hinchazón severa de la parte inferior de la pierna es uno de los primeros y principales síntomas del síndrome post-tromboflebitis. Como regla, surge debido a la presencia de trombosis venosa aguda, cuando hay un proceso de restauración de la permeabilidad venosa y la formación de una vía colateral.

Con el tiempo, la hinchazón puede disminuir ligeramente, pero rara vez desaparece por completo. Además, con el tiempo, el edema puede localizarse tanto en las extremidades distales, por ejemplo, en la parte inferior de la pierna, como en la proximal, por ejemplo, en el muslo.

Se puede desarrollar hinchazón:

  • A través del componente muscular, mientras que el paciente puede notar un ligero aumento en el volumen de los músculos de la pantorrilla. Por lo tanto, se observa más claramente en la dificultad al abrochar la cremallera en el maletero, etc.
  • Debido al retraso en la salida de fluidos en la mayoría de los tejidos blandos. Esto finalmente conducirá a una distorsión de las estructuras anatómicas de las extremidades humanas. Por ejemplo, hay un alisamiento de los hoyuelos ubicados a ambos lados del tobillo, hinchazón de la parte posterior del pie, etc.

De acuerdo con la presencia de ciertos síntomas, se distinguen cuatro formas clínicas de PTFB:

Es de destacar que la dinámica del síndrome de hinchazón con PTFB tiene algunas similitudes con el edema que ocurre con las venas varicosas progresivas. La inflamación de los tejidos blandos aumenta por la noche.

El paciente a menudo se da cuenta de esto por la aparente "reducción en el tamaño del zapato", que fue solo esa mañana. En este caso, la extremidad inferior izquierda se ve afectada con mayor frecuencia.

La hinchazón en la pierna izquierda puede ocurrir en una forma más intensa que en la derecha.

Además, quedan rastros de presión, bandas elásticas de calcetines y golf, así como zapatos apretados e incómodos que permanecen en la piel y no se alisan durante un período prolongado.

Por la mañana, el edema, por regla general, disminuye, pero no pasa en absoluto. Se acompaña de una sensación constante de fatiga y pesadez en las piernas, un deseo de "tirar" de una extremidad, un dolor apremiante o doloroso, que se intensifica con la preservación prolongada de una posición del cuerpo.

El dolor tiene un carácter sordo y dolorido. Esto es más bien un tirón no demasiado intenso y un estallido de dolor en las extremidades. Se pueden facilitar un poco si toma una posición horizontal y levanta las piernas por encima del nivel del cuerpo.

A veces, el dolor puede ir acompañado de un calambre en una extremidad. Con mayor frecuencia, esto puede suceder por la noche o si el paciente se ve obligado a permanecer en una posición incómoda durante mucho tiempo, creando una gran carga en el área afectada (de pie, caminando, etc.). Además, el dolor, como tal, puede estar ausente, apareciendo solo a la palpación.

Con el síndrome post-tromboflebítico progresivo que afecta las extremidades inferiores, al menos el 60-70% de los pacientes desarrollan venas varicosas de las venas profundas. Un mayor número de pacientes se caracteriza por una forma floja de expansión de las ramas laterales, esto se aplica a los troncos venosos principales de la pierna y el pie. Con mucha menos frecuencia, se registra una violación de la estructura de troncales MPV o BPV.

El síndrome posterior a la tromboflebitis es una de las causas distinguidas del desarrollo posterior de trastornos tróficos graves y de rápido desarrollo, que se caracterizan por la aparición temprana de úlceras tróficas venosas.

Las úlceras generalmente se localizan en la superficie interna de la parte inferior de la pierna, debajo, así como en el interior de los tobillos. Antes de la aparición de las úlceras, a veces ocurren cambios significativos y visualmente notables en la parte de la piel.

ptb - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

  • Oscurecimiento, decoloración de la piel;
  • La presencia de hiperpigmentación, que se explica por la fuga de glóbulos rojos con su posterior degeneración;
  • Sellar en la piel;
  • El desarrollo del proceso inflamatorio en la piel, así como en las capas más profundas del tejido subcutáneo;
  • La aparición de sitios de tejido atrofiados blanquecinos;
  • La aparición inmediata de una úlcera.

El diagnóstico de PTFS solo puede ser realizado por un médico de una institución médica, después de un examen exhaustivo del paciente y pasar el examen necesario.

Por lo general, el paciente se prescribe:

  1. Fleboscintigrafía
  2. Examen de contraste de rayos X,
  3. El paso del diagnóstico diferencial.

Unos años antes, además del cuadro clínico general, las pruebas funcionales se utilizaron ampliamente para establecer y evaluar el estado del paciente. Sin embargo, hoy esto ya es cosa del pasado.

El diagnóstico de PTFS y trombosis venosa profunda se lleva a cabo mediante angioscaneo por ultrasonido mediante mapeo de flujo sanguíneo en color. Le permite evaluar adecuadamente la presencia de daños en las venas, identificar su obstrucción y la presencia de masas trombóticas.

Además, este tipo de estudio ayuda a evaluar el estado funcional de las venas: la tasa de flujo sanguíneo, la presencia de flujo sanguíneo patológicamente peligroso, el rendimiento de la válvula.

Según los resultados de la ecografía, es posible identificar:

  • La presencia de los principales signos del desarrollo de un proceso trombótico;
  • La presencia de un proceso de recanalización (restauración de permeabilidad venosa);
  • La naturaleza, el nivel de densidad y el grado de prescripción de las masas trombóticas;
  • La presencia de obliteración es la ausencia casi completa de cualquier luz, así como la imposibilidad del flujo sanguíneo;
  • Aumento de la densidad de las paredes de las venas y el tejido paravasal;
  • La presencia de signos de disfunción valvular, etc.

Entre los principales objetivos perseguidos por la UZAS en el PTFB:

  1. Fijación inicial de la periodicidad y la presencia de destrucción post-trombótica en los tejidos;
  2. Diagnóstico de la dinámica de los procesos en curso;
  3. Observación de cambios en el lecho venoso y el proceso de restauración gradual de la permeabilidad de la vena;
  4. Exclusión del re-desarrollo de la enfermedad;
  5. Valoración general del estado de venas y perforantes.

El tratamiento del síndrome post-tromboflebitis se lleva a cabo principalmente por métodos conservadores. Hasta la fecha, los siguientes métodos de tratamiento para esta enfermedad son ampliamente aplicables:

  • Terapia de compresión;
  • Corrección de estilo de vida
  • Complejos de ejercicios de fisioterapia y gimnasia,
  • Una serie de procedimientos fisioterapéuticos,
  • farmacoterapia
  • Cirugía (ectomía)
  • Tratamiento local

Para deshacerse del síndrome post-tromboflebitis, el tratamiento conservador es el más atractivo. Sin embargo, en el caso de que no traiga el resultado deseado, es aplicable el tratamiento de PTFS mediante cirugía reconstructiva o ectomía.

Pronóstico para la enfermedad post trombótica

La forma de úlcera de PTFS tiene un pronóstico desfavorable. La curación persistente de las úlceras tróficas es muy rara. El tratamiento quirúrgico es bastante complicado, pero permite el éxito en la mayoría de los pacientes.

Se desarrollan úlceras tróficas extensas en el 40% de los pacientes con enfermedad postrombótica. Este problema puede complicarse por el desarrollo de intoxicación crónica, cuando la úlcera no se cura durante años y conduce al desarrollo de una lesión específica: amiloidosis de órganos internos. Esta condición conduce a la muerte por insuficiencia orgánica múltiple.

El daño a los huesos y las articulaciones complica la situación y conduce a la amputación de la extremidad. Se observa un resultado similar en el 10% de los pacientes con forma de úlcera péptica.

Formas clínicas de enfermedad post trombótica de las extremidades inferiores.

El síndrome post tromboflebitis es parte de la estructura de enfermedades manifestadas por síntomas de insuficiencia venosa crónica (IVC). La gradación más moderna y relevante del síndrome post-tromboflebitis hoy en día es la clasificación CEAP. Esta herramienta describe con mayor precisión los cambios tróficos y morfológicos que ocurren en la extremidad inferior con el desarrollo de la patología.

Síndrome postromboflebitis: tratamiento en el hogar

Los cirujanos vasculares y los flebólogos, tanto los centros médicos urbanos públicos como los privados, participan en el tratamiento del síndrome postrombótico en Moscú. El tratamiento incluye medidas conservadoras e intervenciones quirúrgicas.

  • Usar medias de compresión.
  • El uso de compresión neumática variable y electroestimulación.
  • Terapia farmacológica (medicamentos para mejorar la microcirculación, angioprotectores, flebotónicos).

Los principales tipos de intervenciones quirúrgicas modernas para el síndrome post-tromboflebitis:

  • Intervenciones dirigidas a corregir la descarga patológica de sangre de las venas profundas a las superficiales (extirpación láser o endoscópica de venas perforantes).
  • Cirugía para reducir el volumen venoso patológico (con forma varicosa de PTFS) - termobliteración con láser y radiofrecuencia, miniflebectomía.
  • Las intervenciones destinadas a mejorar la salida de sangre a través de las venas afectadas son intervenciones de derivación. El más comúnmente realizado es el bypass ileofemoral bajo control de rayos X.

230378dcd5a10337ded0d2f5cd09ed25 - Enfermedad postromboflebitis (síndrome PTFB) - síntomas, diagnóstico y tratamiento

El tratamiento del síndrome post-tromboflebitis en el hogar consiste en el uso de medias de compresión, farmacoterapia, gimnasia especial diaria para las piernas.

Hasta la fecha, la efectividad de ningún remedio popular para el tratamiento de la enfermedad post-trombótica no ha sido confirmada por datos científicos. Por lo tanto, recomendar estos métodos de tratamiento es una tarea extremadamente dudosa.

Para el tratamiento de la enfermedad de las venas postromboflebíticas, son necesarias dos reglas principales: la cita de tratamiento competente y el deseo del paciente de recuperarse. Solo con un enfoque consciente de la terapia de PTFS se puede lograr el resultado deseado, estabilizar la condición del paciente y prevenir la exacerbación de la clínica de enfermedad crónica de las venas de las extremidades.

La PTFS de las venas profundas de las extremidades inferiores es un trastorno caracterizado por una desaceleración en el flujo venoso de las piernas, que es una complicación de la trombosis venosa profunda. Clínicamente, la enfermedad puede aparecer un par de años después de la forma aguda de trombosis.

Los pacientes se quejan de sensación de plenitud en las piernas doloridas, espasmos musculares dolorosos y prolongados, principalmente por la noche. Hay un tipo de pigmentación en forma de anillo en la piel, detectada por hinchazón, que con el tiempo se convierte en una mayor densidad.

Qué es la enfermedad postromboflebítica de las venas de las extremidades inferiores, el tratamiento (medicación y cirugía, el curso de la PTFS, clasificación) lo consideraremos en detalle en nuestro artículo.

El desarrollo del proceso patológico depende completamente del "comportamiento" del coágulo de sangre que se ha formado en la luz de la vena afectada. A menudo, la trombosis termina con una restauración parcial o completa del nivel previo de permeabilidad venosa. Pero en imágenes pesadas, no se excluye un bloqueo completo de la luz venosa.

En la segunda semana de la formación de un coágulo de sangre, comienza el proceso de su reabsorción gradual, el reemplazo de lúmenes con tejidos conectivos. Pronto, se revela la restauración total o parcial del área afectada de la vena. Por lo general, dura de 2 a 4 meses a 3 años.

Debido a esto, se detectan trastornos inflamatorios y distróficos de la estructura estructural de los tejidos, la vena se vuelve como un "tubo esclerosado" y las válvulas venosas se degradan por completo y luego se destruyen. Alrededor del vaso más afectado, se forma fibrosis compresiva.

Varios procesos patológicos en las extremidades inferiores pueden tener consecuencias negativas. Esta es la redirección de la sangre biológica en las piernas de arriba a abajo.

Al mismo tiempo, el paciente tiene presión venosa en el área de la espinilla, las válvulas venosas se expanden anormalmente y aparece una forma aguda de insuficiencia venosa.

Esto lleva a complicaciones secundarias; se desarrolla una falla venosa de la pierna más profunda.

Información actualizada: ¿Cuál es el peligro de las venas varicosas en las piernas?

  1. Embarazo, parto;
  2. Lesiones graves en órganos internos, fracturas de piernas;
  3. Intervención quirúrgica;
  4. Enfermedad varicosa de la pierna;
  5. Patologías de la sangre que conducen al crecimiento patológico de plaquetas;
  6. Obesidad de cualquier etapa.

El síndrome postromboflebico conduce a complicaciones, a veces irreversibles. El paciente desarrolla hipertensión venosa estática y dinámica. Esto empeora la funcionalidad del sistema linfático: se interrumpe la microcirculación linfovenosa y aumenta la permeabilidad vascular.

Si no se trata, el paciente desarrolla una forma venosa de eccema, esclerosis de la piel con daño al tejido subcutáneo. Las úlceras tróficas a menudo se forman en los tejidos afectados.

La dolencia posflebítica tiene ciertos signos: aparecen al comienzo del proceso patológico. Dicen sobre la clínica en los casos en que la enfermedad progresa activamente.

Los signos incluyen hinchazón de las piernas, que no desaparece durante un período prolongado de tiempo. Arañas vasculares en las piernas, aparecen arañas vasculares. Los pacientes se quejan de calambres por la noche, fatiga en las piernas, pesadez, disminución de la susceptibilidad de las extremidades.

Se manifiesta un síntoma como "gordura del pie". Después de una larga posición de pie, el paciente simplemente no siente las extremidades, mueve las piernas con dificultad. Este síntoma tiende a intensificarse en la noche.

Etapa PTFS de venas profundas de las piernasManifestaciones clínicas
Etapa fácil
  • Pesadez en las extremidades, sensación de "algodoncillo" - después del trabajo físico, posición de pie;
  • Ligera hinchazón del tobillo;
  • Convulsiones (a corto plazo, el dolor está prácticamente ausente);
  • Malla vascular en el área afectada (no siempre).
Etapa media
  1. Hinchazón severa del tobillo. Se desarrolla no solo después de la actividad física, sino también en reposo. El edema no disminuye después del descanso;
  2. Pesadez constante en las extremidades, que se acompaña de dolor, espasmos musculares;
  3. Venas varicosas: los vasos se vuelven convexos, sinuosos, aparecen nódulos de un tinte azulado en las piernas;
  4. La piel en el área afectada cambia. Se vuelve cianótica o marrón, se espesa;
  5. Se forman manchas rojas en la piel de las piernas, aparecen microfisuras, aparecen varias erupciones, hay llanto; las heridas no sanan durante mucho tiempo.
Etapa severa
  • Síndrome de dolor severo, hinchazón constante de las extremidades;
  • En el contexto de los cambios en la estructura de la piel, se forman úlceras tróficas: heridas profundas que penetran en el grosor de la piel, a veces afectan el tejido muscular. Los tamaños son diferentes. Aparecen con mayor frecuencia en la superficie interna de la parte inferior de la pierna;
  • Después de la curación de la úlcera trófica, quedan cicatrices blancas profundas.

Información reciente: síntomas y tratamiento de un coágulo de sangre en la pierna debajo de la rodilla detrás

Durante el período de compensación, el paciente puede tener toda la clínica descrita. Cuando aparecen úlceras tróficas, esto indica una descompensación de la patología. A menudo se complican por infección. La sintomatología de la enfermedad no depende del género, y la fuerza de la manifestación se debe a la gravedad de la enfermedad.

De acuerdo con la clínica, la enfermedad se clasifica en formas: edematosa-dolorosa, ulcerosa, varicosa y mixta.

Para diagnosticar el síndrome post-tromboflebítico, un examen visual de las extremidades inferiores es suficiente para un médico especialista. Sin embargo, se utilizan métodos de diagnóstico adicionales.

Le permiten establecer el grado de violación del flujo venoso, la etapa de la enfermedad, etc., lo que le permite asignar un curso de tratamiento.

Ultrasonido dopplerEl estudio establece la localización del trombo, el grado de superposición de la luz, la extensión del área afectada.
Angioscaneo dúplex ultrasónico de venas de las extremidades inferiores.Ayuda a ver la estructura de los vasos profundos utilizando una imagen en color. A través de tales diagnósticos, es posible estudiar las características y la velocidad de la circulación sanguínea, la presencia de descarga de líquido a través de vasos perforantes que conectan la profundidad con la superficie, el grado de degradación de la válvula.
CoagulogramaDetermina la densidad del fluido biológico, la viscosidad, el nivel de coagulación, la tendencia a formar coágulos sanguíneos.
VenografíaDurante el estudio, se inyectan drogas especiales en las venas de las piernas que "ven" las radiografías. Luego, tome una fotografía en la que todos los vasos sean visibles. Según él, se estudia la estructura del patrón venoso, la ubicación de la estenosis, su nivel y otros datos que permiten prescribir un tratamiento adecuado.
GammagrafíaUn estudio especial realizado a través de medicamentos radioisotópicos. Son capaces de emitir radiación débil, capturada por sensores especiales. La imagen se muestra en el monitor.

Los principales métodos para diagnosticar la enfermedad incluyen la dopplerografía por ultrasonido y la exploración dúplex. Se pueden llevar a cabo muchas veces. No dañan la salud, son informativos y se utilizan para controlar la efectividad de la terapia.

La enfermedad postromboflebitis y las venas varicosas no se pueden curar por completo y deshacerse de las patologías para siempre. Por tanto, los principales objetivos se centran en la suspensión de la progresión de la enfermedad. Si el paciente no recibe tratamiento, siempre se desarrollan complicaciones, que a menudo conducen a una discapacidad; el grupo depende del grado de daño en las venas de las extremidades inferiores.

Se recomienda al paciente que use ropa interior de compresión, vendando las extremidades a través de vendajes elásticos.

Esto elimina la hipertensión venosa.

Se requiere la corrección del estilo de vida: educación física diaria, caminar, dejar de fumar, alcohol, malos hábitos alimenticios, no se puede comer graso, frito, picante, etc.

Se recetan medicamentos que mejoran la condición de las paredes venosas, detienen los procesos inflamatorios y evitan la formación de coágulos sanguíneos. Muy a menudo en tabletas o para inyección. El régimen de tratamiento también incluye medicamentos locales. Ayudan a acelerar el proceso de endurecimiento de las úlceras tróficas, normalizan la circulación sanguínea en las piernas.

¿Qué es el síndrome de post tromboflebitis peligroso?

El síndrome posterior a la tromboflebitis es una patología grave, que a menudo lleva a los pacientes a una discapacidad. De hecho, esta es una complicación de la trombosis venosa profunda. Los síntomas de la enfermedad a menudo progresan, lo que dificulta la vida de los pacientes. A menudo, en el contexto de PTFS, se producen recaídas de trombosis venosa profunda. En algunos casos, se puede desarrollar una patología aún más peligrosa, la embolia pulmonar.

El síndrome post tromboflebitis, incluso hoy en día, con un amplio arsenal de métodos conservadores e invasivos, no puede curarse por completo. Por lo tanto, es muy importante tratar oportuna y competente la patología del sistema venoso, eliminar las venas varicosas y proporcionar un tratamiento adecuado para la trombosis venosa profunda.

Síndrome postromboflebitis: prevención

La prevención del síndrome postromboflebitis comienza con la prevención de la trombosis venosa profunda primaria y recurrente. Para las personas hospitalizadas con alto riesgo de TVP, los métodos de prevención deben incluir la activación temprana, el uso de medias de compresión o dispositivos de neumocompresión variable, estimulación eléctrica y / o el uso de medicamentos anticoagulantes.

Con una trombosis ya diagnosticada, la técnica innovadora de trombolisis muestra buenos resultados. Este es un procedimiento endovascular destinado a disolver un coágulo trombótico en una vena. Además, para la prevención del síndrome post-tromboflebitis, es necesaria una terapia anticoagulante adecuada.

Los cirujanos vasculares y los flebólogos europeos recomiendan a los pacientes con sobrepeso que ya se han sometido a trombosis venosa profunda para reducir el peso.

Preguntas frecuentes de nuestros pacientes en Internet sobre el síndrome post-tromboflebitis

Querida Natalia! Para evitar el síndrome post-tromboflebitis, es necesario que un flebólogo lo examine periódicamente con una ecografía moderna del sistema venoso de las extremidades inferiores. En el caso de que ya se haya producido trombosis venosa, es necesario seguir las recomendaciones del médico tratante, usar medias de compresión y tomar los medicamentos recetados.

¡Querida Julia! Si le han diagnosticado síndrome postromboflebitis, debe consultar a un buen flebólogo o cirujano vascular en Moscú, con la implementación obligatoria de una ecografía dúplex moderna, y seguir estrictamente las recomendaciones del médico.

Querido Nikolay! El síndrome post-tromboflebítico de las extremidades inferiores es una complicación muy grave de la trombosis venosa profunda, que se manifiesta por edema, dolor, hiperpigmentación de la piel y úlcera trófica. Incluso las tecnologías europeas más modernas hoy en día no garantizan una cura completa para el síndrome post-tromboflebítico de las extremidades inferiores.

¡Querida Maria! El tratamiento moderno del síndrome post-tromboflebitis en Moscú se realiza en centros urbanos flebológicos y vasculares. El tratamiento dependerá de la forma clínica de la enfermedad: edema-dolor, varicoso, ulcerativo y mixto. Además, la elección del tratamiento moderno para el síndrome post-tromboflebitis se basa en el grado de oclusión (obstrucción) del lecho venoso. Si hay indicaciones, las modernas operaciones de colocación de stent mínimamente invasivas se realizan bajo control de rayos X.

Querida Elizabeth! El tratamiento del síndrome post-tromboflebítico de las extremidades inferiores en el hogar solo es posible después de la consulta y la ecografía en un buen centro vascular urbano o flebológico. Este tratamiento necesariamente incluirá: usar medias de compresión, tomar medicamentos para mejorar la microcirculación, un conjunto especial de ejercicios para las piernas.

Svetlana Borszavich

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic