Disección de aneurisma aórtico: causas, síntomas y tratamiento

Para comprender las causas de este defecto, debe tener una buena idea de la estructura del vaso en sí. La pared aórtica tiene una membrana externa, fibras musculares en la membrana media, así como la membrana interna (íntima). En la membrana media al nivel del arco aórtico también hay fibras nerviosas sensibles, que pueden causar dolor.

Normalmente, las conchas del vaso están soldadas firmemente, de modo que cuando la presión arterial cambia, las paredes se estiran y su luz se expande o se estrecha. El estiramiento se produce de manera uniforme debido a la elasticidad de las paredes. Tienen las llamadas fibras elásticas y tejido conectivo, que dan fuerza.

La formación de aneurisma se asocia con mayor frecuencia con una violación de la estructura normal de la pared. Los depósitos de diversas sustancias, la destrucción del tejido o la inflamación causan debilitamiento local. La presión arterial alta crea rápidamente una protuberancia patológica en este lugar, que es un aneurisma.

Hay muchas razones para el daño a las paredes de la aorta, pero su prevalencia es desigual. La gran mayoría de los aneurismas en nuestro tiempo son causados ​​por procesos ateroscleróticos. Hace medio siglo, la causa principal era la sífilis. Hoy en día, esta razón también ocurre, pero con mucha menos frecuencia y, por regla general, en países del tercer mundo. Otras enfermedades que pueden conducir a la formación de un aneurisma aórtico son muy raras.

Las principales causas de la formación de aneurismas aórticos son las siguientes enfermedades y procesos patológicos:

  • La aterosclerosis. La aterosclerosis es actualmente la causa más común no solo de aneurismas aórticos, sino también de muchas otras enfermedades vasculares. La enfermedad se reduce a alteraciones metabólicas, como resultado de lo cual el colesterol y otras sustancias aumentan en la sangre. Esto, a su vez, conduce a la formación de las llamadas placas en las arterias. En los vasos pequeños, esto se manifiesta por el estrechamiento de la luz y la obstrucción del flujo sanguíneo. Sin embargo, la aorta es el vaso más grande, por lo que la placa no interfiere en gran medida con el flujo sanguíneo. El problema es que los procesos degenerativos que debilitan las membranas comienzan en la pared del vaso debajo de la placa. Como resultado, la pared pierde su elasticidad y la presión arterial alta conduce gradualmente a su protrusión o expansión con la formación de un aneurisma.
  • Sífilis La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que solía ser muy común en casi todas partes. En las etapas posteriores de esta enfermedad, el patógeno ingresa a varios órganos con un torrente sanguíneo. A menudo, las espiroquetas (agentes causantes de la sífilis) se localizan con precisión en la pared aórtica y la destruyen gradualmente. En cierta etapa, la pared se debilita y se forma un aneurisma. Hoy en día, esta razón se está volviendo menos común, ya que la sífilis generalmente se diagnostica rápidamente y se trata con éxito. Las mismas formas lanzadas de la enfermedad no siempre se manifiestan precisamente por un aneurisma aórtico.
  • Lesiones El daño mecánico a las membranas aórticas es muy raro. Puede ser el resultado de ciertas manipulaciones diagnósticas o terapéuticas en el corazón. Angiografía coronaria, angioplastia coronaria transluminal, bola de angioplastia aórtica, contrapulsación de bola intraaórtica, prótesis valvulares aórticas, etc. a veces conducen a daños accidentales. En estos casos, el aneurisma comienza a formarse varios días o semanas después del procedimiento, pero es posible que ya no cause síntomas.
  • Enfermedades congénitas. Hay una serie de enfermedades congénitas que afectan el desarrollo y la estructura del tejido conectivo. Los más comunes son el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos. Debido a la debilidad de las fibras del tejido conectivo, la pared aórtica se debilita y no resiste la presión arterial. El aneurisma en este caso generalmente toma la forma de un huso. El recipiente se expande uniformemente. Además, con estos síndromes, existe la posibilidad de la formación simultánea de varios aneurismas en varias partes de la aorta.
  • Algunas enfermedades inflamatorias. La inflamación de la aorta se llama aortitis. En casos graves de la enfermedad, puede ocurrir un estiramiento irreversible de la pared con la formación de un aneurisma. En estos casos, un aneurisma será consecuencia de una aortitis. Puede haber muchas causas de aortitis. En ocasiones, se trata de agentes infecciosos que se han infiltrado en un lugar atípico. Por ejemplo, se conocen aortitis tuberculosa, salmonella o micótica. También es posible una inflamación no infecciosa. Estos son procesos autoinmunes causados ​​por alteraciones en el propio sistema inmunológico del cuerpo. Como regla general, se manifiestan por daño al tejido conectivo en otros órganos (articulaciones, válvulas cardíacas, riñones, etc.), pero en casos raros, la aorta también puede verse afectada. Ejemplos de tales enfermedades son la enfermedad de Takayasu, espondilitis anquilosante, tromboangitis obliterante. En la práctica, todas estas causas son muy raras.

También hay una gran cantidad de diversos factores predisponentes que no afectan directamente la estructura de la pared aórtica, sino que contribuyen indirectamente a la formación de aneurismas. Una encuesta detallada del paciente puede ayudar a identificar la influencia de estos factores, y su eliminación es importante para mejorar el pronóstico. En la mayoría de los casos, el efecto de estos factores se asocia con trastornos metabólicos, aumento de la presión arterial o volumen sanguíneo circulante.

Los factores predisponentes que contribuyen a la formación de un aneurisma aórtico son:

  • Fumar Está comprobado que fumar contribuye al desarrollo de la aterosclerosis y, a través de ella, la degeneración de los tejidos en la pared aórtica. Además, los fumadores experimentados a menudo desarrollan hipertensión.
  • Nutrición inadecuada. Un exceso de alimentos grasos ricos en colesterol es un vínculo importante en el desarrollo de la aterosclerosis. El exceso de colesterol con los alimentos a menudo se asocia con una mayor concentración de esta sustancia en la sangre. El riesgo de desarrollar aneurisma, respectivamente, aumenta.
  • Edad avanzada. Estadísticamente, el aneurisma aórtico afecta con mayor frecuencia a personas mayores de 40 a 50 años. Cuanto mayor es la edad, mayor es el riesgo. Esto se debe a trastornos metabólicos, degeneración del tejido conectivo, tendencia a la hipertensión. En la práctica, en los ancianos, la aterosclerosis suele ser responsable de la formación de aneurismas, mientras que en los jóvenes: trastornos congénitos o sífilis.
  • Sobrepeso La obesidad también es un factor predisponente para el desarrollo de la aterosclerosis.
  • La presencia de otras enfermedades crónicas. Se ha demostrado estadísticamente que la hipertensión (presión arterial alta) desempeña un papel importante en el desarrollo del aneurisma aórtico. Alrededor del 75% de los pacientes con esta enfermedad la padecen. Enfermedades autoinmunes crónicas, focos de infección crónicos, etc. También puede jugar un papel.

Por lo tanto, podemos concluir que el aneurisma aórtico no es una enfermedad independiente. En la gran mayoría de los casos, es una complicación de otras patologías. El riesgo aumenta significativamente cuando se expone a los factores anteriores. Sin embargo, estos factores por sí solos no pueden dañar el vaso. Solo exacerban el daño existente.

El aneurisma aórtico congénito se dice en los casos en que un defecto del vaso ya estaba en el cuerpo al momento del nacimiento. Este tipo de aneurisma puede ocurrir debido a problemas con el desarrollo fetal (enfermedad materna durante

etc.) o enfermedades genéticas. En el segundo caso, a veces se puede rastrear una predisposición hereditaria a tales problemas. Los parientes de sangre dieron a luz a niños con problemas similares;

. Los adultos pueden sufrir diversas enfermedades cardiovasculares. Además, según las estadísticas, para una serie de enfermedades genéticas, el aneurisma aórtico congénito generalmente se encuentra en combinación con otros

válvula aórtica, tetralogía de Fallot, etc.). El pronóstico para tales niños es decepcionante, ya que se requiere cirugía cardíaca compleja. Al mismo tiempo, los niños suelen estar debilitados, nacen con un peso por debajo de la norma.

Simptomy anevrizmy aorty po vidam - disección de aneurisma aórtico - causas, síntomas y tratamiento

Si un niño con aneurisma congénito de la aorta torácica o abdominal crece, la posibilidad de ruptura se reduce considerablemente. Por supuesto, el paciente debe cumplir con todas las prescripciones de los médicos y tomar un tratamiento preventivo. En la mayoría de los casos, después de la estabilización en la infancia o la edad adulta, todavía se recomienda extirpar el aneurisma quirúrgicamente.

Detonic - un medicamento único que ayuda a combatir la hipertensión en todas las etapas de su desarrollo.

Detonic para normalización de presión

El complejo efecto de los componentes vegetales de la droga. Detonic en las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso autónomo contribuyen a una disminución rápida de la presión arterial. Además, este medicamento previene el desarrollo de la aterosclerosis, gracias a los componentes únicos que intervienen en la síntesis de lecitina, un aminoácido que regula el metabolismo del colesterol y evita la formación de placas ateroscleróticas.

Detonic Síndrome de abstinencia y no adictivo, ya que todos los componentes del producto son naturales.

Información detallada sobre Detonic se encuentra en la página del fabricante www.detonicnd.com.

Tipos de aneurismas aórticos

Existen varios criterios por los cuales todos los aneurismas se pueden dividir en tipos. Dicha clasificación permite a los médicos formular con mayor precisión el diagnóstico del paciente y determinar el tratamiento. La separación de los aneurismas en tipos está justificada, ya que cada tipo tiene sus propias características, ocurre bajo ciertas condiciones y también requiere un enfoque individual para el tratamiento. El tipo de aneurisma generalmente se determina en el proceso de diagnóstico utilizando varios métodos de examen instrumental.

Por posición, todos los aneurismas aórticos se pueden dividir en los siguientes tipos:

  • Aneurisma de la aorta ascendente. Se encuentra entre la válvula aórtica del corazón y el arco aórtico (frente al lugar donde se origina el eje braquiocefálico).
  • Aneurisma del arco aórtico. Ubicado en la curva de la aorta. La curva va de derecha a izquierda, aquí el vaso gira 180 grados y va a la cavidad abdominal. Los aneurismas del arco aórtico a menudo capturan sus grandes ramas ubicadas en este sitio.
  • Aneurisma de la aorta descendente. Se encuentra en un segmento desde la arteria subclavia izquierda hasta el diafragma. En la pared torácica anterior, estos aneurismas se proyectan aproximadamente sobre el esternón.
  • Aneurisma suprarrenal. Se encuentra en la cavidad abdominal (este es un tipo de aneurisma aórtico abdominal) en el área desde el diafragma hasta el lugar de descarga de las arterias renales.
  • Aneurisma infrarrenal. Se encuentra en el sitio de la aorta abdominal debajo del lugar de descarga de las arterias renales antes de la bifurcación (bifurcación) de la aorta en dos arterias ilíacas.

Si los aneurismas son múltiples, se indica la ubicación de cada uno de ellos. Esta opción es bastante rara. La causa suele ser una predisposición congénita a la formación de aneurismas: síndrome de Marfan y otras enfermedades graves que reducen la fuerza del tejido conectivo. Los aneurismas aórticos múltiples localizados tanto en el pecho como en la cavidad abdominal tienen un pronóstico mucho más grave que las formaciones únicas.

Clasificación

Los síntomas de aneurisma aórtico casi siempre están ausentes. Esta es la insidiosidad de esta enfermedad. Aparecen solo cuando el aneurisma se ha vuelto enorme. Todo desastre ocurre después de un descanso.

¿Qué síntomas surgen cuando el aneurisma alcanza un tamaño significativo? Todos los síntomas son varios signos de compresión de las estructuras vecinas por esta "bolsa hinchada".

Aneurisma del arco aórtico

Los síntomas son variados, debido a la presencia de una gran cantidad de estructuras:

  • hay un dolor punzante en el pecho o detrás del esternón, que puede irradiarse a la espalda;
  • con la compresión de la tráquea y los bronquios, se produce una tos seca y dolorosa, con una disminución en la luz del tracto respiratorio: dificultad para respirar;
  • cuando el nervio laríngeo recurrente está involucrado en el proceso, se produce una ronquera pronunciada de la voz;
  • si el aneurisma apretó la vena cava superior, habrá hinchazón y cara azul, las venas del cuello se hincharán, los párpados se hincharán y aparecerán síntomas de hipertensión intracraneal: dolor de cabeza, disminución de la visión;
  • con la compresión del esófago, puede ocurrir dificultad para tragar;
  • si el nervio simpático está comprimido, entonces se desarrollará el síndrome de Horner (ptosis, miosis, enoftalmos) en el lado de la compresión, es decir, prolapso del párpado superior, estrechamiento constante de la pupila y reducción (retracción) del globo ocular.

A veces, los signos de aneurisma no ocurren hasta la brecha. Pero, dependiendo de la ubicación en el cofre, hay:

  • dolor intenso entre los omóplatos y el pecho, palpitante;
  • neumonía frecuente con compresión de sus departamentos;
  • la aparición de bradicardia;
  • con la compresión de los vasos de la médula espinal, es posible el desarrollo de síntomas distantes: parálisis y paresia en las piernas, trastornos de sensibilidad, incontinencia urinaria;

shutterstock 469988582 - Aneurisma aórtico disecante - causas, síntomas y tratamiento

El aneurisma de la aorta abdominal a menudo se manifiesta por dolor abdominal. Por cierto, algunas personas por alguna razón hablan y formulan la pregunta como “aneurisma abdominal, ¿qué es?”. Se recomienda que abran un libro de texto de anatomía para comprender que la aorta se encuentra retroperitonealmente, pero no en la cavidad abdominal.

Además del dolor abdominal, los síntomas del aneurisma pueden incluir:

  • pulsación en el abdomen o sensación de "plenitud";
  • con la compresión del duodeno 12 puede haber síntomas profusos: eructos, náuseas y vómitos;
  • con la compresión del uréter, se produce un estancamiento de la orina en la pelvis, se desarrolla pielonefritis y se producen trastornos disúricos;
  • con compresión de las raíces nerviosas hay una simulación de "condrosis" con dolor lumbar;
  • finalmente, hay una falla circulatoria crónica en las piernas, claudicación intermitente, alteración trófica (enfriamiento de la piel, pérdida de cabello, uñas quebradizas).

Como puede ver, los síntomas del aneurisma aórtico en diferentes departamentos son muy abundantes y pueden conducir a un camino de diagnóstico incorrecto en cualquier lugar. Afortunadamente, el diagnóstico de aneurisma, con el advenimiento de los métodos de investigación por imágenes (ultrasonido, tomografía computarizada, resonancia magnética) se facilitó enormemente.

Los aneurismas aórticos pueden ser diferentes en su estructura y forma.

Según sus características patológicas, el aneurisma es:

  • verdadero: es una protuberancia de la pared del vaso, que se forma a partir de todas las capas vasculares de la aorta;
  • falso (o pseudoaneurisma): es una protuberancia de la pared del vaso, que se forma a partir de hematomas pulsantes, las paredes del vaso consisten en tejido conectivo paraaórtico y depósitos de subcapa de coágulos sanguíneos.

En su forma, un aneurisma aórtico puede ser:

  • sacular: la cavidad de la protuberancia patológica de la aorta se comunica con su luz a través del canal cervical;
  • en forma de huso: ocurre con mayor frecuencia, su cavidad es similar a la forma del huso y se comunica con la luz aórtica a través de aw>shutterstock 468639518 - Aneurisma aórtico disecante - causas, síntomas y tratamiento

La estratificación del vaso sanguíneo principal debido a la formación de aneurisma es de varios tipos. Existen formas de la enfermedad según el lugar de su localización y la naturaleza del cuadro clínico. Hay tres tipos de procesos anormales.

  1. Primer tipo Se caracteriza por una ruptura del caparazón dentro de la pared en la región ascendente. La estratificación se extiende a la región abdominal. El resultado puede ser la formación de un saco ciego en la parte distal o la ruptura de la aorta en la misma área.
  2. El segundo tipo. Tiene un curso similar con el primer tipo, pero no hay ruptura y se forma un saco ciego en el tronco braquiocefálico.
  3. El tercer tipo. Está determinado por la ruptura del revestimiento interno del vaso en la región torácica. Como resultado, se puede formar un saco ciego sobre el diafragma o en la región abdominal. La disección también puede ocurrir en otras secciones de la aorta y provocar la formación de un saco. El mayor peligro es la fenestración distal.

Cada tipo de patología tiene un cuadro clínico específico y causas. Las predicciones de una violación de la funcionalidad completa del vaso cardíaco pueden ser completamente diferentes. Pero la mayoría de las veces son desfavorables.

Signos y síntomas de aneurisma aórtico.

En la mayoría de los casos, los aneurismas aórticos, donde sea que se encuentren, son asintomáticos en las primeras etapas de la enfermedad. Esto se debe al hecho de que un estiramiento moderado de las paredes, ya sea en forma de huso o sacular, empeora el flujo sanguíneo, causa turbulencia, pero no lo detiene. En otras palabras, el problema aparece, pero la sangre continúa fluyendo a todos los órganos.

el médico puede notar accidentalmente una sombra en la aorta.

Los síntomas del aneurisma aórtico, cuando aparecen, pueden tener dos mecanismos principales de origen. El primero son las alteraciones hemodinámicas. Los síntomas son causados ​​por un flujo sanguíneo deteriorado, debido a que la sangre arterial fluye peor hacia las ramas de la aorta y sufren diversos órganos y tejidos. Estos síntomas pueden ser muy diversos y dependen de la ubicación del aneurisma.

Por ejemplo, con un aneurisma de la aorta abdominal, los órganos de la cavidad abdominal sufren principalmente, con un aneurisma de la cavidad torácica: el corazón, la cabeza. El segundo grupo de síntomas son los síntomas de compresión. Surgen con grandes aneurismas y están asociados con la compresión mecánica de estructuras anatómicas adyacentes. El tercer grupo incluye el dolor.

Los síntomas de un aneurisma aórtico torácico aparecen con mayor frecuencia con una gran cantidad de educación. Debido a la proximidad del vaso al corazón, a menudo se pueden observar una variedad de alteraciones en el funcionamiento de este órgano. La naturaleza de los síntomas y su intensidad dependen de la ubicación del aneurisma, su tamaño y la enfermedad que lo causó. Por ejemplo, con un aneurisma contra la sífilis, el paciente puede aparecer

. Pero las lesiones cutáneas no estarán directamente relacionadas con el aneurisma. Ambos procesos serán consecuencia de la actividad del agente causante de la sífilis. Los síntomas que causa el aneurisma en sí mismo se describirán a continuación.

Con el aneurisma de la aorta torácica, los siguientes síntomas son más característicos:

  • Aortalgia El dolor durante el aneurisma puede estar asociado con daño a las terminaciones nerviosas en la pared del vaso o con afectación de los nervios del plexo paraaórtico. El dolor del aneurisma generalmente aparece cuando se levantan los brazos, lo que lo distingue de la mayoría de las otras enfermedades. Se localiza detrás del esternón, rara vez se extiende a otras áreas. La distribución está asociada con la localización del aneurisma. A diferencia del dolor anginoso (isquémico), los ataques aquí son más largos, el dolor es menos intenso y no responde a la nitroglicerina. Algunas veces el paciente no puede articular exactamente qué dolor le está molestando. Vale la pena prestar atención al momento de su aparición. Se observó que con el aneurisma, el dolor a menudo aparece en la mañana, cuando el paciente se lava el cabello y se peina. Estas acciones están asociadas con un esfuerzo físico moderado y levantando los brazos, lo que causa exacerbación del dolor.
  • Tos La tos se asocia más a menudo con la compresión de la tráquea o los bronquios, así como con trastornos circulatorios en el círculo pequeño y empeoramiento del corazón. Todo esto en combinación conduce a la aparición de una tos improductiva (sin esputo). En algunos pacientes, se vuelve paroxístico e incluso puede parecerse a un ataque de tos con tos ferina (ladridos, prolongado), pero sin separación de moco al final.
  • Pesadez detrás del esternón. La pesadez detrás del esternón puede molestar a los pacientes con síntomas de compresión. Pueden quejarse de un "cuerpo extraño" o "formación volumétrica". En este caso, por supuesto, cuanto mayor es la educación, más a menudo ocurre este síntoma. Pero incluso con un pequeño aneurisma, la gravedad también puede aparecer. El sentimiento es individual.
  • Disnea La aparición de disnea se asocia con una función cardíaca deteriorada, un cambio en la presión arterial. El ataque, por regla general, no dura mucho. Él, como el dolor o la tos, puede desencadenarse levantando los brazos.
  • Mareos El mareo se asocia con mayor frecuencia con trastornos hemodinámicos. Si el aneurisma se encuentra en la región del tronco braquiocefálico o la arteria carótida común izquierda, la sangre puede entrar peor en el cerebro. Esto causa mareos, dolores de cabeza, oscurecimiento de los ojos y algunos otros síntomas neurológicos. Las orejas y la punta de la nariz también pueden enfriarse (y a veces incluso ponerse azules). A veces, los mareos también se asocian con un aumento o disminución concomitante de la presión, que a menudo se observa en pacientes con aneurisma.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca. La expulsión de sangre del corazón hacia la aorta durante el aneurisma puede ser difícil. Debido a esto, los pacientes a veces se quejan de taquicardia (palpitaciones del corazón) o de que sienten sus propios latidos (que tampoco es normal).

También hay muchos síntomas de compresión. Al mismo tiempo, como regla, se interrumpe el trabajo de cierto cuerpo, lo que lleva a la idea de problemas con él.

Con el aneurisma de la aorta torácica, se puede observar la compresión de las siguientes estructuras anatómicas:

  • Tráquea y bronquios mayores. Con aneurismas importantes, la compresión de estas estructuras anatómicas puede causar una serie de síntomas del sistema respiratorio. En primer lugar, se trata de una tos, dificultad para respirar profundamente, respiración ruidosa. Con un aneurisma de la aorta ascendente, el bronquio principal derecho se comprime con mayor frecuencia y con un aneurisma del arco o la aorta descendente, el izquierdo. En casos raros, también se observa el síntoma de Oliver-Cardarelli. En este caso, la laringe se desplaza ligeramente al ritmo de los latidos del corazón. El síntoma es causado por la transmisión de pulsaciones del aneurisma a la tráquea comprimida.
  • Esófago Un aneurisma importante puede comprimir el esófago, causando dificultad para tragar (disfagia). Los alimentos sólidos son más difíciles de tragar que los líquidos o los alimentos blandos (sopas, cereales). Después de comer, el paciente a menudo tiene una sensación de cuerpo extraño detrás del esternón, pesadez. Con un aneurisma de la aorta descendente, se puede comprimir una parte del esófago cerca del diafragma (ya existe el esófago). Después de una cena abundante, pueden aparecer dolores bastante severos en la parte superior del abdomen (en el epigastrio).
  • Nervio recurrente izquierdo. Este nervio está involucrado en la inervación de los músculos cerca de las cuerdas vocales. Su compresión a menudo se manifiesta por ronquera o ronquera de la voz.
  • Arteria subclavia izquierda y tronco braquiocefálico. Más a menudo, estos vasos se comprimen con grandes aneurismas en forma de bolsa del arco aórtico. Durante el examen, los pacientes notaron la asimetría del pulso en las manos (y algunas veces en la arteria carótida). También puede haber síntomas visuales, auditivos y otros transitorios similares.
  • Ganglio simpático cervical izquierdo. Más a menudo, su compresión se produce con grandes aneurismas del arco aórtico. El resultado de la irritación de este nervio es el síntoma de Horner, que consiste en una tríada: anisocoria (diferentes tamaños de pupilas en los ojos), enoftalmos (retracción, un ajuste más profundo del ojo en comparación con la norma), estrechamiento de la fisura palpebral.
  • Superior vena cava. Este vaso recibe sangre venosa de la cabeza y las extremidades superiores. Se comprime solo con aneurismas muy grandes. El resultado es el estancamiento de la sangre en las venas de la cabeza y las manos. Puede aparecer hinchazón de la cara, cianosis, hinchazón de las venas cervicales, trastornos del sueño, dolores de cabeza. Como la compresión se produce desde el exterior, como regla general, el flujo de sangre se restablece en una determinada posición (de lado, boca abajo, de pie, etc.). Esto puede considerarse un sello distintivo del aneurisma, ya que la estasis sanguínea en la vena cava superior a menudo es causada por problemas cardíacos. Sin embargo, entonces no desaparece con un cambio en la posición del cuerpo.

El aneurisma de la aorta ascendente es bastante raro en la práctica médica. Algunos expertos ni siquiera lo distinguen en la clasificación de esta enfermedad. En este caso, los problemas con la pared del vaso se localizan inmediatamente después de que sale de la aurícula izquierda. En este nivel, las ramas grandes no se apartan de la aorta. Sin embargo, las bocas de las arterias coronarias se encuentran aquí. Los problemas de flujo sanguíneo en esta área aumentan su riesgo.

desarrollo de la arteria coronaria

. De los síntomas concomitantes, se puede observar dolor detrás del esternón o en el área del corazón (dolor isquémico asociado con un suministro insuficiente de oxígeno al músculo cardíaco). El dolor coronario ocurre debido al hecho de que la sangre atraviesa peor la porción dilatada del vaso. Es decir, se vuelve más difícil para el corazón contraerse.

shutterstock 306650666 - Aneurisma aórtico disecante - causas, síntomas y tratamiento

Un músculo (miocardio) comienza a consumir más oxígeno y su disponibilidad es limitada. También es posible la interrupción de la válvula aórtica, aumento de la frecuencia cardíaca, que el paciente mismo siente incluso en reposo. Sin embargo, todos estos síntomas son opcionales. Es solo que se encuentran con mayor frecuencia precisamente con la localización del aneurisma en la parte ascendente del vaso.

Aneurisma del arco aórtico

Esta localización del aneurisma en el tórax es bastante común en comparación con otras opciones. Como las ramas más grandes (el tronco braquiocefálico, la arteria carótida común izquierda y la arteria subclavia izquierda) se apartan precisamente del arco, estos aneurismas son menos asintomáticos.

Dado que la circulación sanguínea en los vasos de la cabeza y las manos a menudo empeora con el aneurisma del arco, los síntomas pueden ser muy diversos. El paciente puede acudir a muchos especialistas hasta que uno de ellos le recete una radiografía preventiva de la cavidad torácica y encuentre un verdadero problema.

De todos los aneurismas de la aorta torácica, el más común es el aneurisma de la sección descendente (según diversas fuentes, en el 50-70% de los casos). Este segmento del vaso es el más largo, desde el arco hasta la abertura aórtica en el diafragma. Los aneurismas importantes en esta área a menudo interfieren con el funcionamiento normal del corazón y

. Sin siquiera dar síntomas específicos, pueden causar una sensación de pesadez detrás del esternón, la incapacidad de respirar profundamente. Algunos pacientes se quejan de una tos prolongada, el riesgo de que se convierta

. Todo esto está asociado con la compresión (compresión) de un departamento pulmonar particular. Deteriora la ventilación y el suministro de sangre, lo que abre el camino para la infección.

Según las estadísticas, los aneurismas se forman en la aorta abdominal con mucha más frecuencia que en la aorta torácica. Quizás esto se deba a algunos cambios en la estructura de la pared del vaso. Desde un punto de vista médico, estas enfermedades son muy diferentes. Esto se debe principalmente a los síntomas y manifestaciones de la patología. En la cavidad abdominal se encuentran principalmente los órganos del tracto gastrointestinal.

Vistas basicas

Los síntomas

Aneurisma del arco aórtico

La gravedad y la naturaleza de los signos de aneurisma aórtico está determinada por el lugar de su localización y la etapa de desarrollo. Son inespecíficos, diversos y, especialmente con una gravedad insuficiente o una progresión rápida, los pacientes los atribuyen a otras enfermedades. La secuencia de su aparición siempre está determinada por tales procesos patológicos:

  • Durante una rotura de la íntima aórtica, el paciente desarrolla dolor y la presión arterial disminuye bruscamente;
  • En el proceso de estratificación de la pared aórtica, el paciente tiene un dolor agudo de naturaleza migratoria, episodios repetidos de disminución de la presión arterial y síntomas orgánicos (están determinados por la ubicación del aneurisma, desgarro de la intimidad y hemorragia);
  • Durante una ruptura completa de la pared aórtica, el paciente desarrolla signos de hemorragia interna (palidez aguda, sudor frío, disminución de la presión arterial, etc.) y se desarrolla un shock hemorrágico.

Dependiendo de la combinación de todos los factores anteriores, el paciente puede experimentar:

  • dolor de carácter ardiente, presionante o desgarrante, localizado o irradiado al brazo, pecho, omóplatos, cuello, espalda baja o piernas;
  • cianosis de la parte superior del cuerpo con el desarrollo de hemopericardio;
  • desmayo que se desarrolla con daño e irritación de los vasos que salen al cerebro o con una anemia aguda del paciente debido a un sangrado masivo;
  • bradicardia severa al comienzo de un desgarro intimal, posteriormente reemplazado por taquicardia.

En la mayoría de los pacientes, el aneurisma aórtico, especialmente en las primeras etapas de su desarrollo, es asintomático. Tal curso de la enfermedad es especialmente relevante cuando se localiza la protuberancia patológica de la pared del vaso en la aorta torácica. En tales casos, los signos de patología se detectan por casualidad durante un examen instrumental para otras enfermedades, o se hacen sentir más claramente si el aneurisma se localiza en el área de la curva aórtica en el arco.

En algunos casos, con irritación vascular, disección aórtica en el área de los vasos coronarios y compresión de las arterias coronarias, el cuadro clínico del aneurisma aórtico se combina con síntomas de infarto de miocardio o angina de pecho. Con la ubicación de la protuberancia patológica en la aorta abdominal, los síntomas de la enfermedad se expresan claramente.

Un examen de ECG de un paciente con aneurisma aórtico puede tener una imagen variable. En 1/3 de los casos, no se encuentran desviaciones, y en otros, se observan signos de lesiones miocárdicas focales e insuficiencia coronaria. Con la disección aórtica, estos signos son persistentes y se detectan en varios ECG tomados repetidamente.

En un análisis de sangre general, el paciente tiene leucocitosis y signos de anemia. Con la estratificación del aneurisma aórtico, una disminución en el nivel de hemoglobina y glóbulos rojos progresa constantemente y se combina con leucocitosis.

Además, en pacientes con esta enfermedad, es posible la aparición de algunos síntomas neurológicos:

  • Convulsiones;
  • trastornos durante la micción y la defecación;
  • hemiplejia
  • condiciones de desmayo;
  • paraplejia

Cuando las arterias femorales e ilíacas están involucradas en el proceso patológico, se observan signos de una violación del suministro de sangre a las extremidades inferiores. El paciente puede aparecer: dolor en las piernas, hinchazón, palidez o cianosis de la piel, etc.

En caso de separación del aneurisma aórtico abdominal en el abdomen, se forma un tumor pulsante y de mayor tamaño, y cuando se vierte sangre en la cavidad pleural, el pericardio o el mediastino, al tocar los bordes del corazón, su desplazamiento, expansión y se observan alteraciones del ritmo cardíaco hasta el paro cardíaco.

En la mayoría de los casos, la ruptura del aneurisma aórtico no se acompaña de ningún síntoma específico. Inicialmente, el paciente puede experimentar molestias y dolor no intenso, y al comienzo del sangrado, los signos de shock hemorrágico se unen al cuadro clínico.

En el caso de una hemorragia masiva y rápida, pueden ocurrir desmayos y dolor intenso en diferentes partes del cuerpo (si la disección o ruptura de la aorta ocurre en contacto cercano con el haz nervioso). Un pronóstico adicional de una pérdida de sangre tan significativa depende del volumen total de sangre perdida.

Con un aneurisma aórtico estratificado, se observarán signos y síntomas característicos:

  • El paciente siente un ataque agudo de dolor agudo. Se localiza en el área del cofre, en el frente, y también da entre los omóplatos. El dolor es discontinuo. Los médicos pueden distinguirlos del infarto de miocardio por la fuerza de su manifestación, en el caso de un aneurisma, las sensaciones más fuertes serán al comienzo de su desarrollo. Con una concentración de dolor en la aorta torácica, se produce la estratificación de los tejidos del vaso. Muchos pacientes caracterizan tales sensaciones como perforaciones y desgarros;
  • muerte inminente;
  • manifestación de estancamiento en los vasos;
  • desarrollo de accidente cerebrovascular;
  • manifestaciones isquémicas agudas;
  • parálisis inmediata de brazos o piernas;
  • violaciones de la arteria coronaria derecha;
  • insuficiencia renal
  • aumento de la presión arterial debido a una disminución en la luz vascular;
  • dolor en el abdomen

Y también hay una estratificación del aneurisma aórtico sin manifestación de dolor. Para establecer un diagnóstico, es necesario estudiar el historial médico, el estado de su salud y su estilo de vida. Aún así, será necesaria una comparación de los resultados de los exámenes, para esto, los médicos están estudiando todos los indicadores de un examen de tórax que se han realizado.

Los signos de disección aórtica dependen directamente del curso característico de la enfermedad. La gravedad de los síntomas se ve afectada por el grado de destrucción de la pared de los vasos sanguíneos, la presencia de un hematoma, la oclusión y la compresión de la aorta, así como la posible isquemia de los órganos internos.

Los síntomas de la enfermedad aparecen de varias maneras:

  • la formación de un hematoma completo dentro de las paredes;
  • estratificación de tejidos y ruptura de aneurismas en la luz;
  • destrucción de la pared y ruptura del aneurisma en el tejido circundante;
  • desgarro aórtico sin estratificación de las paredes.

Un aneurisma se forma no gradualmente, sino de repente. Los signos de patología son similares a las enfermedades de naturaleza neurológica, sistema cardiovascular o anomalías urológicas. En los pacientes, se produce un dolor agudo intenso que se extiende a toda la parte central del cuerpo.

Se observan otros síntomas:

  • aumento de la presión arterial;
  • pulso diferente en brazos y piernas;
  • debilidad;
  • aumento de la sudoración;
  • piel azul
  • aumento de la actividad motora

La estratificación de un aneurisma aórtico puede provocar otras enfermedades asociadas con el trabajo del corazón y el sistema nervioso. Algunos pacientes tenían isquemia miocárdica, desarrollo de regulación aórtica, taponamiento y hemopericardia del corazón.

Lo insidioso de la disección aórtica es que la patología puede ser asintomática, y cuando aparecen los primeros signos de problemas, hay muy poco tiempo para el diagnóstico y el tratamiento.

Hablando de estratificación aguda, significan su duración de no más de dos semanas, este es el escenario más peligroso.

La estratificación crónica dura semanas y meses.

Los síntomas de disección aórtica dependen del sitio del daño a la pared vascular y la gravedad de los cambios. Se pueden considerar signos de estratificación:

  1. Síndrome de dolor;
  2. Desmayo, una fuerte caída de la presión arterial, conmoción;
  3. Insuficiencia cardíaca, bradicardia severa;
  4. Trastornos circulatorios en los órganos internos.

El dolor suele localizarse en el pecho, espalda baja, extremidades, cuello. Los pacientes la describen como insoportable, "desgarradora". Cuando la estratificación se extiende a lo largo de la pared del vaso, el dolor migra y ocurre en otras partes del cuerpo.

Los desmayos y una fuerte caída de la presión arterial son el resultado directo de una violación de la integridad de la aorta, cuando la sangre se precipita hacia los canales falsos de su pared o incluso más allá. Los órganos internos están desnutridos, el corazón, el cerebro y los riñones están sufriendo. Algunos pacientes se desmayan por un dolor insoportable.

Con pérdida masiva de sangre, hemorragia en la cavidad de la bolsa cardíaca (taponamiento cardíaco), isquemia aguda de los órganos, el shock se desarrolla rápidamente, la condición del paciente empeora rápida y progresivamente, pierde el conocimiento, es posible un paro cardíaco y la muerte.

La insuficiencia de la circulación sanguínea central, el flujo inverso de sangre a través de la válvula aórtica (regurgitación) contribuyen a la insuficiencia cardíaca aguda. Muchos pacientes tienen bradicardia y deficiencia de pulso, la presión arterial en las extremidades puede variar significativamente, lo que refleja un pronóstico extremadamente pobre.

La violación del flujo sanguíneo en los órganos conduce a la aparición de síntomas de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal aguda. El paciente se pone pálido, se produce cianosis, aparece dificultad para respirar, disminuye la cantidad de orina excretada.

La estratificación de la aorta abdominal a menudo es una consecuencia de la aterosclerosis. En el contexto de los trastornos circulatorios, el daño isquémico a los intestinos, los riñones y las extremidades inferiores se produce en la parte inferior del vaso. La hipertensión arterial renal secundaria es característica.

La estratificación de la aorta torácica y su parte ascendente conduce a un rápido aumento del dolor, insuficiencia cardíaca, desarrollo de infarto de miocardio e isquemia cerebral aguda. El daño a estas secciones tiende a extenderse rápidamente al fragmento inferior del vaso. Las complicaciones más peligrosas de la estratificación en la sección ascendente son el hemotamponado pericárdico y la rotura total de la pared aórtica.

La sospecha de estratificación de la pared aórtica requiere una acción rápida por parte del médico para confirmar el diagnóstico y comenzar el tratamiento de inmediato. Los métodos de diagnóstico más informativos son la radiografía de tórax, la ecocardiografía, la aortografía, la tomografía computarizada y la resonancia magnética.

Diagnóstico

Es muy difícil diagnosticar el aneurisma de la aorta torácica o abdominal a la vez por varias razones. En primer lugar, la enfermedad a menudo no se manifiesta por ningún síntoma, e incluso una visita preventiva al médico no siempre revela desviaciones. En segundo lugar, los síntomas de un aneurisma aórtico son muy similares a una serie de otras enfermedades. La aparición de quejas generales como secas

o las molestias en el pecho hacen, en primer lugar, pensar en otras patologías. En tercer lugar, el aneurisma aórtico en sí no es tan común en la práctica médica, por lo que muchos médicos simplemente no piensan en ello cuando analizan las primeras quejas del paciente.

Si sospecha un aneurisma aórtico, debe comunicarse con su médico de familia o cardiologist. Son ellos quienes pueden realizar de manera competente un examen inicial y prescribir más pruebas y exámenes. En la mayoría de los casos, la búsqueda específica de aneurismas de la aorta torácica o abdominal tiene éxito. Los médicos logran detectar la formación en sí, así como recopilar todos los datos necesarios (forma, tipo, tamaño, etc.).

El propósito de examinar a un paciente es recopilar información sin involucrar métodos de examen adicionales. El médico está tratando de identificar anomalías visibles y anormalidades. Este examen a veces permite con un alto grado de probabilidad hacer el diagnóstico correcto incluso sin atraer fondos adicionales.

Durante un examen físico, se utilizan los siguientes métodos de investigación:

  • Inspección visual Visualmente con aneurismas aórticos, se puede obtener muy poca información. Cualquier cambio en la forma del tórax es extremadamente raro y solo en aquellos casos en los que el paciente ha vivido con un gran aneurisma aórtico torácico durante al menos varios años. Con el aneurisma de la aorta abdominal grande, a veces se puede observar pulsación, que se transmite a la pared abdominal anterior. Además, cuando el aneurisma se rompe en la pared abdominal, a veces se pueden observar manchas violetas, un signo de hemorragia interna masiva. Sin embargo, este síntoma casi nunca aparece en la pared abdominal anterior (generalmente en el costado), ya que la aorta se localiza retroperitonealmente (separada del intestino, estómago y otros órganos por la lámina posterior del peritoneo) y la hemorragia ocurre principalmente en espacio retroperitoneal.
  • Percusión. La percusión consiste en tocar las cavidades del cuerpo para determinar de oído los límites de diferentes órganos. Con el aneurisma de la aorta abdominal, se puede determinar el tamaño aproximado y la ubicación de la formación de esta manera. A menudo, el área de embotamiento del sonido de percusión coincide con la zona del "haz vascular". Luego, según la percusión, esta zona se ampliará. Además, con un gran aneurisma de la aorta torácica, los bordes del corazón o del mediastino pueden desplazarse ligeramente. Con el aneurisma de la aorta abdominal, la percusión es menos informativa, ya que el vaso pasa a lo largo de la pared posterior de la cavidad abdominal. La palpación en este caso será más informativa.
  • Palpación La palpación de la cavidad torácica es casi imposible debido al esqueleto costal, por lo que la palpación casi nunca se usa en el diagnóstico de aneurisma aórtico torácico. Con un aneurisma de la cavidad abdominal, a menudo es posible detectar un latido cardíaco pulsante. Esto elocuentemente indica con precisión la presencia de aneurisma, ya que tales formaciones no ocurren en otras enfermedades. Además, la detección del pulso se puede atribuir a la palpación. Si la frecuencia o el llenado del pulso es diferente en diferentes manos o en las arterias carótidas, esto puede indicar la presencia de aneurisma del arco aórtico. Una pulsación debilitada o ausente en las arterias femorales (o una frecuencia diferente en diferentes piernas) puede indicar aneurisma infrarrenal.
  • Auscultación. Escuchar con un estetoscopio (escuchar) es un método de diagnóstico muy común y valioso. En caso de aneurisma de la aorta abdominal, al aplicar un estetoscopio en el sitio de proyección del aneurisma, se puede escuchar un ruido amplificado del flujo sanguíneo. Con el aneurisma de la aorta torácica, los cambios patológicos pueden ser diferentes: un acento metálico del segundo tono sobre la aorta, soplo sistólico en el punto de Botkin, etc.
  • Medida de presión. Muy a menudo, los pacientes con aneurisma muestran hipertensión (aumento de la presión). Con aneurismas del arco aórtico de grandes tamaños, la presión sobre diferentes manos puede ser diferente (la diferencia es más de 10 mm Hg).

Si se encuentran síntomas característicos durante un examen físico, el médico prescribe otras medidas de diagnóstico para confirmar el diagnóstico.

La radiografía es el método más común para obtener imágenes de los órganos de la cavidad abdominal o torácica. Los rayos X, que pasan a través de los tejidos, se retrasan de diferentes maneras. Entonces los bordes aparecen en la imagen. Hablan de sitios (órganos, tejidos, formaciones) con diferentes densidades. Con el aneurisma aórtico torácico, a menudo puede ver uno de los bordes de la cavidad del aneurisma (por ejemplo, abultamiento del arco aórtico) o la expansión completa del vaso. Depende de la calidad de la imagen y la ubicación del aneurisma.

Además, con la ayuda de la radiación de rayos X, es posible un estudio con contraste (aortografía). En este caso, se introduce una sustancia especial en la aorta, que tiñe intensamente el vaso en la imagen. Por lo tanto, el médico recibe límites claros del vaso y sus ramas principales. La forma y el tamaño del aneurisma, su ubicación están bien definidos.

En la práctica, sin embargo, los estudios de contraste rara vez se utilizan. En primer lugar, este es un procedimiento invasivo (traumático), ya que es necesaria la introducción de un catéter especial a través de la arteria femoral. Debido a esto, existe el riesgo de sangrado, infección, etc. En segundo lugar, en presencia de aneurisma (especialmente estratificación) existe un alto riesgo de provocar una brecha durante el estudio. Por lo tanto, este procedimiento se lleva a cabo solo para indicaciones especiales.

El examen de ultrasonido se basa en el paso de ondas sonoras a través de los tejidos. Como reflejo, estas ondas son capturadas por un sensor especial, y la computadora basada en la información recibida construye una imagen que el médico puede entender. En la práctica médica con aneurismas aórticos, la ecografía es uno de los procedimientos de diagnóstico más comunes. Esto es porque en

Una máquina de ultrasonido también puede medir el flujo sanguíneo. Esta información es muy importante en el caso de los aneurismas, ya que con ellos hay turbulencias en el flujo y algunos vasos sanguíneos no reciben suficiente sangre.

La ecografía para pacientes con aneurisma aórtico tiene las siguientes ventajas:

  • costo relativamente bajo;
  • investigación indolora y segura para el paciente;
  • resultado inmediato;
  • la duración del estudio es de solo 10 a 15 minutos;
  • la capacidad de determinar la forma y el tamaño del aneurisma;
  • la capacidad de detectar algunas complicaciones del aneurisma;
  • la capacidad de evaluar el flujo sanguíneo en la aorta y sus ramas;
  • La capacidad de detectar coágulos de sangre emergentes.

En general, la ecografía es más común en el diagnóstico de aneurisma aórtico abdominal. La pared abdominal es más delgada y la imagen que recibe el médico es más precisa. Al examinar el aneurisma aórtico torácico, una serie de

y pulmones, que también es importante para el tratamiento. Un método para examinar los órganos de la cavidad torácica utilizando ondas de ultrasonido se llama ecocardiografía (ecocardiografía).

La resonancia magnética y la tomografía computarizada son diferentes métodos de diagnóstico según el principio de acción, pero en general tienen mucho en común. Ambos procedimientos son muy informativos, pero también caros, por lo que no se prescriben a todos los pacientes. A menudo, se recurre a estos métodos de investigación antes de una operación planificada para eliminar el aneurisma aórtico. En este caso, es necesario recopilar tanta información como sea posible sobre la educación.

Cuando se realiza una resonancia magnética, se usa una propiedad especial de resonancia magnética nuclear. La imagen se obtiene colocando al paciente en un potente campo electromagnético en el que la computadora capta el movimiento de los núcleos de hidrógeno. Se forma una imagen de alta precisión en la que no solo es visible la forma tridimensional del aneurisma, sino incluso el grosor de sus paredes.

La resonancia magnética tiene las siguientes contraindicaciones:

  • implantes de oído y audífonos incorporados;
  • la presencia de pasadores o placas de metal después de las operaciones;
  • la presencia de un marcapasos;
  • Algunos tipos de prótesis valvulares cardíacas.

Una ventaja importante de la resonancia magnética es que este procedimiento también le permite evaluar el flujo sanguíneo en los vasos individuales y no solo obtener una imagen del aneurisma en sí. Los médicos tienen la oportunidad de evaluar los trastornos circulatorios y sospechan una serie de trastornos concomitantes.

Con la tomografía computarizada, el método para obtener imágenes es algo diferente. Como en el caso de los rayos X, estamos hablando de la diferencia en la absorción de la radiación de rayos X en diferentes tejidos del cuerpo. En los tomógrafos modernos, la fuente de radiación gira alrededor del paciente, tomando varias tomas. Entonces la computadora simula el resultado.

El resultado es una serie de instantáneas de alta precisión. Según los resultados de la tomografía computarizada, un médico experimentado no solo puede detectar cambios en la estructura de la aorta, sino también determinar su tamaño, posición y otras características. La TC hace que el uso del contraste sea aún más informativo. La introducción del medio de contraste en el vaso le permite obtener un modelo de computadora de los vasos del paciente en 3D.

La electrocardiografía es un método de investigación económico e indoloro que tiene como objetivo evaluar la actividad eléctrica del corazón. Si se sospecha un aneurisma aórtico torácico o abdominal, se recomienda tomar un electrocardiograma por varias razones a la vez. En primer lugar, en pacientes con dolor torácico, esto ayudará a diferenciar la aortalgia del dolor anginoso (

), que puede confundirse fácilmente. En segundo lugar

, que es la causa más común de aneurisma aórtico, a menudo afecta los vasos coronarios, lo que aumenta el riesgo de ataque cardíaco. Es aconsejable identificar estas anormalidades con un ECG antes del tratamiento. En tercer lugar, a veces en el ECG, también se pueden notar cambios específicos característicos del aneurisma aórtico. Además, con la ayuda de este estudio, a veces se encuentran cambios en el trabajo del corazón, que son complicaciones del aneurisma. Antes de la operación para eliminar el aneurisma y durante el mismo, el ECG se elimina constantemente.

Tratamiento conservador

El tratamiento para los aneurismas aórticos casi siempre implica cirugía. La pared de un vaso deformado no puede restaurar su forma con la ayuda de medicamentos. Al mismo tiempo, siempre existe el riesgo de ruptura con hemorragia interna masiva. Por lo tanto, al principio, el paciente se examina cuidadosamente, se evalúa el alcance y la posibilidad de tratamiento quirúrgico, y se prescribe una terapia farmacológica preliminar (conservadora).

Una parte importante del tratamiento es la prevención de la ruptura del aneurisma. Incluye un cambio en el estilo de vida, la nutrición y algunos hábitos del paciente. El cumplimiento de las medidas preventivas permitirá al paciente prepararse mejor para el tratamiento quirúrgico (no será urgente sobre la estratificación o la ruptura, sino planificado).

La prevención de la formación y ruptura de aneurismas incluye las siguientes recomendaciones:

  • dejar de fumar es quizás la medida más importante tanto para prevenir el desarrollo de aneurismas como para retrasar el aumento del diámetro de un aneurisma existente de la aorta torácica;
  • normalización de la presión arterial (incluso con la ayuda de medicamentos);
  • normalización del peso corporal, si es necesario, con la ayuda de un nutricionista;
  • una dieta baja en colesterol para la prevención de la aterosclerosis;
  • rechazo de esfuerzo físico grave;
  • prevención del estrés psicoemocional (hasta tomar sedantes).

Dado que las causas de los aneurismas aórticos pueden variar, se pueden requerir otras medidas preventivas. El médico tratante los determina y explica al paciente después del examen.

El curso natural de una enfermedad como el aneurisma aórtico es un aumento constante y progresivo del diámetro del aneurisma, con su posterior ruptura. Por el momento, en medicina no hay suficientes medicamentos confiables que puedan prevenir el desarrollo de procesos degenerativos en la pared aórtica y el mayor crecimiento del aneurisma. En consecuencia, solo la intervención quirúrgica con resección (extirpación) del área afectada y su reemplazo puede ser un tratamiento adecuado.

Pero en los siguientes casos, es necesario recurrir a medicamentos para retrasar el crecimiento del aneurisma durante más tiempo y aliviar los síntomas de la enfermedad:

  • Con un diámetro pequeño del sitio patológico en la aorta (hasta 5 cm) durante el período de observación dinámica de un paciente con aneurisma aórtico torácico.
  • En enfermedades concomitantes graves, cuando el riesgo de la cirugía supera el riesgo de ruptura del aneurisma en sí. Estas condiciones incluyen trastornos agudos de la circulación coronaria, trastornos agudos de la circulación cerebral, insuficiencia cardíaca de grado II - III.
  • En preparación para la cirugía.

Para cada paciente, el médico tratante selecciona su propio régimen de tratamiento en función del tipo y tamaño de la formación, así como de los síntomas y las quejas del paciente. Sin embargo, hay varios grupos de medicamentos que se recetan con mayor frecuencia.

Con aneurismas de la aorta torácica o abdominal, se pueden recetar medicamentos con el siguiente efecto:

  • medicamentos para reducir la frecuencia cardíaca (frecuencia cardíaca);
  • medicamentos para bajar la presión arterial;
  • medicamentos para bajar el colesterol.

Beta se usa más comúnmente para reducir la frecuencia cardíaca.

afectando la inervación del corazón. Con contraindicaciones para el uso de betabloqueantes, se puede recetar verapamilo del grupo de bloqueadores de los canales de calcio. Es necesario reducir la frecuencia cardíaca a 50-60 latidos por minuto. Esto reduce significativamente la carga en las paredes de la aorta y reduce la probabilidad de complicaciones.

Medicamentos para reducir la frecuencia cardíaca en pacientes con aneurisma aórtico.

Médico general cardiologista, con trabajo activo en terapia, gastroenterología, cardiolgología, reumatología, inmunología con alergología.
Domina los métodos clínicos generales para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón, así como electrocardiografía, ecocardiografía, monitoreo del cólera en un ECG y monitoreo diario de la presión arterial.
El complejo de tratamiento desarrollado por el autor ayuda significativamente con las lesiones cerebrovasculares y los trastornos metabólicos en el cerebro y las enfermedades vasculares: hipertensión y complicaciones causadas por la diabetes.
El autor es miembro de la Sociedad Europea de Terapeutas, participante habitual en conferencias y congresos científicos en el ámbito de la cardiolgía y medicina general. Ha participado repetidamente en un programa de investigación en una universidad privada de Japón en el campo de la medicina reconstructiva.

Detonic